Amor de contado

Capítulo 11

Sophie:

 

Daniel me miró unos segundos, su mirada era de enojo o frustración, no aguante la mirada visual demasiado tiempo y mejor volteé la cabeza hacia el lado derecho. Daniel se levantó de encima de mí y se sentó en la orilla de la cama, gracias a Dios que Tim llamó porque o si no, no sé dónde estaríamos ahora.

—¡Daniel! —gritó nana.

—¡Hay voy! Solo dame un minuto —respondió Daniel.

Me enderecé un poco y me levanté el cierre de mi vestido y me traté de levantar cuando Daniel me tomó de la mano.

—Si intentas algo, vas a ver las consecuencias, así que por tu bien no estés planeando algo —dijo apretando mi muñeca.

—Te juro no sé qué hace aquí, no lo he contactado y ¿Me puedes soltar? Me estás lastimando por favor señor, me duele —dije mirando mi muñeca.

Daniel soltó rápidamente mi muñeca, me tomó de la mano con delicadeza, me dio un beso en mi mejilla y me miro.

—Perdón —se disculpó él.

Bajamos a la sala donde estaba el teléfono, pero al entrar ahí vimos que no había nadie en el teléfono, si no que estaba Tim en persona en la sala.
Daniel apretó mi mano nuevamente, era como si tratara de formar un puño, pero gracias a mi mano no podía. Tim se acercó a mí y me abrazó, yo le correspondí con mi otra mano.

—Oh Sophie, que bueno que estés bien, te he extrañado tanto —dijo abrazándome muy fuerte.

Tim era de la misma estatura de Ian y Daniel y creo que también tenía la misma fuerza, aunque él ya tuviera 50 años, se veía de unos 45.

—¿Qué haces aquí? Eso no venía en el contrato acordado —dijo Daniel muy molesto.

—Necesito hablar con Sophie, si no te molesta voy a hablar con ella y en el contrato decía que yo podía verla cuando quisiera y lo firmaste —dijo Tim tomando mi cintura.

—¿Qué contrato? —pregunté.

—Ve con él, solo diez minutos —dijo Daniel.

Daniel se fue a la cocina y nosotros fuimos a la sala, nos sentamos en el sillón más chico, él tenía una mochila que era mía, me sentía tan feliz de ver a alguien que conocía. Tim fue como un padre cuando mi familia se murió, él siempre se preocupo por mí en el bar y siempre tenía miedo de que alguien me pidiera comprar, me ayudó a mudarme con su novia, me dio dinero para empezar mi vida, fue muy amable conmigo.

Tim se acercó y me volvió abrazar tan fuerte como podía, pero nivelaba su fuerza para no lastimarme, yo le correspondí el abrazo.

—Te extrañado tanto Sophie, perdón por no buscarte cuando te fuiste, pero, tenía miedo que me odiaras por venderte —dijo Tim agarrando mi mano.

—No te preocupes, firme un contrato y sabía que tarde o temprano iba a pasar esto —le regalé una sonrisa.

—Pensé que me iba a despedir de ti, pero cuando fui a la casa de Sasha me dijo que te buscó por todas partes y no estabas, deducimos que él te había traído, pero no sabía dónde vivía, me tardé una semana en encontrarte, pero valió la pena y me alegro que estés aquí, bien, salva y salva ¿Te ha hecho algo Daniel? Traté de que no te llevará, le hablé mal de ti, pero no creo que lo detuviera.

Ahora lo que me daba más felicidad de todo el mundo es que Tim me sacó del momento romántico que estaba pasando con Daniel, bueno si a eso se le podía decir romántico.

—Bien, entre lo que cabe, no me ha pasado nada malo, la gente de aquí es buena conmigo menos Daniel ¿Qué haces aquí? —dije emocionada.

—Ya te dije que quería ver cómo estabas, le prometí a tu papá que te iba a cuidar con mi vida y no lo cumplí de todo, te iban a comprar otros dos hombres por más dinero, pero con ellos ibas a tener una vida terrible, así que decidí venderte a Daniel, él era tu mejor opción, no quería que te pasara nada Soph y quiero encargarme de que estés bien.

Al parecer Tim sonaba muy sincero en estas cosas, al parecer se pusieron de acuerdo Daniel y él para decir que Daniel era mi única opción.

Tim abrió la mochila, sacó un pañuelo y lo empezó a desdoblar con mucho cuidado y delicadeza.

—Te traje unas cosas de tu cuarto necesarias para ti —dijo Tim dándome un collar.



Violett

#2973 en Novela romántica
#763 en Chick lit

En el texto hay: romace, comprada

Editado: 01.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar