Silvergreen (editando)

Parte 1

Todo comenzó gracias a esa flor bailarina, maldito juguete, quién diría que ocasionaría tantos problemas...

Hay sangre a mi alrededor, demasiada para soportarla, debería salir corriendo de este lugar. Pero no soy capaz de mover los músculos de mis piernas, es como si ya no funcionaran o estuvieran adormecidas. Quién diría que tu habitación podría formar parte del infierno.

Seguro piensas que debería arrastrarme, ¿verdad?, tampoco me es posible, pues esa maldita cosa dejó clavos, agujas, todo objeto que pueda cortar bañado en veneno para ratas, sólo tengo un poco de espacio para "moverme"... Esa cosa está esperando mi muerte y estoy casi seguro que quiere llevarse mi alma.

Tengo 17 años, ¿mi familia?, padres divorciados y una hermana de ocho años; En realidad tengo otra hermana, pero ésta sólo estuvo aquí unos meses, y no me refiero a un recién nacido.

Mi vida siempre fue una desgracia, nunca hubo nada bueno en ella, y para colmo así moriré, de una forma que no te pasa por la cabeza, en una pesadilla vivida en carne y hueso.

Era el cumpleaños de mi hermana, mi padre le mandó un regalo por correo: una pequeña cajita con el contenido de un perrito de peluche que saltaba y ladraba. Cuando mi hermana lo vio moverse se asustó y comenzó a llorar, mi madre la cargó algo sorprendida.

-¿Por qué el llanto querida? Es sólo un juguete.-

-No es ella mami; Estuve esperándola días... ¡no lo quiero!­-

Tanto mi madre como yo en ese momento nos quedamos atónitos por la respuesta de mi hermana. Mientras mi madre intentaba consolarla, yo pensaba que lo que esperaba era una de esas muñecas que comen y 'desechan', pero, ¿cómo íbamos a saber? Mi hermana tenía muchos juguetes y nunca pide alguno especial, le da igual.

Ella no paraba de ver al perrito con una mirada de tristeza y algo de enojo, incluso se quejó del regalo con sus 'amigos imaginarios'. Hacía tres días desde que comenzaron sus pláticas nocturnas.

Sólo pasaron dos noches más desde su cumpleaños y yo estaba al borde de la ira por escuchar a mi hermana "platicar" en la noche.

Así que en la siguiente noche me dirigí a escondidas a su habitación, me escondí en su armario y esperé a que ella llegase del baño.

Tardó algunos minutos en comenzar a hablar.

-¿Vas a regañarme?, sabes que te estoy esperando...-

No sabía qué pensar sobre esa pregunta, ¿era para mí? Todas mis dudas se aclararon al oír una voz ronca parecida a la de una mujer algo mayor, hablaba lentamente y su entonación causaba algo de inquietud.

-No te pasará nada, exígeme, y cuando venga, nos divertiremos juntas.

Como si esa voz supiera de mi escondite, dejó de hablar; Decidí observar por las ‘rendijas’ de las puertas del armario… había una silueta humana frente a mi hermana, la cual estaba haciendo señas, tenía unas manos largas por lo que pude notar, mi hermana simplemente asentía o negaba. De alguna manera estaban comunicándose, hasta que mi hermana salió de la habitación. Sin pensarlo aproveché para volver a la mía.



Stromkarl Lirit

#978 en Paranormal
#11239 en Otros
#3204 en Relatos cortos

En el texto hay: creepypasta, juguetes malditos

Editado: 17.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar