Las misteriosas aventuras de Nora.

Capítulo I: EL MISTERIO DEL ORBE (PARTE I: La chica y el misterioso tesoro)

El bien y el mal, son las dos fuerzas que equilibran al universo y lo hacen ser, entre esas fuerzas hay una delgada línea que es fácil de cruzar, pero cuando la pasas hay dos probabilidades, de que regreses con cicatrices profundas causadas por el dolor o que estes en un punto sin retorno.

Era de noche y llovía, la ciudad olía a sangre y peligro; una jóven corria a toda velocidad con una bolsa con un contenido importante, detrás de ella habían pasos que sonaban tal cual trueno sobre el suelo de concreto; se libraba una carrera donde se jugaba la vida, en éste caso la una jóven, llegaron hasta un callejón donde se hizo un breve silencio; la chica contemplaba su fatídico destino en ese entonces las personas encapuchadas sacaron cuchillas de extraña forma, a lo lejos se escuchó un último grito de miedo.

-Revisa la bolsa- dijo una de las figuras encapuchadas, husmearon en la bolsa y no encontraron absolutamente nada

-No hay nada importante dentro.

-Al parecer ésta mujer no era más que un insignificante cebo. 

Las personas encapuchadas se alejaron dejando a la jóven inconsiente y sangrando en medio de la lluvia, solo la fortuna sabía el destino incierto de la maltrecha jóven.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-Hoy hace un día demasiado tranquilo- dijo frustrada una joven de cabellera oscura y ojos pardos penetrantes de mirada acusadora dirigida hacia el teléfono color granate -Te dije que mejor comprases uno de esos artefactos a los que les llama "teléfonos inteligentes", pero claro, ¿quién le hace caso al gato?- dijo un gato negro al otro lado del escritorio -Son semasiado caros, la agencia de detectives apenas nos paga lo suficiente- respondió la jóven acomodandose el cuello de su camisa. Al terminar la amena discusión sonó el teléfono de forma estrepitosa.

-Departamento de investigaciones, diga- dijo la mujer de forma enérgica 

-Nora, tenemos un caso en la 9na sur, te mando la ubicación por el Whats App- dijo la voz en el teléfono

-Lo siento, capitan, no tengo teléfono inteligente señor, ¿Podría mandarme una descripción del lugar?- 

-Actualizate, Nora, en fin. ¿Tienes pluma y papel?

-Sí señor, entendido. ¡Vamos para allá!, Bastet tenemos trabajo- dijo Nora de forma apresurada. 

Nora y Bastet se subieron a un escarabajo (bocho) con la silueta de una lechuza, Nora estaba recordando el tono de voz del capitán le dió indicio de que el caso era delicado.

-Estás inquieta, Nora, ¿Qué te dijo el capitán?

-Encontraron una extraña insignia en la pared de una cuadra de la 9na norte, parece de una antigua orden; solo espero que no sean ellos, sino las cosas se pondrían realmente feas.

-¿Y si así fuera? Recuerda que llegará ese día, Nora

-Concéntrate, Bastet, no es tiempo de hablar de ello- respondió Nora de forma enérgica.

Llegaron al lugar donde habían ocurrido los hechos, habían rastros de lo que parecían ser pisadas, en la escena estaban los agentes revisando el lugar

-Nora, llegas tarde los policías del mundo humano acapararon la escena, estan llegando a sus propias conclusiones y tenemos que actuar rápido.- dijo un hombre uniformado alto de edad media de presencia imponente con un espeso y exagerado bigote de la época revolucionaria 

- Entiendo capitán, déjemelo a mí.

Mientras tanto, los policías comunes indagaban sobre los rastros del extraño polvo. 

-Pienso que solo fue jugarreta de los niños que solo jugaban con cohetes.- alardeó uno de ellos

-No lo creo, ¿Cómo explica ese garabato en la pared o a la mujer que encontramos inconciente?

-Ya sabe cómo es ésta ciudad, oficial Gutiérrez, no podemos hacer mucho-

En lo que los policías seguían indagando, Nora se acerco a la muchacha con intenciones de hacerle preguntas, sin embargo, notó que su mirada se encontraba perdida en la pared, fue en eso que divisó la marca; la marca se componía de la sombra una lanza y una flecha cruzadas en el centro de una "Rosa de los Vientos"

- "No puede ser" La Orden de la Caza- murmuró Nora. De forma inmediata sacó lo que parecía ser una bocina pequeña -Bastet, llevate a la jóven, y hagas lo que hagas dile al capitán que se tape los oidos, ella y tú hagan lo mismo- terminando de dar la orden Nora sacó de su gabardina sus tapones para los oidos y encendió de forma rápida, la cual reprodujo un grito el cual dejó aturdidos al grupo policiaco. 

-Lo siento caballeros, pero ésto es jurisdicción del mundo sobrenatural- dijo Nora 

-Nora, creo que esta vez te excediste - insinuó el capitán

-¿Podríamos proceder?- dijo Bastet astiada 

Se quitaron los tapones de los oidos e inspeccionaron la escena, vieron algo que los desconcertó de sobremanera, rastros de lo que parecía ser sangre pero algo no quedaba claro y mucho menos para Nora      -"Es ilógico que no hayan notado éstas salpicadura de sangre, los rastros de polvo, en algo tenían razón si es pólvora, pero ¿Para qué la usarían? ellos no operan así" Tenemos que interrogar a la chica en cuanto se restablesca- resolvió Nora volteándo a ver a la chica, quien sin ningún aviso había perdido el conocimiento nuevamente. 



Bruja Nocturna

#12731 en Otros
#1947 en Aventura
#5556 en Thriller
#3102 en Misterio

En el texto hay: magia, detectives, magia y brujas

Editado: 08.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar