Aparentemente perfecto

Yo, soy yo

 

Salí de mi casa, junté toda mi ropa. Mis pantalones, mis vestidos, mis abrigos. No pude llevarme todo, era lo esencial. Recorrí mi habitación, la iba a extrañar, las paredes tenían recuerdos, fotos, viajes. Mi ser en distintas etapas de la vida, en primaria y secundaria. Mis amigas, mis ex-amigas, mis compañeros de universidad. Todo. En ningún momento me arrepentí, ya era hora, lo había planeado hace mucho. Estiré las frazadas de mi cama, coloqué las almohadas en su posición y dejé encima una carta, una postal para mi familia. No la volvería a ver, tenia pena pero era lo que tenia que hacer para escapar, huir era mi prioridad.

Mamá, papá y Mark 
Yo sé que se están preguntando un millón de cosas, lo entiendo, es natural. Solo diré lo que tienen que saber. Los amo y nada de esto es su culpa, de hecho, es mía. Soy yo, esto es por mi. No estoy metida en nada extraño, me conocen. Nada es por terceros, no me busquen. Voy a estar bien. Mamá, solo deja de trabajar, diviértete, sal a pasear y se feliz. Lo necesitas. Te ahogas y eso no está bien. Lo sé por experiencia propia. Papá, solo sigue tu tratamiento, cuídate y ve al doctor. No quiero enterarme de que te sucedió algo. Mark, se tu, si no quieres hacer algo, no lo hagas. No te impongas absolutamente nada. Que tu sueño siga y logres alcanzarlo, te quiero y demasiado.
Todo lo que es mío y está en mi habitación, donenlo. Por favor.
Repito, nada hicieron mal, todo está bien, de hecho, perfectamente bien, como siempre. 
Con todo el amor del mundo
Lucy.

Lloré, lloré. Mucho. Pero ya no más. Mi hermano había salido a un partido de volleyball y mis padres trabajaban. Era el momento perfecto. Cerré mi habitación y me dirigí hacia el comedor allí escribí, como habitualmente lo hacía. Sobre un papel escribí y lo pegué en el refrigerador.
Mami, salí. No me esperes. Besitos.
Finalmente llegó, ¿Quien se preguntarán ustedes? El, el y el. Quizás estaba loca. Pero el me salvó. El me hace sentir todo y me iba a fugar por culpa de el. Mentí, si habían terceras personas pero no vale la pena que mi familia lo sepa.
-. ¿Estas lista?-. Me dijo Briank, después de aparcar su automóvil a las afueras de mi casa.
-. Sí 
Subí mi maleta al automóvil, apenas entré el me hizo sentir que todo estaba bien, ya no tendría de que preocuparme.
-. Gracias, te amo. Si tuviera que irme solo, no se que haría, no sabría como contenerme para coger un avión y regresar hasta aquí. Gracias, Lu-. Exclamó Briank tomándome las manos y llevando una hasta mi pelo.
-. Somos un equipo, tú lo dijiste. Si alguien está en problemas debemos apoyarlo, eso hago y siempre lo haré porque te amo y quiero estar contigo-. Lo sostuve de el pelo, lo acerqué a mis labios y le di un beso, un beso cargado de amor, de incertidumbre y mucho miedo por lo que iba a pasar.
Mi idea no era esa, mi idea no era enamorarme de un hombre con tantos problemas, pero lo hice y debo acompañarlo. A veces hay que sacrificar, el lo hizo por mí y yo ahora lo hago por el. Soy yo, por fin soy yo.



Passimetime

#16577 en Novela romántica
#1355 en Novela contemporánea

En el texto hay: celos, romance, juveniladulto

Editado: 28.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar