Humo

Familiares y amigos

           La búsqueda de significado y realización en la vida varía considerablemente entre las familias Mirandel, Bajtiel y Altivier, reflejando sus distintos trasfondos económicos y culturales.

            Cada familia, en su esencia, busca felicidad, seguridad y un sentido de pertenencia, pero las rutas que toman, influenciadas por sus circunstancias económicas y sociales, son muy diferentes. Los Mirandel valoran la cohesión y la superación personal, los Bajtiel la solidaridad y la adaptación, y los Altivier la preservación de su estatus y la búsqueda de un propósito mayor. Estas interacciones, ricas en matices y emociones, pintan un cuadro complejo de la vida en sus múltiples estratos, donde, a pesar de las diferencias, emerge un anhelo común por la conexión y la comprensión.

 

            Este fin de semana los Mirandel organizan una comida en su jardín trasero. La mesa está adornada con platos caseros que reflejan el calor del hogar. Los invitados son familiares cercanos.

                − ¡Bienvenidos, familia! Espero que tengan hambre porque la paella de hoy promete.

            −Martín, siempre te superas −le contesta su padre−. Y este jardín está irreconocible, ¡qué bien lo tenéis!

            − ¿Has visto qué grandes están Daniel y Sofía? −le pregunta Laura− Daniel, ven a saludar a tu abuelo.

            −Laura, estás radiante −comenta la madre de Martín−. Ese vestido te queda precioso.

            − ¡Oh, gracias! Es una vieja joya que encontré en el armario. Y hablando de radiante, este tiempo tan veraniego en plena primavera es una bendición, ¿no creéis? Perfecto para disfrutar al aire libre.

            −Cierto es −dice el cuñado de Martín−. Y entre este sol y la paella, me siento casi en la playa. A propósito, Martín, ¿cómo va el trabajo? Con este clima, las ventas deben estar por las nubes.

            −Bueno, no nos podemos quejar. Aunque siempre hay que estar al pie del cañón. Y vosotros, ¿qué tal con los nuevos proyectos escolares de los peques?

            ¡Ah! Entre el colegio y el fútbol no paramos. Hablando de fútbol, ¿visteis el partido ayer? Increíble remontada.

            −Nos lo perdimos −le contesta Laura, mientras prepara la mesa para la comida−, pero Daniel nos hizo un resumen completo esta mañana, ¿verdad, campeón?

            −Bueno, ¿quién se apunta a un vinito? – pregunta Martín mientras abre una botella de vino−. Nada mejor para acompañar la paella.

            −Y para quien prefiera algo sin alcohol, tenemos refrescos.

            − ¿Os importa si fumo aquí fuera? −pregunta el cuñado de Martín.

            − ¿Pero no lo habías dejado? −le pregunta Laura.

            −Lo dejé unas semanas, pero he vuelto.

            Durante la comida Martín comparte historias de cómo aprendió a cocinar la paella. Otros hablan de las vacaciones y a dónde irán ese año. Laura insiste en que sus hijos coman de todo, mientras los padres de Martín comentan lo bonito que está el jardín y la suerte que tienen de vivir en ese entorno. La forma de hablar es coloquial y directa, con un tono que subraya la importancia de los pequeños placeres y las reuniones familiares.

            −Bueno, familia, ha sido un día maravilloso. Gracias por venir y compartir este día con nosotros.

            −Gracias a vosotros. La paella estaba para chuparse los dedos, Martín. La próxima comida ya sabéis, es mi cumpleaños en breve.

            Todos se abrazan y ríen mientras se despiden.

 

            Este fin de semana los Bajtiel han quedado para comer en casa del hermano de Roberto. Hace tiempo que los primos no se ven, los dos hijos del hermano y los tres de Roberto.

            Antes de ir a comer han bajado con los niños al parque local para hacer tiempo. Los niños corren libremente, jugando al fútbol o en los columpios, mientras Roberto y Elena conversan con unos vecinos sin perder de vista a los niños. Hablan sobre el presupuesto que les han comunicado para poner ascensor en el edificio y el coste exagerado.

            −Yo vivo en un bajo −le dice el vecino un poco enfadado a Martín −, ¿por qué tengo que pagar lo mismo que el que vive en un cuarto piso?

            −Te entiendo perfectamente −le contesta comprensivo Martín−, pero el edificio es el mismo y creo que tiene que ser así.

            Continúan dándole vueltas al tema del ascensor durante un rato, hasta que Martín y Elena les dicen a sus vecinos que tienen que irse. Recogen a los niños y se dirigen andando hasta la casa del hermano de Martín.

            − ¡Qué alegría verlos a todos! –dice Martín nada más entrar en la casa de su hermano.

            Después de los saludos iniciales y las típicas conversaciones sobre qué guapos y grandes están los niños, Elena le da a su cuñada una bolsa con comida.

            −Os he traído unas arepas colombianas que he hecho, de maíz y queso. Me han salido buenísimas, veréis cómo os encantan.

            −Elena, tus arepas son siempre un éxito −le dice su cuñada−. Pero mujer, no tenías que haberte molestado, hay comida de sobra.

            −Por cierto, Elena -dice Juan a punto de abrir unas cervezas−, muy bien lo de tu nuevo trabajo, ¿no?

            −Pues sí, la verdad. Nos ha venido en un momento de mucha necesidad y la familia Altivier es encantadora.

            − ¿Y tú Roberto? −continúa Juan−, ¿Cómo vais con la nueva obra en la empresa?

            −Ahí estamos. Al menos durante dos años no me faltará trabajo.

            En ese momento los niños están corriendo por la casa, haciendo mucho ruido.



#3303 en Otros

En el texto hay: familia, ilusiones, seguridades

Editado: 22.05.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.