Tierras Bajas

1. El amanecer de una historia

Desde muy pequeño he tenido sueños que me hacen divagar en un mundo muy extraño, lleno de seres fantásticos; algunos ya conocidos por el mundo humano y también algunos, que cualquiera que estuviera conmigo viendo lo que yo, le darían ganas de despertar y de nunca volver a cerrar los ojos para dormir.

Por mi suerte, ellos no me hacen nada y solo miran al yo caminar en su mundo.

Llevo teniendo aquellos alucinantes sueños desde los cinco o seis años aproximadamente, cuando cursaba el primer año de primaria, o eso creo yo. Un recordar que me hace cegar. Pero, al paso de las horas, los días, las semanas, los meses y los años, la luz de aquél lugar va acabando y lentamente aquél mundo se empieza a llenar de oscuridad y tristeza.

Muchos de aquellos sueños los intento relacionar con libros. Libros de fantasía. Algunos de los muchos que he leído a lo largo de toda mi vida, pero siempre hay algo que cambia totalmente, con muchas diferencias al apegar las letras con ellos. Sé que es algo ilógico hacerlo pero, es lo único que me queda, para al menos poderme hacer una idea del porqué tengo aquellos sueños. ¿Locuras de lector? Posiblemente…

O es que de tanto leer, ya me estoy volviendo loco. Ese podría ser una buena explicación, pero tampoco lo veo posible, he empezado a descartar varias ideas como esas.

Algunos los llamarían sueños, yo los llamo pesadillas.

Casi siempre es el mismo sueño, y rara vez es distinta. Conforme el tiempo pasa, más seres y lugares extravagantes se unen en mis pesadillas. Todos colapsan en mis memorias. Hay terror y también alegría. Magia e imposibilidades.

Un lugar lleno de flores, siempre rosas y gardenias nacidas con enormes enredaderas desde un lugar muy reluciente. No sé que es; es ceguera. Desde que empezaron aquellos sueños, los voy escribiendo en una libreta que hace mucho parece ser que me regalaron, pero no logro recordar quien fue que me lo dio. Es uno simple, pero es preciado para mí.

En cierto modo, casi no logro recordar mi pasado. Cuando intento recordar, una imagen parecida a un demonio se atraviesa en mí recordar y hace que mis pesadillas me hagan perder mi sentido. Aún más de lo que ya estoy aquí respirando. Incluso a veces empiezo a marearme.

Supongo que recordar está prohibido para mí.

Los escritos que tengo en la libreta desaparecen a diario, como si alguien las hubiera arrancado del espiral, dejando tinta negra esparcida en la madera, con manchones en las sábanas de la cama y a veces en las paredes, pero nunca en el piso.

Lo tengo en la parte baja del buró, dentro de la pequeña puerta, cerrado completamente con llave. Eso no es suficiente. Las hojas aún siguen desapareciendo, incluso pienso que algún día aquella libreta va cobrar vida y me va a torturar, pero eso no lo creo posible.

Desde hace un año, dejé de escribir…

Los sueños que tuve hace poco son extraños y llenos de terror y soledad.

Tengo habilidad para hacer escritos parecido a poemas. Son poemas para mí. A veces, los hago pensando en mis sueños o simplemente, porque se me asoman entre mis pensamientos…

 

 

Ave que vuela a lo alto.

Esparce una vida que se llena de sufrimiento al pasar.

Salta desde una gran muralla de un gris oscuro bajo la luz de la luna llena.

Piedras son los que lo rodean.

Extiende sus alas blancas largas y grandes.

El cielo se nubla de color negro y ceniza.

La neblina se abre paso y cubre el camino largo y estrecho.

Un único camino desde la muralla del fin.

Voces desde el cielo se escuchan.

Las montañas tienen vida.

Da miedo. Da felicidad de tan sólo ver.

Ave que vuela al cielo, esparce vida y muerte.

Vuela a lo alto libre ave.

La muerte no lo es nada.

La vida es el infierno infinito llenos de abismos de oscuridad con ramas torcidas de los árboles.

Melodía del viento y olas del mar.

Ave vuela.

Se libre, tú que ahora puedes serlo.

 

 

Quisiera ser un ave libre. Ser como ellos. Quisiera extender mis alas invisibles y volar.

Volar sobre las altas montañas cubiertas de nieve brillante y rodeada con cientos de brotes de florecillas de color rojo. Quiero ser libre de éste mundo, lleno de soledad, crueldad y mentiras.



Toto

#11007 en Fantasía
#15280 en Otros
#2320 en Aventura

En el texto hay: magia, hechiceras, seresmagicos

Editado: 13.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar