Jinetes de Dragón (libro 1)

Prologo

Cuando eres pequeño siempre estas rodeado de historias que parecen increíbles, historias que hacen volar tu mente, historias que hacen que te vayas a la cama con una inmensa sonrisa, historias que te hacen soñar con convertirte en algún personaje de los que tanto escuchas, alguien capaz de proteger a quienes quiere, o en otras ocasiones el personaje a quien todos temen, porque el hecho de ser fuerte, grande y, que todos sepan de tu nombre, de buena o, mala manera hacen de esas historias tu sueño más grande, y las personas fomentan tu imaginación, te dicen que juegues, que imagines de todas las maneras posibles, pero una vez que creces todo cambia.

Mi madre solía decirme que los cuentos no eran más que productos de personas con demasiada imaginación, lo cual tiene mucho sentido, porque ¿de dónde saldría un unicornio que corre por el arcoíris? Solo de una mente que ni las fronteras impuestas por el mundo pueden retener, aunque a mí me encantaba imaginar que era parte de esos maravillosos mundos rodeados de personajes con habilidades que solo pueden ser realizadas en un mundo fantástico, pero jamás llegue a pensar que… alguien de verdad pudiera llevar consigo como su diario vivir una historia que si te la contaran dirías que tiene una mente demasiado hiperactiva, incluso yo lo hubiera pensado hasta que fui testigo de aquellos relatos.

Conocí a un grupo de personas que me mostraron cosas tan… fueras de serie y, no estoy hablando de cosas como de un unicornio que atraviesa el arcoíris, si no de verdaderos peligros, personas con habilidades sobrehumanas, criaturas que solo en las historias más alocadas hemos escuchado hablar, incluso un mundo con reglas y, medidas de sobrevivencia que parecen imposibles, reyes que son alejados a cualquier relato histórico que hubiéramos visto en un libro, incluso estas personas llegaron a ser tanto héroes, como villanos, pero a pesar de todo se mantenía juntos, apoyándose para atravesar todo eso que tuvieron que vivir, porque habían cosas que me atrevo a decir odie y, hubieron otras que me mostraron lo que pueden hacer las personas por aquellos que les importan, pero aun con todo eso, ellos siguieron de pie enfrentándose al mundo.

Sigo creciendo y, no necesito de mi imaginación para ver las cosas que ahora forman de mi día a día, ni las personas que están conmigo la necesitan, porque lo que nos sostiene es la esperanza, el valor, la confianza… el amor, porque en nuestro mundo no hay tiempo para dudar, porque puedes perderlo todo por una mala decisión.

Pueden llamarme May y, esta… es la historia, de cómo me volví una jinete de dragón.



Mar Hermon

#11292 en Fantasía
#2318 en Magia

En el texto hay: poder, dragones, criaturas miticas

Editado: 01.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar