Eternidades

EL SECRETO DEL CORAZÓN DE MIRIDIAN

La batalla termina cuando el mismo Titanus da la orden de retirada  a sus ejércitos, poco a poco todos los soldados del una vez jefe supremo de la Confederación Galáctica dejan de luchar. La inútil resistencia llega a su fin. Los rebeldes tienen el control de la nave insignia, así que una vez asegurado el gobernante, se procede a la liberación de todos los reos, entre estos se encuentra un Kirian débil pero con vida que es llevado a la nave Éxodo para su cuidado, sin embargo, el antiguo guerrero no accede, en cuanto es liberado pregunta por las reliquias. Casandra que se encuentra entre los que tomaron el mando lo reconoce y lo abraza con todas sus fuerzas, llora de felicidad. Poco tiempo después lo lleva al lugar donde se localizan los preciados objetos, al verlos todos reunidos, Kirian le dice a la joven que deben llevarlos lo más pronto posible a la puerta de dios, en el planeta de Kefren y una vez allí colocarlos en donde corresponde para que el universo vuelva a su equilibrio. Casandra no duda de las palabras del hombre e  informa al resto de los integrantes de la Unión sobre el destino que deben tener los preciados tesoros, por lo que acuerdan llevar los objetos a donde corresponde para el bien de todos, de esta forma inicia un nuevo viaje ya sin preocupaciones con rumbo al planeta natal de la joven.

Una vez en camino, convencidos de la victoria y añorando cada uno su hogar los rebeldes poco a poco comienzan a dispersarse, el rey Mighosh es el primero en separarse; así continúan las despedidas, los Neo Ner Hiak junto a Nathan parten en busca de un planeta para sus descendientes; muy pronto toca el turno a Turias quien solitario surca el espacio con rumbo a Calipos; por último la flota terrícola también se separa de los kefrenos con dirección incierta ya que sin hogar parten en busca de uno nuevo, por lo que en la inmensa nave Éxodo se da la despedida final. Áurea quien por mucho tiempo considero a Casandra como su hija llora durante largo rato mientras Dión la  consuela, en ese lugar la joven deja un gran número de amigos, pero de todos el más importante para ella es Erick el joven psicoquinetico que le ayudó a vencer a Anubis, sin embargo cada uno desea ayudar a su pueblo y  por esa razón es que finalmente se despiden. Las flotas finalmente se separan ya muy cerca de Kefren donde cada uno sigue sendas diferentes.

Casandra y Kirian continúan el viaje hasta el planeta donde todo inicio y una vez ahí son recibidos como héroes por la gente del lugar mientras que los prisioneros son llevados con rumbo a las cárceles del antiguo palacio de la Confederación, entre estos se encuentra Titanus. El que una vez fue regente del lugar,  a pesar de su condición de prisionero impone su presencia a todo aquel que lo mira sin importar su nueva postura ante el nuevo gobierno, nunca dejara  de ser el gran señor que en un tiempo unió varios mundos con el afán de libertad, de ese modo es conducido hasta la prisión que se le asigna. Una vez instalado en su celda es Casandra la primera en visitarlo, de esta forma comienzan a platicar.

- Padre, no lo entiendo, ¿Por qué hiciste todo esto? De niña, antes de la muerte de mama solías hablarme de la lucha que nuestro pueblo tuvo contra los Ner Hiak y al final terminaste igual que ellos -

- Casandra, hija mía, tal vez tienes razón, ahora pago mis errores y no existe remedio para lo que hice, sin embargo no me arrepiento de nada de lo que hice -

- Papá... -

- Se lo que me pasara, no es necesario que me lo digas y se lo que harán con las reliquias, solo espero que sea lo correcto.

- Quisiera que me entendieras.

- No te preocupes, nuestros corazones se han separado tanto que ninguno de los dos podríamos comprendernos nunca.

- Eso es lo que siempre admire de ti, nunca perdiste la calma ni en los momentos más difíciles.

- Tal vez hacer pensar a todos eso, fue un gran defecto, pero que bueno que te di un buen ejemplo a seguir -

- Padre, quisiera seguir hablando pero debemos partir para llegar antes del juicio.

- Ja, no te preocupes, solo recuerda que no importa lo que pase, tu madre y yo siempre estaremos contigo para protegerte -

- Gracias padre - una vez dicho esto la joven se lanza a los brazos de su padre y con lágrimas en los ojos se despide de él tal vez para siempre.

Sin voltear, Casandra sale de la celda llorando y se dirige hacia donde Kirian ya la está esperando, para ir a donde se encuentran las ruinas más antiguas del planeta, la llamada puerta de dios. Una vez juntos se dirigen al hangar donde ya una pequeña nave de transporte los está esperando y dentro de ella colocadas en un lugar especial las reliquias igualmente esperan para ser nuevamente puestas en el lugar donde un día estuvieron.

Rápidamente alistan todo para el corto viaje y abordan el transporte para que en cuestión de un par de horas de camino vean el lugar donde se ocultan las ruinas. Una vez sobre el lugar poco a poco comienzan a descender hasta que finalmente aterrizan en las cercanías a el antiguo recinto, este es imponente a pesar de las eras que en el pesan. La parte exterior toda se encuentra destruida por el tiempo, sin embargo una vez localizan la entrada notan que a partir de las escaleras que bajan, la magnificencia del monumento es tan grande que ni el tiempo pudo quitársela, los pasillos sostenidos por grandes columnas extrañamente iluminados dan la sensación de calidez, mientras que los pisos y techos como si se trataran de espejos reflejan el extraño brillo. Casandra y Kirian miran asombrados el lugar mientras que entre mas descienden, los salones son más hermosos, así continúan hasta llegar al último recinto que es el más hermoso de todos, tiene una gran cúpula incrustada con extrañas piedras, las paredes contienen grabados que describen historias más antiguas que cualquier otra civilización, en diversos puntos de las paredes existen unos orificios que tienen las formas de cada una de las reliquias, sin perder un instante Kirian toma los objetos y uno a uno comienza a colocarlos en sus respectivos lugares. Casandra sin saber lo que pasará comienza a ayudarle y una vez puesta la última de las reliquias, el piso  se abre y de las entrañas de la tierra surge un pilar, en ese momento Kirian exclama:



Iván Quiroga López

#2762 en Ciencia ficción
#15687 en Otros
#2002 en Acción

En el texto hay: misterio, drama, fantasia

Editado: 29.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar