Ordalia De La Muerte (sds#4)

Prólogo

Si la gente os dice que los vampiros no existen ¡No os lo creais! 

 

El mundo está lleno de vampiros. No son esas diabolicas criaturas multiforme y aterradoras que muestran las leyendas, sino seres honorables, longevos y super fuertes que necesitan beber sangre para sobrevivir. Interfieren lo menos posible en los asuntos de los humanos y nunca matan a aquellos de los que beben. 

 

Lejos, oculta en un helado y casi inaccesible rincón del mundo, se alza la Montaña de los Vampiros, donde se reúnen cada doce años. El Consejo (así lo llaman) lo dirigen los Príncipes Vampiros (a quienes todos obedecen) y esta formado en su mayoría por los Generales, cuyo trabajo es controlar a los no-muertos. 

 

Con el propósito de presentarme ante los Príncipes Vampiros, Mr Crepsley me arrastró con él al Consejo en la Montaña de los Vampiros. Mr Crepsley es un vampiro. Yo soy su asistente, soy una semi-vampiro y mi nombre es Becca Shan. 

 

Fue un viaje largo y penoso. Viajamos en compañía de unos amigos, Gavner Purl o Garrett, cuatro lobos y dos personitas, extrañas criaturas que trabajan para un amo misterioso llamado Mr Tiny. 

 

Una de las personitas pereció en el camino, atacada por un oso rabioso que había bebido la sangre de un Vampanez muerto (los vampanezes son como vampiros, pero con la piel púrpura y los ojos, las uñas y el pelo rojos...y siempre matan a sus víctimas cuando se alimentan de ellas). Fue entonces cuando la otra habló (era la primera vez que una personitas se comunicaba verbalmente con alguien) y nos reveló que su nombre era Harkat Mulds (algo que yo ya sabía). Además debía entregar un escalofriante mensaje de Mr Tiny:

 

El Lord Vampanez pronto se alzaria con el poder y dirigiría a los asesinos de piel púrpura a una guerra contra los vampiros... ¡Y ganaría! 

 

Cuando hablaba del Lord Vampanez, yo sabía que se refería al Heredero de Murlock quien probablemente fuera Steve Leonard (un antiguo novio el cual se convirtió en un gran enemigo). 

 

Finalmente, llegamos a la Montaña de los Vampiros, donde estos viven en un entramado de túneles y cavernas. Trabe amistad con un grupo de vampiros: Seba Nile, que había sido el maestro de Mr Crepsley cuando este era joven; Arra Sails, una de las pocas mujeres vampiro que existen; Vanez Blane, el instructor tuerto; y Kurda Smahit, un general que pronto se convertirá en príncipe. 

 

No impresione a los Príncipes ni a la mayor parte de los Generales. Opinaban que era demasiado joven para ser una Vampiro, y le reprocharon a Mr Crepsley el haberme convertido. Para demostrar que era digna de ser una semi-Vampiro, tuve que comprometerme a realizar los Ritos de Iniciación, una serie de pruebas muy duras que usualmente se reservaban a los aspirantes para ser Generales. Cuando decidí aceptar el desafío, me aseguraron que si lo superaba, los vampiros me considerarían parte del clan. Lo que no me dijeron hasta un rato después (y para entonces ya era demasiado tarde para echarme atrás), era que si fracasaba en las pruebas, ¡Me matarían!

 

 



SiVeLa123

#1670 en Paranormal
#24284 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros y romance, vampiros, paranormal

Editado: 23.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar