¡¿soy una princesa?!

Prólogo

Por donde pasa, comparada con un cisne

blanco,

Por donde pasa, es llamada hija de apolo

Siempre retozando en el jardín de su hogar.

Alegría es lo que todos logran asechar.

Ignorando todo aquel insólito protocolo,

establecido apenas tocó su cuna de oro.

 

Una quinta cellisca noche del mes del amor

Como fino polvo en el aire se desvaneció

Numerosas catervas en busca de ella,

Se empezaron a juntar con la esperanza,

De volverla a ver aunque sea una vez más

 

“-El cisne negro se ha apoderado de ella.”

“-El cisne blanco se ha convertido en

Negro.”

 

Son los infames pensamientos merodeando.

Despreciando las convicciones verosímiles,

De un paraje situado con su esperanza.

 

Las manecillas del reloj avanzan sin parar

Haciendo de las suyas el tiempo una vez

Más.

Doce abriles de añoranza han dado fin,

Avivando una extraviada esperanza.

Que nuevamente su digno lugar retomará

 

El reino de quietud se ha puesto en relajo,

Invadiendo su estruendoso silencio negro

Y el plumaje de un pavo real recae,

Con cruel pesadez sobre ella, una vez más

Proclamando que la atención, jamás volara.



Juliet Valzua

#4078 en Novela romántica

En el texto hay: misterio, amistad, amor

Editado: 20.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar