A Wolf's Heart

El inicio del ciclo

-Esa espada fue usada para matar a mi amigo -Dijo la chica sentada frente al frío cadáver de su amigo Danny, estaban en la casa de él, rindiéndole un pequeño homenaje por la batalla librada-.

 

-Dije que nunca lo abandonaría y míralo ahora -La chica comenzaba a derramar lágrimas-. Está muerto y no puedo hacer nada.

 

En ese momento cayó en lágrimas, lloraba amargamente por la triste pérdida de su amigo. 

 

-Jamás pensé que Danny terminaría así -Una voz conocida se hizo presente en la habitación-.

 

La chica volteaba sorprendida...

Era Matthew Olson, había regresado. Después de la batalla, Shannon cargó el cuerpo del difunto hasta la casa. Matt desapareció...

 

-¿Por qué volviste?. Se supone que te alejarías de mí, de él, de nosotros.

 

-Necesitaba volver, las cosas no marchaban bien, sabía que habría una pelea pero no tan pronto. Vaya que ha sido catastrófica. Incluso tomó una vida.

 

-Aun así no respondes a mi pregunta, cuando me salvaste, ¿por qué volviste?.

 

-El día que me fui, los escuché que discutían por problemas. Entonces oí que te irías de la casa, justo cuando abriría la puerta. Decidí no hacerlo y desaparecer en silencio. No quería ocasionarles problemas, cuando estaba en camino a volver a casa, vi a un Lobo corriendo por la carretera. No cualquiera, era Danny, notaba su desesperación por encontrar algo... Ese algo, claramente eras tú.

Por eso aparecí en esa escena.

No busco tu perdón, ya tengo bastante con el que Danny no me concedió.

 

-Perdón Matt, no pensé que fuera esa situación. Creía que te habías ido sin despedirte, así como así, solo por egoísmo.

 

-No Shannon, no fue así.

 

-Lo siento.

 

-No digas más.

 

Ambos se abrazaron y se despidieron. Shannon se quedaría al menos hasta que encontrara un lugar dónde enterrarlo. Claro que sería en un bosque, nació como un alma libre, así tiene que morir.

 

-Después de todo, me amabas -Acarició el rostro del recién fallecido-.

 

Rompió en llanto una vez más, la pobre chica no paraba de sufrir. Ella también amaba a su amigo Lobo.

 

 

 

 

 

 

 

Días más tarde, sucedió lo impensable...

 

En el periódico apareció un letrero de una chica desaparecida, el rostro de aquella era reconocible hasta para el mismísimo Danny. Que se encontraba vivo y huyendo de su pasado, aquel al percatarse de la primera plana del periódico, notó que era la chica de sus sueños...

Shannon.

 

"El condado de Shellwood declara desaparecida a la chica de 17 años, Shannon Stonem. Tez Blanca, 1.65m de altura, ojos Miel y su cabello castaño, largo hasta el ombligo.

 

Por favor, si la ha visto, proporcione información al ayuntamiento del condado para cooperar en la investigación, en caso de que sean verídicos, se proporcionará una recompensa".

 

El chico no lo podía creer. No lo creía, no creía que él estuviera vivo y ella no. Para él, cuando alguien desaparece es mejor darlo por muerto. No habría más Shannon para él, sus hermosos ojos miel por la mañana se habían acabado.

El amor hacia el Lobo, se terminó.

 

Una semana más tarde, llamó a Matt, diciendo que preparara el auto que se llevó, pronto lo vería.

 

Una noche mientras vagaba como un Lobo por la carretera, encontró lo que nunca pensó...

 

Dentro del bosque algo le llamó la atención, había una especie de reflejo que le apuntaba a los ojos. Se adentró en éste y...

 

Encontró el cuerpo de Shannon ensangrentado en el cuello y el costado izquierdo. Sus pupilas dilatadas indicaban días de la muerte, lo extraño era que había una especie de tela tendida en el suelo y comida llena de insectos. Ella, según la teoría de él, había preparado un día de campo, pero no sabe con quién. Era algo que se revelaría con el tiempo. Por ahora el lloraba a su lado, la abrazaba y le besaba las mejillas. Ahora, la había perdido para siempre.

 

Al día siguiente, unas personas que vagaban por ahí, relatan que encontraron el cuerpo a lado de un Lobo Negro, de tamaño descomunal. 

 

Las pruebas apuntan a que él acabó con la chica.

 

 

 

 

 

Cuando se encontraba listo para partir, se despidió de Shannon una última vez, esta vez en la morgue. Claro, como un Lobo, se infiltró en la noche. Buscaba una última caricia de su amor. De la chica de la que se enamoró. Lamentablemente, no había más amor. El Lobo partió de la morgue por el pasillo principal acompañado de la luz de la luna. Aquel Lobo no tenía consuelo.



Ryan Burnley

#6652 en Thriller
#2850 en Suspenso
#11064 en Fantasía
#4897 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: hombreslobo, vampiros, romance drama

Editado: 11.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar