Amalia

Capítulo 13

Vale, esto no me lo esperaba, Amón me está besando, yo no hago nada, estoy en shock, no sé qué hacer o qué decir, sencillamente me quedo estática, rígida como una tabla, ¡¿cómo me puede estar pasando esto?!, Amón termina el beso y yo lo miro con los ojos como platos, y no es para menos.

-¿Qué ha sido eso?, y no digas un beso, porque hasta ahí llego - le pregunto aún aturdida, él me mira con dolor, y yo me arrepiento de mis palabras.

-¿Lo entiendes ahora? - me pregunta triste.

-Sinceramente no, no entiendo nada - digo sincera, por lo que él agacha la cabeza y suspira.

-¿Por qué crees que te pregunté si te gustaba Carson?

-Ni idea, pero no creo que sea por celos como dijo el alpha Liam - lo vuelvo a mirar a los ojos, y entonces la cruda realidad me golpea - ¿es por eso?, ¿yo te gusto? - digo las palabras sin creermelas.

-No, no me gustas - dice y yo suspiro de alivio - te amo - otra vez me quedo en shock.

-Pero si apenas nos conocemos de un mes - digo aún en shock.

-Eso no importa - dice y suspira - mira, no sé cómo explicarlo, tampoco sé muy bien cuándo pasó, aunque sospecho que fue desde un principio, pero es así, me enamoré de ti, de tu sonrisa, tu alegría, tu peculiar forma de ver la vida, de todo, y cuando el alpha Liam me dijo que tú y Carson tenías pinta de gustaros, me di cuenta de lo que sentía por ti, y no pude evitar ponerme celoso.

-Pero si Carson y yo solo somos amigos y... - me pongo a pensar en lo que murmuró Liam - vale, ahora lo entiendo.

-¿El qué? - me pregunta Amón con el ceño fruncido.

-Hoy el alpha Liam murmuró algo de que pronto tú y yo no seríamos solo amigos, creo que él se dió cuenta de tus sentimientos y te dió un empujoncito.

-¿Entonces verdaderamente no te gusta Carson? - ruedo los ojos ante su pregunta.

-No, ya te he dicho que no - le digo algo cansada.

-¿Y yo?

-¿Tú qué? - él rueda los ojos y alza una ceja, a vale, eso - te seré sincera - digo y suspiro - es muy pronto para mí saber si me gustas.

-Entiendo.

Amón intenta levantarse y yo no se lo impido, veo como sale del despacho y desaparece de mi vista, quiero ir tras él, pero sé que necesita tiempo a solas, y creo que yo también lo necesito, todo esto me ha pillado de sorpresa, nunca imaginé que Amón se enamoraría de mí, no sé qué pensar, no sé qué hacer.

-¿Se puede? - dice alguien abriendo la puerta, miro y veo a Carson con una sonrisa, pero al ver mi cara y que estoy sola se pone triste - ¿qué ha pasado?

-Resulta que tu tío tenía razón - digo aún conmocionada - Amón está enamorado de mí - digo sin aún creérmelo.

-¿Y cuál es el problema?, ¿por qué esa cara?

-¿No lo entiendes? - pregunto mirándolo fijamente, él niega triste - para mí, Amón es mi amigo, no entiendo cómo pudo enamorarse, y menos tan rápido.

-Los licántropos somos así - me dice Carson intentando darme una sonrisa - el amor surge enseguida.

-Sí si es tu mate, pero no por una chica que no lo es, ambos sabemos que eso solo es atracción, vosotros solo amáis a vuestra pareja destinada - le digo confusa, triste y muchas más cosas.

-¿Sabes lo que son los agnes? - me pregunta serio.

-¿Eso no es un nombre de chica? - pregunto confundida.

-Sí y no - lo miro sin comprender - los agnes son como los mates, pero sin serlos, su amor es igual o incluso mayor que el de mates, se dice que la Diosa Luna elije a la persona perfecta para ti como mate, pero que si al final ve que se confundió, manda a otra persona para ser el amor de tu vida, te manda a tu agne, son pocos los casos de agnes, pero los hay - hace una pausa y me mira fijamente - tal vez tú seas la agne del alpha Amón.

-¿Aunque no sea licántropo?

-Aunque no seas licántropo, los agnes al igual que los mates no tienen porqué ser de la misma especie, deberías hablar con él.

Carson sale del despacho y me deja sola aquí, no me puedo creer lo que me ha contado, no sabía que existían otro amor para los licántropos a parte de los mates, pero aunque así sea, eso no tiene que significar que yo sea su agne, tal vez solo es atracción.

~No sé cómo explicarlo, tampoco sé muy bien cuándo pasó, aunque sospecho que fue desde un principio, pero es así, me enamoré de ti, de tu sonrisa, tu alegría, tu peculiar forma de ver la vida, de todo~

Las palabras de Amón se repiten en mi mente, ¿realmente es posible?, ¿realmente puedo ser la agne de Amón?, eso explicaría sus palabras, aunque no quita que sea una completa locura, un alpha y una híbrida medio humana medio demonio, no funcionaría.

~No, no me gustas, te amo~

Inconscientemente sonrío al recordar esa frase, la forma en que la pronunció, queriendo trasmitir que lo decía completamente en serio, que no era una broma o un juego, que realmente sentía lo que decía, nadie nunca me había dicho esas palabras, nunca antes alguien se había fijado en mí.

Recuerdo el beso que me dió, mi primer beso, no puedo creer que me quedé en shock en mi primer beso, el cual me lo dió Amón, ¿quién me lo iba a decir?, cuando le conocí me pareció un grosero, un antipático y un amargado, y ahora me estoy planteando si él puede ser el amor de mi vida, mi agne, suena bien.

Dejo de pensarlo tanto y salgo a buscarlo, algo me dice que será complicado, ahora mismo desearía tener el olfato de un licántropo para poder rastrear a Amón, lo único bueno, es que con mi velocidad demoníaca no se me hará tan eterna la búsqueda, aunque, es de noche, tal vez se haya ido a su cuarto, ¡genial!, sencillamente genial.

Busco por la mansión a una sirvienta, o a alguien que me pueda indicar el cuarto de Amón, solo espero y no se haya dormido ya, por favor, por una vez espero tener suerte. En eso veo al beta de Amón, Tony, es mi salvación, aunque obviamente no se lo voy a decir.

-¿Me puedes indicar dónde es la habitación de Amón? - le pregunto rápidamente.

-Hola a ti también.

-Perdón, hola Tony, ¿me puedes indicar dónde es la habitación de Amón?



AAACantabra

#269 en Fantasía
#212 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: licantropos, amor, demonios

Editado: 24.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar