Algo inesperado.

Capítulo 2. Conociéndote.

Al parecer tenía razón, una vez que llegamos a la escuela,  no me pasan por desapercibida las miradas de odio que me lanzan las chicas  al llegar acompañada de mi amigo, quizá solo quizá subestime un poco la atracción que el causa en ellas, aunque para ser sincera no sé qué es lo que ven en él, digo, no es feo, solo que a él no le va la personalidad de ser el chico malo que trata de aparentar, aunque le ha funcionado pues se ha liado con varias chicas de aquí, supongo que son las que casi me matan con la mirada, porque amigos, si en serio fuera realidad eso de que “Las miradas matan”, yo ya estaría tres metros bajo tierra.

 

El suele ser muy amable con migo, siempre que llegamos juntos, tiene la costumbre de dejarme en mi salón, excepto hoy, ya que tengo que ir a la oficina de la señorita Mari por mi nuevo horario. Estoy por llegar a su oficina, cuando de repente se escuchan algunos murmullos por el pasillo. Visualizo a Rosy, ella es mi mejor amiga desde que tengo memoria siempre nos hemos hablado, hace algún tiempo ella y Erick trataron de empezar una relación, pero no funciono, la verdad no sé cómo es que paso, ellos ni siquiera se gustaban.

  

-Amiga, ya viste aquellos bombones que acaban de llegar—me pregunta mi amiga Rosy señalando a la pequeña bola de estudiantes que se había juntado

 

-Hola a ti también—le respondo con algo de sarcasmo-- no, no me había dado cuenta, a mí no me parece algo interesante—No entiendo porque tanto escándalo por uno extraños, no pueden ser la gran cosa.

Estas loca!!, no sabes lo que dices, si los vieras, dejarías esos planes tuyos, y por fin saldrías con un chico—pareciera que se le zafó un tornillo, o de plano si se volvió un poco loca estas vacaciones.

 

-Nada me hará cambiar de opinión, además ellos no pueden ser tan interesantes como parecen—Parece que le causa gracia mi cometario, ya que me mira divertida.

 

-Bien veo que contigo no se puede, pero deberías darles el visto bueno, sobre todo al rubio de ojos azules, que esta para comerse—Responde Rosy con emoción en su voz

 

Fijo mi mirada en el pasillo, buscando a los susodichos que tienen vueltas locas a las chicas, realmente no logro verlos bien ya que los cuerpos de las demás personas, se interponen en mi campo de visión, cuando logro ver algo, localizo a tres chicos conversando con el director de la institución, al parecer les están dando una pequeña bienvenida, aprovecho el momento para mirarlos, y ojala no lo hubiera hecho, los tres parecieran ser sacados de una revista de play boy, digo, sé que tengo planes y que en mi lista no entran los chicos, pero por dios, no estoy ciega, y ellos sí que parecen dioses griegos.

 

-Tierra llamando a Lía—Al parecer me había olvidado de la presencia de mi amiga, ya que me está haciendo señas con las manos.

No pasa, nada, cualquiera puede perderse en sus pensamientos por un momento—Le respondo con algo de gracia, ya que obviamente no le voy admitir lo que pienso.

-Si claro cómo no, eso ni tú te lo crees—Me responde con una sonrisa maliciosa.

-Es mejor ir por nuestro horario, parecemos tontas aquí, además no querrás llegar tarde o sí?—Le digo con gracia, ya que la última vez terminamos, esperando fuera del salón por una hora.

-Ni que lo digas, mejor vámonos—Dice con un pequeño bufido de aburrimiento.

****************************************************

Una vez llegando al salón, tomamos el asiento una cerca de la otra, por lo regular nos gusta sentarnos en la parte trasera.

Una vez en nuestros asientos, Rosy y yo nos ponemos al tanto de lo que nos pasó en vacaciones, incluyendo de cómo Erick y ella terminaron saliendo, al parecer nuestra pequeña platica era interesante, porque no nos dimos cuenta del gran silencio que se instaló en el pequeño salón, al seguir las miradas de asombro que reflejaban los estudiantes, y de las miradas lascivas de las chicas, nos damos cuenta del porque sus reacciones, son ellos, los tres bombones del pasillo. No lo puedo creer, no puede ser posible que estén parados en la entrada de nuestro salón, miro a Rosy quien al parecer esta igual de embobada que las demás.

-Disculpa, este es el salón de economía de ultimo año?—Pregunta uno de ellos con una voz seductora.

-Ss Si —Responde con torpeza una de mis compañeras.

<<Al parecer sí que provocan mucho efecto en las personas>>



L.Serrano

#18382 en Novela romántica

En el texto hay: traicion, amor, amistad

Editado: 04.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar