Alas de Cenizas

29. Los Recuerdos

Clara

            El chico de ojos claros era mi salvador, me encontraba sola en las calles buscando sobrevivir cuando él me encontró, mis padres me habían dejado, aún recuerdo como vi el cabello negro de mamá alejarse entre la multitud, pero incluso con mis gritos rogándole quedarse no lo hizo. Ella era cruel y no merecía mi cariño ¿Por qué me dejo en el lugar de los durmientes?

_ ¿Cuál es tu nombre?

            Miré al chico de nuevo regresando a mi realidad y solo logré recordar el nombre de mi madre ¿Qué más podría yo decirle?

_Claribel – digo entre el castañeo de mis dientes.

            Está haciendo mucho frío y la nieve tiene mi cabello todo mojado, no creo aguantar mucho más, soporté los días de calor pero el invierno era un nuevo horizonte.

_Me parece un nombre muy extraño para ti – sonríe y me coloca su chaqueta dándome el calor que hace mucho mis huesos no sentían  – Te voy a llamar Clara. Porque cuando te veo solo puedo apreciar la claridad del mundo.

_ ¿Y cuál es tu nombre?

_Dimitri Gardimor.

            Y así comenzó nuestra relación, una tarde de invierno, la tarde más larga de mi existencia, mi primera existencia. Con solo cuatro años me enamoré de Dimitri Gardimor, al principio solo era el amor de una hija a su padre pero cuando me volví una adolescente todo cambio.

            ¿Cómo no enamorarte de alguien tan atento como él? Era tan humilde y especial conmigo, era solo seis años mayor que yo, pero como en el amor no existe la edad, mi corazón no escuchó razón.

            La noche que lo perdí me sentía terrible, ya conocía a Samyaza, es un hombre cruel y no solo con su mujer, también con sus hijos, Dimitri incluido, nadie tenía preferencias para él… aunque con Drake había una excepción.

Fue el primer Gardimor ¿Cómo no sería el consentido del rey de los ángeles caídos? Estuve en las calles por un tiempo, luego me independice, hice mi vida, intenté estar con otro hombre, pero ningún amor era suficiente.

            Durante un tiempo escribí un diario, se lo dejaré a mi persona de confianza para que cuando sea el momento se lo entregué a Dimitri.

            El día que sucumbí ante la cuchilla de mi gran y único amor, sí, me dolió en lo más profundo de mi alma, pero yo comprendía que se haya equivocado, todos los hacen, seas durmiente o celestial.

Desde ese momento lo perdoné, pero conociéndolo… Se debe culpar de todo. Si estás palabras han sido recibidas solo significa una cosa: Dimitri logró terminar la maldición y yo… Estoy comenzando a recordar y la guerra entre el cielo y el infierno está a punto de comenzar.

~***~

Dimitri

            Esperé a que Clara se durmiera para comenzar mis movimientos por las ciudades, viajar con mis alas luego de la transición con Irtimid me resulta algo incómodo, pero era la única forma de llegar a Estrik sin que nadie note mi presencia.

– Alto allí – demandó el jefe de la milicia del cielo planeando frente a mí.

            Apreté los dientes observando a Miguel y detuve mis movimientos en un instante.

– Dimitri Gardimor.

– Miguel.

– Pensé que respetarías por lo menos las reglas del cielo – frunce el ceño e intensifica su luminiscencia para recalcar sus habilidades frente a mí – Es increíble lo mucho que puede cambiar un chico por una mujer.

– Sabes muy bien porque cambie – digo furioso ampliando el escozor de mis alas que se deshacen y vuelven a crearse con cenizas – Pero por lo menos yo no provoqué que un amigo perdiera sus alas para ser un simple mensajero.

            El arcángel Miguel. Uno de mis primeros amigos, como también fue el primero en traicionarme cuando notó que mis habilidades podían superarlo; yo podría brillar como lo está haciendo él ahora, con su armadura y espada en mano. Pero cuando los demonios arrancan tus alas de raíz toda tu gloria queda perdida en el espacio.



Laczuly0711

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar