Registrarse

Cuentos Con Tento

PROLOGO

Desperté a mitad de la nada, totalmente desconcertada y sin ninguna idea de mi estancia en ese lugar. Una sustancia viscosa y caliente era todo lo que sentía bajo mi cuerpo, el aire era denso y casi se estancaba en mis fosas nasales al intentar pasar. Levanté la mirada para encontrarme con un oscuro paisaje, millones de árboles se levantaban a mi alrededor y se perdían en el infinito cielo iluminado por incontables por estrellas.

– Corre, ya vienen – un casi inaudible susurro penetró mis oídos causando un estruendo en mi mente, mi cuerpo se paralizó – no querrás terminar como yo

– ¿Quienes vienen? – pregunté aterrada

Aunque el miedo recorría mis venas, la curiosidad ganó la batalla y volteé a mirar, necesitaba saber lo que significaba "terminar como yo". Lo que mis ojos descubrieron fue la imagen más aterradora que hubiese visto jamás. Un hombre alto y corpulento se encontraba atado a uno de los árboles cercanos, una incisión que atravesaba su abdomen creaba una pequeña cascada de sangre que desembocaba justo en el lugar donde me encontraba tirada.

– Si, estás sobre mi sangre – susurró como si me estuviese leyendo el pensamiento

– ¿Por qué te han hecho esto? – pregunté levantándome cuidadosamente, ya empezaba a escuchar el crujir de las hojas secas que yacían en el suelo, lo que indicaba que estaban siendo pisadas por alguien que se acercaba

– No hay tiempo para explicaciones – respondió – sólo huye

Corrí lo más rápido que mis piernas me lo permitieron, esquivando cada piedra que se atravesaba en mi camino, aunque el aire golpeaba mi rostro con mucha velocidad, las gotas de sudor hicieron presencia en mi cuerpo. Los pasos y gritos en algún lenguaje que no lograba comprender cada vez se hacían mas fuertes, ellos estaban cerca. El tropezón con una rama me hizo caer al suelo, rodé varios metros colina abajo y un dolor punzante apareció en mi cabeza justo cuando golpeó contra una roca, lo último que alcancé a ver antes de cerrar los ojos fue cuando uno de ellos se detuvo a mi lado y me miró a los ojos, me habían encontrado.

Me obligué a levantar los párpados cuando el calor bajo mis pies se volvió insoportable, estaba atada a uno de los árboles suspendida unos 15 metros de una fogata. Casi cien personas quienes vestían ropas que cubrían sólo lo necesario voltearon a verme cuando intenté ahogar un grito, su complexión y postura hacia creer que eran humanos, pero la profundidad en su mirada completamente negra los delataba.

– ¿Qué son? – sentí mi estómago dar un vuelco cuando comenzaron a acercarse – ¿Qué es lo que quieren de mi?

– Serás nuestra reina – respondió uno de ellos acercándose demasiado a mi rostro. Su voz tenía un tono espectral, como si se tratase de alguien poseído

– Por favor déjame ir – supliqué, aunque sabía que sería en vano

– Ya es demasiado tarde

Un grito desgarrador salió sin pedir permiso de mi garganta cuando mi abdomen fue lastimado con un objeto puntiagudo y la sangre comenzó a salir con presión, levanté la mirada hacia el cielo y me encontré con la luna, estaba perfectamente redonda y más brillante que todas las noches, siendo testigo de como era torturada hasta el final

Aquella noche todo cambió para mí, no hubo manera de escapar de mi destino, ahora soy una de ellos. Nos encargamos de proteger nuestras tierras. Cuando los humanos vienen de Quintinville a invadir lo que nos pertenece y permanecen más tiempo de lo necesario llega la hora de actuar, sólo obedecemos a nuestra madre luna, ella es quien nos dice quienes deben morir y quienes deben pertenecer.

Justo ahora estoy viendo a un grupo de personas desde lo alto de un árbol, parecen estar buscando a alguien, pero nuestra madre nos ha dicho que actuemos, así que me dejo caer con agilidad para aterrizar de rodillas frente a ellos. Un hombre entrado en edad me mira a los ojos aterrado, tardo mucho tiempo en reconocerlo, aunque su rostro se me hace familiar.

– ¿Yila? – pregunta en un susurro casi inaudible, y es allí cuando caigo en cuenta, ese hombre es mi antiguo padre, pero mi madre me ha dicho que él debe morir.



#11385 en Thriller
#4734 en Suspenso
#18029 en Fantasía

Editado: 01.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.