Alas de Cenizas

22. Por Supuesto que Estoy Seguro

Clara

            Miro por la ventanilla mientras Dimitri conduce su Audi por la ciudad y me quedo maravillada viendo las diferentes tonalidades que el atardecer está ofreciendo ahora, no me detuve a pensar antes que lo nombrado en la religión era cierto, pero ahora que lo estoy viviendo en carne propia me alegra en algún sentido, sonrío y miro a Dimitri.

            Su mirada seria y sin mostrar sentimiento algunos mientras nos dirigimos a nuestro destino, que por cierto no se ha molestado en decir.

_ ¿Tienes alguna duda?

            Parpadeo sorprendida al escuchar su voz y miro al frente, ¿dudas?, si tengo muchas, pero ¿será adecuado decirlas ahora?, no lo sé, se ve tan feliz, no quiero arruinar esta atmosfera de felicidad por una de mis preguntas tontas y sin sentido.

_Mejor me espero a llegar, supongo – murmuro y frunzo el ceño.

_Bien – dice serio y frunce el ceño.

            Detiene el coche en la entrada de un portón negro y levanta un control para abrir las puertas, mientras se abren todo el lugar me parece familiar, entramos al patio y todo en este sitio me recuerda a algo.

_ ¿Te trae recuerdos?

            Detiene el coche en la entrada, apaga el motor y se baja con una gran sonrisa para abrir mi puerta, miro todo esperando descubrir donde estoy, pero nada viene a mi ahora; Dimitri llega y abre mi puerta con media sonrisa extendiendo su mano. La tomo un poco sorprendida y me bajo del coche sin decir palabra alguna.

_ ¿Nada?

            Lo miro y esta divertido, tiene cierto brillo en sus ojos que no había notado antes, muevo la cabeza para negar a su pregunta y su sonrisa se ensancha, mueve la cabeza y comenzamos a caminar para entrar.

_Es la quinta de tu padre, Clara – dice sonriendo mientras abre la puerta principal, me mira y deja la puerta abierta para mí – Todo este tiempo estuve recuperando lo que es tuyo.

            Cubro mi boca para retener un sollozo y entro, en efecto, es la quinta de mi padre, no están los empleados pero esta es la quinta, el recibidor gigantesco y la escalera de caracol por donde siempre bajaba la madrastra para recibirme ¿Dónde está ella ahora?

            Miro a Dimitri y ya cerró la puerta con llave, las deja en una mesita a un lado de la puerta y sonríe.

_Tu madrastra se mudó con Víctor Salinas – dice – Vendió todas las propiedades y yo me encargue de recuperarlas todas.

_ ¿Cómo?

_Clara – acaricia mi mejilla y me mira a los ojos – Tengo el dinero suficiente para hacerlo, además todo esto es tuyo.

_Tú lo compraste – cierro los ojos y suspiro – Te lo pagaré cuando reúna el dinero.

_Como digas – ríe y sus labios encuentran los míos de nuevo.

            Dejo caer mi bolso al suelo y abrazo su cuello acercándolo a mí, sonríe y muerde un poco mi labio inferior.

_No vas a tener la esencia de un demonio – dice sobre mis labios – ¿Te parece la de un Gardimor?

_Todavía pienso que esto es un cuento de hadas y tú eres un sueño – suspiro y apoyo mi frente en su hombro – Siento que cuando despierte estaré con Marcus y no contigo.

_Escucha – levanta mi barbilla y la acaricia – Entiendo que lo que pasaste fue muy traumático, Clara, no te voy a obligar a nada si no quieres. Puedes irte de aquí cuando quieras.

_Confío en ti – sonrío y toco su rostro – Sé que tú me respetarás, pero tienes que entender algo Dimitri, yo soy alguien que está sucia por dentro y por fuera ¿Me aceptarías igual?

_Te acepto tal y como eres – frunce un poco el ceño y suspira – Aunque también es mi culpa que te sientas así. Si no te hubieran visto esa tarde conmigo, si no hubiera intentado besarte fuera del restaurante…

_Ya sé lo que paso esa tarde, pero – acuno su rostro con mis manos – Te aseguró que si tu no lo hacías lo iba a hacer yo. Esta conexión solo la he sentido contigo y no sé cómo evitarla o por lo menos controlarme.

_Cuando te vi en el pasillo ese día – sonríe y arregla un mechón de cabello detrás de mí oreja – Pensé que eras débil, te habías caído por chocar con el pecho de Lakur – ríe bajo y cierra los ojos.



Laczuly0711

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar