Entre Sombras (final de El Juego)

Primera Parte: La Hija del Vigilante

Prologo

Once años antes del inicio de los juegos

            Amateur camina con las manos en la espalda frente a cada uno de los creadores, tiene un vestido de seda blanca que oculta cualquiera de sus rasgos, su cabello blanco está atado en una trenza francesa a sus espaldas, sus ojos plateados resplandecen al ver a todos a la cara con una gran sonrisa.

            Fitz, el guardián de sombras tiene los brazos cruzados sobre su pecho, el ceño fruncido, su hermoso rostro mostrando una máscara de seriedad absoluta, sus ojos azul zafiro ocultos con un color negro carbón, es el único que asumió el poder de las sombras oscuras y puras con facilidad luego que su compañero portador del último muriera hace cincuenta años.

            Su ropa es de un color negro, cuchillos atados en sus piernas preparados para iniciar sus juegos, mientras observa a la guardiana del templo frente a ellos también mira a Lester y Fodge, sus dos enemigos más grandes, el primero un Hakimi poderoso de ojos verdes, cabello dorado atado en una coleta y una piel pálida como la suya, y el último un Anirak, un hombre de cabello rojizo, ojos naranjas y una piel pálida besada levemente por el sol.

            Los territorios de los juegos ya fueron asignados, Fitz tiene pensado violar algunas reglas y tomar parte del territorio del Anirak, en ese lugar están personas muy fuertes que podrían resultar grandes asesinos, muy buenos para estar del lado de Fodge, que es un hombre frío, sanguinario y con las peores intensiones para los que están a su alrededor.

            La mirada del Anirak se encuentra con la suya, Fitz no retira su fría mirada y solo cambia el peso de un pie a otro, Amateur sigue hablando de las reglas del juego, él ya las conoce de memoria, ya no le importa escucharlas siquiera. En el rostro de Fodge aparece una pequeña sonrisa, ya descubrió sus planes.

_Amateur – dice el Anirak con voz casual – ¿Qué castigo se le da a un guardián que le robe el territorio a otro?

_Se le arrebatara todo su poder y su cuerpo será consumido por su verdadera edad – dice Amateur – Ninguno de ustedes es un inmortal completo, todos son mortales convertidos en inmortales, cualquiera puede morir cuando se retiren sus poderes.

_Ya la oíste Fitz – dice el Anirak mirándolo – Mantén tus manos en tu propio territorio si no quieres morir.

_No tienes nada que me importe – miente mostrando una sonrisa – Haz lo que quieras con tu territorio, para eso tengo el mío.

_ ¿Qué pasa con esa chica? – Dice sonriendo mientras cruza los brazos – ¿Cómo se llamaba? Mm... Catalina Lender, ya sé que te importa.

            Aprieta los dientes para evitar mostrar sorpresa y mantiene su máscara aburrida, por supuesto que Fodge notaría las veces que entró en su territorio para buscar a esa chica, ella es una chica de solo cinco años en estos momentos, acaba de perder a su hermana gemela, tiene una nueva hermana en camino, Fitz la ha estado observando porque casualmente ella le parece conocida de algún lugar, tiene una fuerza muy grande para tener solo cinco años, por ella va a irrumpir en territorio de Fodge, no va a permitir que él la tenga en sus manos.

_No me interesan las mortales – dice Fitz con indiferencia – Deja de hacerte el importante, tu territorio no tiene nada que llame mi atención.

            Entre las sombras a sus espaldas siente la fría y poderosa presencia de su hermana, suelta sus brazos casualmente y dice en sus pensamientos:

            ¿Cómo van los preparativos?

            Todo listo – responde ella en su mente – Solo falta esperar los once años que quedan para que se cumpla el siglo de tu juego.

            Bien – suspira – ¿Cómo esta ella?

            Tu querida mortal está bien – resopla y cruza los brazos oculta detrás de su camuflaje – Su padre la envío al bosque para entrenarla de nuevo.

            ¿Está sufriendo o no?

            Dímelo tu ¿Qué harías si tu padre te culpa de la muerte de tu hermana cada maldito día de tu existencia?



Laczuly0711

Editado: 18.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar