Humo

Encuentro casual

La ciudad amanece como un gigante que despierta lentamente bajo el velo del alba. En sus venas, las historias de innumerables almas comienzan a fluir, entrelazándose en el tapiz complejo de la vida urbana. Aquí, en este escenario de sueños y desafíos, nos encontramos con tres familias: los Mirandel, los Bajtiel y los Altivier, cada una ensimismada en su propia realidad, pero unidas en la búsqueda de algo más, algo que a menudo parece tan inasible como el humo.

Los Mirandel, una familia de clase media, comienzan su día en la rutina de su hogar, lleno de los quehaceres familiares de preparativos matutinos. Martín Mirandel, el padre, ajusta su corbata frente al espejo, mientras repasa mentalmente la agenda del día en la oficina. Su esposa, Laura, organiza el desayuno para sus dos hijos, Daniel y Sofía, quienes debaten sobre quién debe hacerse cargo de las tareas domésticas. En esta familia, cada día es un equilibrio entre las demandas del trabajo, la educación de los hijos y el anhelo de momentos compartidos que fortalezcan su unión.

En otro rincón de la ciudad, la lucha por la supervivencia marca el despertar de los Bajtiel. Con recursos limitados, esta familia enfrenta cada nuevo amanecer como una oportunidad para avanzar, pese a las adversidades. Roberto Bajtiel sale de casa antes del amanecer, y su jornada de trabajo está marcada por el esfuerzo físico en la construcción. Su esposa, Elena, combina trabajos ocasionales con el cuidado de sus tres jóvenes hijos, manteniendo viva la esperanza de un futuro mejor. Para los Bajtiel, la vida es una constante lucha hacia adelante, un esfuerzo por ascender desde las sombras hacia la luz de nuevas posibilidades.

Mientras tanto, en una exclusiva zona residencial, los Altivier despiertan en su preciosa casa, símbolo de su elevada posición social. Alejandro Altivier revisa sus inversiones con la primera luz del día, mientras su esposa, Isabella, planifica un evento benéfico que reunirá a la élite de la ciudad. Su hija, Valeria, disfruta de las comodidades y libertades que el dinero puede proporcionar, aunque en el fondo, busca un propósito que dé verdadero significado a su existencia privilegiada.

Ese día, un incidente de tráfico, aparentemente sin importancia, en una concurrida intersección de la ciudad, teje las vidas de estas tres familias en un entrelazado destino. Martín Mirandel y Alejandro Altivier se encuentran en una colisión leve, aunque ruidosa, mientras Elena Bajtiel observa desde la parada de autobús, atraída por el repentino incidente.

 En la concurrida intersección donde los caminos de nuestras tres familias se entrelazan por primera vez, el aire se llena de una tensión palpable. Martín Mirandel, al volante de su vehículo de clase media, un coche con algunos años de uso, pero impecablemente cuidado, realiza un giro demasiado ajustado, rozando el lujoso coche de Alejandro Altivier. A pocos metros de distancia, Elena Bajtiel observa desde la parada de autobús, sosteniendo las bolsas de la compra mientras espera el transporte que la llevará a casa.

Alejandro, vestido con un traje a medida que resalta su estatus, sale de su vehículo con una mezcla de sorpresa y frustración. Martín, con un traje sencillo y algo desgastado, que habla de su condición de clase media trabajadora, se apresura a evaluar el daño, disculpándose de manera efusiva.

−Lo siento mucho, señor. No vi su coche al girar. ¿Está bien? −dice Martín.

Alejandro, evaluando la situación con una mirada calculadora, asiente.

−Estoy bien, gracias. Arreglemos los papeles del seguro −responde, con un tono condescendiente.

Mientras tanto, Elena, testigo silenciosa de este encuentro, se acerca lentamente, movida por la curiosidad y quizás por la esperanza de poder ayudar de alguna manera.

− ¿Todos están bien? − pregunta.

La situación podría haber escalado, dado el choque de mundos y temperamentos, pero en ese momento, algo inesperado sucede. La honestidad de Martín, la reserva de Alejandro y la genuina preocupación de Elena crean un espacio para el diálogo en lugar de conflicto.

−Realmente lo siento. No fue mi intención −insiste Martín, mirando tanto al coche dañado como a Alejandro.

−Vamos a intercambiar información del seguro. Agradezco su actitud −contesta Alejandro con un tono suave al reconocer la sinceridad de Martín.

La llegada de la policía, algunos minutos después, para regular el tráfico y tomar nota del incidente, marca el final de este encuentro fortuito. Los oficiales, eficientes, pero amables, facilitan el intercambio de información y regulan el tráfico para no obstruir el paso.

−Asegúrense de seguir el procedimiento con sus seguros. No hay muchos daños, así que confío en que podrán resolverlo sin mayores problemas −aconseja uno de los policías antes de despedirse.

            A punto de irse, Martín le da una tarjeta a Alejandro.

            −Por si hubiera algún problema con el seguro, no dude en llamarme.

            Justo en ese momento, Elena, despistada con el accidente, se da cuenta de que acaba de perder el autobús que esperaba.

            − ¡Era mi autobús, oh qué rabia!

            − ¿A dónde vas? −le pregunta Martín−, tal vez me pilla de camino al trabajo.

            −No te preocupes, cogeré el siguiente. Pasan cada hora.

            −Le acercaré yo -contesta Alejandro−, tú Martín tienes que ir al trabajo, yo tengo tiempo.

            −De verdad que no quiero molestarles, son muy amables, puedo esperar.

            −Venga, no se hable más, le acerco −dice con decisión Alejandro a Elena−, me sentiría mal dejarla ahí una hora esperando por nuestra culpa.

            −Muchas gracias −le dice Elena subiendo al coche−. Me llamo Elena.

            −Encantado Elena. Yo soy Alejandro. ¿Por tu acento diría que eres andaluza o de Canarias?

            −Nooo -responde Elena sonriendo−, soy venezolana.



#3292 en Otros

En el texto hay: familia, ilusiones, seguridades

Editado: 22.05.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.