Amante

Capítulo 7

Amanda Grates:

 

Al llegar a mi casa me sentía muy nerviosa, William me había traido a casa. Tengo miedo de que Mark se entere que lo engañe después de haver peleado con él, perohay algo en mi que no se arrepiente de ello ya que pase una increible noche con Will, pero ahora me siento sola y nerviosa, necesito que él este conmigo para apoyarme.

Caminé hacia la sala para recostarme un poco ya que estaba algo cansada por la noche de ayer, haber discutido con Mark siempre hace que me duela la cabeza. Recargué mi cuello en el respaldo del sillón cuando sentí unas manos acariciando mis hombros en círculos.

Me volteé haber de quien se trataba y noté que era Mark quien me daba un dulce masaje, en estos 3 años no me había dado un masaje.

—¿Con quien estabas? ¿Por qué no llegaste a dormir? —preguntó sentándose a lado mío.

—Tu no me das explicaciones cuando llegas al otro día, no tengo porque dártelas —me quejé.

—Estaba preocupado porque te fuiste con William —masculló.

—Si, me dio alojo en su departamento —me crucé de brazos.

—¿Pasó algo más? —cuestionó.

—No —mentí.

Los labios de Mark se acercaban a mi,pero yo no quería besarlo,no quería besar los labios que tanto deseaba volver a tener. Quisiera tener nuevamente los labios de William pero se que él solo me ayuda por los años de amistad que tengo con él, ya que es muy guapo para estar con una mujer como yo.

—¿Qué pasa? —preguntó.

—Tengo mucho sueño, iré a dormir —me levanté del silllón.

—Hoy no tengo trabajo, podemos ir al cine o a un restaurante —tomó mi mano.

—Lo siento pero yo tengo trabajo, de hecho tengo que ir en este momento a la oficina —lo evité.

—Podría llevarte y recogerte para ir a cenar —me interrumpió.

—No lo sé.

Evité el agarre de Mark para subirme a mi cuarto y comenzar a darme una ducha ya que tenía ganas de bañarme. Tenía razón William, tenía que hacer a un lado a Mark para que me hiciera caso, pero ahora que tengo su atención no la quiero tener más. 

Al salir de bañarme tomé una toalla para envolver mi cuerpo en ella mientras me sacaba mi cara con otra pequeña toalla color blanco. Necesitaba un respiro de esto, tal vez lo mejor es que pronto le pida el divorcio a Mark para que no tengamos problemas, él podrá hacer su vida con otras mujeres mientras yo pueda descansar de sus infidilidades por su parte.

Mientras cepillaba mi cabello con un peine la puerta del baño se abrío dejándome ver a mi esposo con una toalla envuelta en su cadera mientras dejaba su pecho descubierto. Ahora su cercanía me hacía temblar de los nervios.

Cuando Mark se acercó a mi él tomó mi cintura para acercarme a él. Sus manos se fueron a mis piernas mientras su rostro besaba mi hombro con sus labios.

—Vamos a tomar una ducha juntos ¿Te parece? —me miró por el espejo.

—Yo creo que lo mejor es que te la des solo, se me hace tarde para mi trabajo y no quiero llegar tarde —lo hice a un lado.

—Ahora ya no tienes tiempo para nosotros, siempre estas en tu trabajo —se quejó.

—Mark, varios días espere por ti en las noches y tu nunca llegabas —chillé—, amo el trabajo que tengo ya que siempre estoy aburrida en casa.

—Claro, siempre tienes tiempo para tu amigo William y cuando yo quiero de tu tiempo ¿Qué haces? Me ignoras —exclamó.

—Tengo que ir a trabajar Mark, quieras o no, jamás te he puesto peros cuando vas a fiestas tu solo con tus compañeros, así que por favor dejame —me quejé.

Salí del baño enojada por el hecho de que Mark si puede tener aventuras, pero una que es mujer no puede. No me importa dañar a mi esposo como el lo hizo conmigo, al final todo se paga con la misma moneda. No quiero estar con alguien que en algún momento cuando ya nole atriaga lo suficiente se vaya con otra solo por el hecho que ya no sea como antes.

Saqué la ropa de mi closet —una falda rosa con un sueter gris claro—perfecto para este clima de hoy. Me cambié rápidamente antes de que saliera Mark de bañarse ya que no quería que me viera desnuda nuevamente. 

Al estar lista le envié un mensaje a William diciendo que ya iba en camino para que no se preocupara por mi cuando salío Mark con un boxer. No tenía ganas de seguir peleando con él, tal vez más tarde podriamos arreglar las cosas o hablar.



Violett

#28140 en Novela romántica
#4632 en Chick lit

En el texto hay: infidelidad, amor, amante

Editado: 01.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar