Acepto el reto

Destino Cap. 9

~POV ADAM ~
Cap. 9

Angel....

Adam......

Dios mio es Angel, mi Angel estoy es estado de shock que no puedo mover ni un musculo, es ella si lugar a dudas aunque sus rasgos ya no sean de una joven de dieciséis años, ahora sean más marcados.

Veo que traga saliva pesadamente y su cara está pálida, pero rápidamente cambia su semblante a una máscara tan fria que me deja paralizado su cara se pone rojo de la furia cierra sus manos en puños que están blancos de tannta presion.

-Angel..... - no me deja terminar porque levanta su puño y me propina un puñetazo en la nariz y de esta empieza a salir sangre en grandes cantidades, automáticamente me llevo la mano ala nariz por el espantoso dolor. Que me lo tenía bien merecido por estúpido y cabron.

-Eres un maldito hijo de puta - dice con los dientes apretados y me dedica una mirada de odio y resentimiento que me deja helado asta los huesos, de mi asombro de que me allá dado un puñetazo no la detengo cuando toma sus cosas de manera rápida y sale casi corriendo de la cafetería y yo viéndola irse como si fuera un estúpido.

Ryan rápidamente esta a mi lado y me pasa algunas servilletas para para un poco la hemorragia, mi amigo no dice nada de lo ocurrido sabe que se lo contaré después me hace un y gesto para que salgamos del lugar. Salgo como alma que lleva el diablo buscándola por todos lados pero sin rastro alguno de ella.

No puedo perderla otra vez, no puedo volver a cometer el mismo error. Nunca devi dejarla, mi deber era apoyarla. Y fui tan cobarde e idiota, no vi que lo que estaba haciendo era y sería el mayor error de mi vida.

Tiro de mi cabello tratando de calmarme, estoy nervioso, no puedo pensar con claridad. Sintiendo tanta impotencia caigo de rodillas al suelo pensando que es lo que are, se que no será fácil ganarme su perdón, me odia con todo su ser y no la culpo tiene mucha razón.

Siento lagrimas resbalar por mis mejillas y sin poder controlarme un sollozo sale de lo más profundo de mi garganta lloro con un niño que le han quitado su dulce, pero yo soy el único culpable en esto. Siento la mano de Ryan en mi hombro, dándome un poco de calma, me ayuda a levantarme del suelo. Se que soy una vergüenza y hablaran de mi en toda la universidad por verme llorar como una magdalena, pero me importa una mierda lo que piensen de mí, lo único que quiero es recuperar a mi familia y are asta lo imposible pare que me perdone del daño que le cause

 



Astrid castro

Editado: 29.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar