Primer tiempo

Primer tiempo

La primera vez que estuvo en Guatemala varios años atrás, aún trabajaba para una empresa de telecomunicaciones local y tal cual hacía con cada taxista que se encontraba al llegar a un nuevo país le preguntó al chofer cual era el clásico de fútbol en ese lugar. El taxista le dijo que en el caso de Guatemala eran los “cremas” y los “rojos” o Comunicaciones vs. Municipal, y nunca más se olvidó de esos equipos. Tal vez porque en alguna visita siguiente pudo asistir en vivo a parte de uno de esos clásicos. En ese encuentro se produjo un gol casi de arco a arco inapropiado para un partido de fútbol profesional. Era por la final del torneo clausura 2003-2004 y se jugaba en el estadio Mateo Flores de la capital guatemalteca, donde oficia de local el Municipal. Ante ataque en bloque de Comunicaciones, un zaguero de Municipal rechazó al borde del área propia, la pelota picó primero en tres cuartas canchas y vuelve a picar luego de superar el infantil intento del golero “crema” de alcanzarla saltando a mitad del área grande, antes de introducirse solitariamente en el arco contrario completamente desguarnecido. No es fácil olvidar una imagen televisiva donde no se apreciaba ningún jugador y tan solo se veía una pelota picando y entrando tranquila y solitariamente al arco. O tal vez no se olvidó más de aquellos equipos, aunque no pueda confirmarlo, porque es en ese mismo partido que Dany Ortiz el golero de Municipal murió víctima de un paro cardíaco tras choque en jugada fortuita con un delantero rival.

Esta visita no era una visita más a Guatemala, ya que coincidía con la semana del “13 baktún” o el “Oxlajuj Baktún”. El 21/12/12 o inicio de una nueva era en el calendario maya, pero denominado “fin del mundo” para el resto de los países que se dejan seducir más por el sensacionalismo de la prensa que por la sabiduría de los antiguos mayas. A diferencia de las ridículas conjeturas con las que muchos querían hacer dinero o ganar fama en otras partes del planeta aquí la ciudad, el país, la región, su gente estaba diferente, más alegre y más divertida que de costumbre debido a esta fecha tan especial en tierras mayas.

Él sin embargo, fiel a su tradición solitaria, esa noche había rechazado la invitación a cenar de Zvika, dueño de la empresa que lo había contratado para el servicio de consultoría que se encontraba llevando a cabo en Guatemala. A su vez le había solicitado a Valerie que no lo fuera a visitar al hotel, al igual que a Leslie y su cómica forma de referirse a su rapidez para desvestirla como “tus manos inquietas”. Dispuesto a disfrutar nuevamente de la mejor lasaña ai fruti di mare que había experimentado en su vida, salió a buscar el restaurante Tre Fratelli en la Zona Viva de Ciudad de Guatemala.

Por primera vez en mucho tiempo tuvo que colocarse un buzo para salir a la noche. El día había sido de un calor agobiante, pero a la tarde había refrescado de manera inusitada en la ciudad de la “eterna primavera”, cuyo clima es tan amable como su gente, no importa la estación del año en la que se encuentre. Luego de consultar a un cuida coche y enterarse que el restaurante había cambiado de ubicación llegó a la 4ta avenida 14 calle en Plaza Fontabella, la cual era la nueva dirección del restaurante. Luego de la cena descubrió que además de su ubicación también había cambiado de dueño y de chef ya que la lasaña, sin dejar de ser una excelente lasaña ai fruti di mare, había dejado de ser la mejor lasaña ai fruti di mare.

Sentado en una cómoda silla y degustando el pan caliente con aceite de oliva que suelen traer mientras se espera la cena, ve que en las pantallas de televisión en todo el local estaban pasando los goles de la liga española. Tuvo que soportar la reiteración de los dos golazos de Messi más otros dos del Barcelona para ganarle a su Atlético de Madrid por 4 a 1, para colmo habiendo empezado ganando este último con tremendo zapatazo del colombiano Falcao. Pero lo que más le llamó la atención es que al terminar ese resumen cambiaran a la trasmisión en vivo de la final del campeonato guatemalteco de fútbol. Vaya coincidencia Comunicaciones vs. Municipal, y el partido ya estaba empezado. Resulta difícil entender que para el director de Canal 7 de Guatemala pueda ser más importante el resumen de la fecha pasada de la liga española a la previa y el inicio del partido clásico local que además definiría al próximo campeón nacional. Causa o consecuencia de un futbol local tan malo y de que todos los “chapines” sean más fanáticos de algún equipo español que de los equipos de su propio país.

El partido transcurría violentamente, era un encuentro de uñas y dientes. Se jugaba cada pelota como la última del partido. Normal para una final, jugada entre los clásicos rivales, aún más cuando la técnica de los jugadores no era buena. Mientras lo miraba casi indiferentemente, le llamó la atención el dorsal de quien se aprestaba a realizar un outball con el número 77, para nada común en un jugador de fútbol. Corría el minuto diez y a raíz de la mala ejecución del outball por el mencionado jugador, arrojado al área contraria en una zona donde no había ningún compañero con pretensiones de hacer un gol, salta un delantero de Comunicaciones sin llegar a tocar la pelota, el golero de los “rojos” sale mal, increíblemente ante una pelota que venía picando lentamente y sola, pero se suma un nuevo error aún peor, esta vez del defensa del Municipal que cabecea la pelota contra su propio arco. No daba crédito a lo que estaba viendo. Un error era más garrafal que el que lo sucedía. Acababa de convertirse el primer gol del encuentro, en contra, la final estaba Comunicaciones 1 – Municipal 0.



Carlos Silva Cardozo

#11152 en Otros
#710 en Novela histórica
#3891 en Relatos cortos

En el texto hay: guatemala, maya, fin del mundo

Editado: 30.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar