Amor de contado

Capítulo 16

Sophie:

 

La respiración de Noah estaba muy cerca de mi lo cual hacia que me pusiera nerviosa. No podía dejar de mirarlo a los ojos ya que eran muy cautivos.

—Yo solo queria que te quedarás un poco más aqui conmigo —dijo con una voz nerviosa.

—Me tengo que ir antes de que Daniel se de cuenta que estoy contigo Noah, no soy una cualquiera como lo piensas, pero no puedo contarte la verdad —confesé.

—Por algun motivo siento que eres diferente, se que no eres una cualquiera como lo era Moon, eres muy linda —dijo acariciando mis mejillas.

—Gracias, pero me tengo que ir Noah, Daniel se pondrá enojado si no llego con él —hablé.

—No entiendo que es lo que sucede contigo, pero haré lo imposible por descubrir que es lo que sucede en tu vida y te juro que te ayudaré —me miró con una mirada oscura.

Me despedí de él con un beso en su mejilla para poder salir de su oficina cuidando a que nadie me viera, ahora tenia que ser muy cuidadosa ya que cualquiera me puede ver con Noah, Daniel o Ian y no quería problemas con nadie.

Cuando iba saliendo del piso de donde se ubicaba Noah vi que venía Daniel a mi dirección con un rostro de preocupación y no muy amigable. Al verlo así me quede quieta hasta que él llegara a mi lado sin ti acercarme a él.

—¿En dónde estabas? Pensé que habías escapado —me tomó de la cadera.

—Tu me dijiste que saliera Daniel, te recuerdo que me obligaste a irme de tu oficina —hablé.

—Tengo una junta en 10 minutos y no sé qué hacer contigo —se removió su cabello.

—Puedo ir a casa —sugerí.

—No, te dejaré en mi oficina pero no quiero que escapes Sophie, si escapas te juro que te voy a encontrar —me miró.

—Déjame seguir recorriendo el edificio, no quiero estar sola en tu oficina —pedí.

—Solo no hagas nada Sophie —me advirtió.

—Te lo juro.

Daniel me miró para después darme un asentimiento con su cabeza lo cual me alegro mucho. Después me dio un beso cerca de mis labios para que después él se fuera dejándome sola en el piso 10.

No sabía que iba a hacer durante Daniel estuviera en su gente. No iba a quedarme en una aburrida oficina, tal vez tuviera miles de cosas el despacho pero jamás sería feliz.

Caminé hacia adelante con la mirada abajo cuando choqué con un cuerpo.

—La junta dura 2 horas, tal vez podamos comer juntos —me dijo Noah.

—Daniel me mataría si supiera que salí del edificio y más contigo —susurré.

—No tiene porque enterarse, así que vamos y podré descubrir más de tu al igual que tú de mí —me sonrió.

—Esta bien, pero no tengo dinero para comprar —suspiré.

—No te preocupes, yo te invito, pero vamos —me tomó de las manos para caminar.

—Espera —lo detuve—, ¿Tú no irás a la junta? —pregunté.

—Creo que hay cosas más importantes.

Sonreí ante esa respuesta. Noah tomó delicadamente mi mano izquierda para salir del edificio. Solo espero que Daniel no me descubra.

Ian:

 

Me encontraba en mi habitación arreglándola, esta noche quería hacerle una cena a Sophie ya que sabía que Daniel iba a salir en la noche con su padre y obviamente no iba a llevar a Sophie.

Quería darle a Sophie una cena romántica ya que le iba a proponer huir del país nosotros dos. Quería ser feliz con ella y no iba permitir que nadie me apartara de ella y mucho menos que un hombre que solo la ha maltratado.

Estaba ordenando todo cuando oí unos toques en la puerta pidiéndome que pasara, lo cual yo acepté haciendo que entrara nana por mi puerta.

—¿Podemos hablar Ian? —preguntó nana.

—¿Sobre qué? —espeté.

—Quiero lo mejor para tu hermano Ian, él jamás ha sido feliz y con Sophie lo miro contento —comentó.

—¿Y qué hay de mi felicidad? Amo a Sophie y ella a mí, no amara a Daniel, piensa también en a felicidad de Sophie, di lo que quieras nana pero yo no dejaré jamás a Sophie y ya estas advertida —gruñí.



Violett

#2999 en Novela romántica
#768 en Chick lit

En el texto hay: romace, comprada

Editado: 01.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar