Guerra De Vampiros (sds#6)

Prólogo

Fue una época de trágicos errores.

Para mí, la tragedia comenzó
catorce años atrás, cuando, fascinada por la asombrosa actuación de la
tarántula de un vampiro, se la robé.

Tras un robo inicialmente exitoso,
todo se fue al infierno, y pagué por mi delito con mi humanidad.

Fingiendo mi propia muerte, abandoné mi hogar y a mi familia, y recorrí el mundo con el Cirque du Freak, como asistente de una criatura de la noche bebedora de sangre.

Mi nombre es Becca Shan. Soy una semi-vampiro.

También soy (gracias a una serie de acontecimientos tan asombrosos
que aún me cuesta creer que hayan ocurrido en realidad) la Princesa 
Vampiro y madre de la hija del posible Lord Vampanez.

Los Príncipes eran los líderes del clan de los vampiros, respetados y obedecidos por todos, ahora son mis así llamados consejeros, son cuatro: Paris Skyle, Mika Ver Leth, Arrow y Vancha March, alguien que había aparecido recientemente.

He sido Príncesa durante seis años, viviendo en el interior de las
Cámaras de la Montaña de los Vampiros (la fortaleza del clan),
aprendiendo las costumbres y tradiciones de mi gente y a ser una vampiro de prestigio. He aprendido a ser una madre, para mi hija Caterina, quien ahora cuenta con seis años de nacida, pero parece mucho mayor, una niña de doce, muy lista, curiosa y en algunas ocasiones, irresponsable. Su edad es acelerada por tener sangre de humano, vampanez y vampiro, una combinación muy fuerte que hace que su crecimiento se acelere, pero se que ha de tener muchos años más de vida.

También he aprendido todo lo referente a la guerra y al uso de las armas. Las reglas de combate son un componente esencial en la
educación de cualquier vampiro, pero ahora más que nunca... porque
estamos en guerra.

Nuestros oponentes son los vampanezes, nuestros primos de piel
púrpura. En muchos aspectos son muy parecidos a los vampiros, pero un detalle fundamental los hace distintos a nosotros: matan siempre que beben sangre. Los vampiros no hacemos daño a aquellos de quienes nos alimentamos (simplemente tomamos una pequeña cantidad de sangre de cada humano que escogemos), pero los vampanezes creen que es vergonzoso alimentarse sin desangrar a sus víctimas.

Aunque no hay aprecio entre vampiros y vampanezes, durante cientos de años ha existido una tensa tregua entre los dos clanes. Eso cambió hace seis años, cuando un grupo de vampanezes (con la ayuda de un vampiro traidor llamado Kurda Smahlt) asaltó la Montaña de los
Vampiros en un intento por tomar el control de la Cámara de los
Príncipes. Los derrotamos (en gran parte, gracias a que descubrí el
complot antes de que lanzaran su ataque), y después interrogamos a los
supervivientes, desconcertados ante su decisión de atacarnos.

A diferencia de los vampiros, los vampanezes no tenían líderes (eran
totalmente democráticos), pero cuando se apartaron de los vampiros
seiscientos años atrás, un misterioso y poderoso mago conocido como
Mr. Tiny les hizo una visita y les confió el Ataúd de Fuego. Este ataúd
quemaba vivo a cualquiera que yaciera en su interior..., pero Mr. Tiny
les dijo que una noche un hombre se acostaría en él y saldría indemne, y
ese hombre les conduciría a una guerra victoriosa contra los vampiros,
instituyendo a los vampanezes como indiscutibles soberanos de la
noche.

Durante el interrogatorio, descubrimos con horror que el Señor o Lord de los Vampanezes finalmente había aparecido, y los vampanezes recorrían el mundo preparándose para la violenta y sangrienta guerra que se avecinaba.

Una vez ejecutados nuestros asaltantes, el rumor se extendió por la
Montaña de los Vampiros como un fuego arrasador: “¡Estamos en
guerra con los vampanezes!”. Y desde entonces les hemos combatido,
luchando denodadamente, desesperados por conjurar la siniestra
profecía de Mr. Tiny: que estábamos destinados a perder la guerra y a
ser borrados de la faz de la Tierra...

——————————————————



SiVeLa123

#1669 en Paranormal
#24329 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, vampiros y romance, paranormal

Editado: 03.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar