Amor de contado

Capítulo 3

Sophie:

 

Ian me llevó a la entrada de la casa para que la viera mejor, ya que decía que no era lo mismo de día y de noche, no me imaginaba vivir en esta casa sola, ya que Ian y Daniel están separados y no se juntan, si así es la vida de ricos, prefiero ser pobre.

—Bueno está es nuestra casa principalmente —dijo Ian enseñándome la casa.

—Es bonita, pero si es muy grande, estarían muy separados todos ¿No?

—Cada quien es independiente, aquí nadie le importa a nadie.

Es muy hermosa la casa de ellos dos, es triste saber que ellos dos se llevan mal gracias al matrimonio de sus padres, bueno, ni uno tiene la culpa.

Ian me agarró la mano y me dirigió adentro, me empezaba a enseñar todo, todo era muy lujoso y moderno, pero yo pensaba de que te servía tantas riquezas si no tenías con quien compartirlas o gozarlas, si yo tuviera dinero, solo desearía que mi familia no hubiera muerto.

Me llevó a la sala Ian, muy lujosa, pero solo para dos personas, que desperdicio. Después al baño principal, ni sabia que había baños segundos, terceros, cuartos o quintos, bueno cada quien nombra los baños como cada quien quiere. Después me guío al mini bar que tenían, parecía que tenían todo en esta casa, tenían empleados por todos lados, limpiando, sirviendo comida, lavando la ropa, pintando, lo que sea, era sorprendente. Atrás del bar, estaba la cocina, a la cual ya había conocido, la casa parecía un laberinto, escaleras por aquí, escaleras por aya, habitaciones arriba y abajo, de un lado a otro, las paredes eran inmensas de colores oscuros y fuertes. Subimos otras escaleras, lo único que faltaba aquí era un ascensor, porque de tantas escaleras ya me habían cansado, no sé cómo le hacen las personas de limpieza para subiré y bajar rápidamente.

—¿Te gusta leer? —preguntó Ian.

—Si, me encanta.

—¿Qué libros te gusta leer? —cuestionó.

—Romance más que nada ¿A ti?

—Suspenso, un poco de romance, tristeza, terror o lo que caiga es bueno, si te gusta leer te va a gustar este lugar.

Ian abrió una puerta y esta una mini biblioteca. Me pregunto si a Daniel le gustaría leer.

—Ahora, cuando tengas algún problema con Daniel, solo ven a mi cuarto te lo enseñaré, cualquier cosa, ya sabes dónde estoy y él no te podrá hacer nada —dijo Ian.

—No pienso quedarme mucho tiempo aquí —pensé en que sería de mí si me quedara aquí más de un día.

—Quien sabe, todo puede suceder.

Me guío hacia otra puerta donde suponía que era su cuarto, entramos, era gigante, bonito y enorme.

—¿Te gusta? —preguntó Ian.

—Es genial, muy lindo —exclamé.

—Ven, hay un lugar donde siempre estoy mal voy ahí, ese lugar es de Daniel y mío.

Bajamos nuevamente las horribles escaleras, salimos de la casa y caminamos un par de pasos y subimos otras escaleras. Nos sentamos en un sillón.

Empezamos a hablar de cosas sobre nosotros, bueno más de mi, ya que él insistía en saber de mí, no tenía mucho que decir, ya que no era importante yo, él hizo que trajeran un par de copas para tomar, cuando el vino había llegado, el tomo las dos copas, una me la dio a mí y otra se la quedó él.

—Pensé que te dije que te quedaras en la casa —oí una voz detrás de mí.

Nos volteamos y era Daniel, él se acercó a mí y se sostuvo, me levanto de sillón, después me puso detrás de él.

—¿Qué haces con ella? —preguntó Daniel muy enojado.

—Tu puedes traer a prostitutas aquí y yo no digo nada, pero solo invito a una chica a tomar una copa, ya me estás regañando —dijo Ian levantándose del sillón.

—Solo que yo la traje y con quién debe de estar es conmigo, no contigo.

—Tu te fuiste y yo solo le hice compañía —respondió.

Daniel me agarró de mi muñeca, me bajó las escaleras, ya casi me caigo, después Ian detuvo a Daniel. Él no le hizo caso y me condujo directo a la casa, subimos las escaleras, oía la voz de Ian gritar el nombre de Daniel, entramos a mi habitación y estaban las bolsas tiradas en el suelo.

—¿Él te llevo de compras? —rompió el silencio.



Violett

#4281 en Novela romántica
#1015 en Chick lit

En el texto hay: romace, comprada

Editado: 01.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar