Amor de media noche

Capitulo 2

Era un día medio raro, había amanecido nublado y llovía entre ratos, sin embargo me aliste para acudir salir de casa e ir a la escuela.

Ese día no me sentía del todo normal, no sabía si era por las sensaciones que había tenido un día anterior o por haberme quedado despierta la mayor parte de la noche tratando de recordar, lo que si tenía y muy presente era el dolor de cabeza que en ese momento estaba sintiendo, me puse unos lentes negros para que el sol no fuera a afectarme más  y me apure a llegar a la escuela encontrándome con Samuel y maría en esta.

—Hola Sofía como amaneciste hoy— pregunto maría apenas me vio.

—pues siendo sincera no muy bien, es como si hubiese dormido y a la vez no, no sé si entiendes— en realidad no había dormido casi nada, pero tampoco lo diría para evitar el muy probable regaño que me esperaba si llegaba a mencionar algo.

—o claro que si suele pasarme a veces, antes de que lo olvide hoy tenemos que hacer unas actividades de química, habíamos decidido ir a la biblioteca saliendo de la escuela, iras con nosotros—maría me quedo viendo esperando que le diera una respuesta.

—tal vez otro día, no me encuentro de mucho humor preferiría ir a casa saliendo de aquí—y es que en ese momento lo único que mi cuerpo estaba deseando era regresar a casa y acostarse a dormir.

— está bien en otro momento será.

Pasamos toda la mañana yendo de una clase a otra, mi dolor de cabeza parecía haber mejorado un poco pero aun podía sentir como mi cuerpo me pedía a gritos un descanso.

Camine hacia la parada del autobús esperando que no tardara mucho en Pasar ya que parecía que muy pronto llovería, aun no lograba entender como un buen día había pasado a ser un día nublado y lluvioso, estaba tan absorta mirando el cielo que no sentí el momento en que una persona se poso detrás de mí.

Su calor provoco un escalofrió en todo mi cuerpo voltee a verlo encontrándome con la mirada de ángel sobre mí.

—Parece que lloverá pronto — dio unos pasos alejándose un poco de mi.

No sé porque pero seguía sintiendo esa sensación de que a este chico yo lo conocía de algún lado.

—Si eso parece — dije volviendo a ver hacia el cielo.

—esperas el camión, puedo llevarte si gustas traje carro así no tendrás que esperar.

»Soy ángel por cierto — estiro su mano hacia mí en forma de saludo.

—Si ya sabía vamos en las mismas clases, yo soy Sofía — mencione aceptando su saludo.

—si tienes razón, te eh visto en las clases llamas mucho la atención ahí.

No supe como tomar su comentario, pero justo en ese momento se acerco el camión así que voltee para despedirme y así poder irme.

—gracias por ofrecerte a llevarme pera ya viene el camión, nos vemos luego.

—si claro, adiós.

Y con eso nos despedimos yo subiendo al camión y el caminando hacia el estacionamiento.

Al llegar a la casa deje todas mis cosas y me dispuse a cambiar a mi pijama favorita lo único que quería era dormir por un largo rato y al menos así lo hice pero no por el tiempo que había pensado ya que un sonido extraño me despertó.

Algo no dejaba de sonar y al estar en un estado entre dormida y despierta no  lograba identificar de adonde llegaba ese sonido hasta que por fin pude despertar y percatarme que aquel espantoso sonido no era más que el tono de mi celular anunciando que alguien estaba llamando.

Al tomarlo pude percatarme que se trataba de maría mas no pude alcanzar a contestar ya que esta colgó, igualmente pude observar que tenía un mensaje de un número desconocido al cual por el momento no le preste mucha atención.

Le devolví la llamada a maría y espere a que respondiera pero no contesto a la primera llamada, eso era algo rato ella siempre estaba con el celular a la mano, así que volví a marcar y esta vez respondió

—hola maría disculpa por no contestar me quede dormida

—si no te preocupes solo era para recordarte que habías quedado mañana de acompañarme a ver los vestidos para fin de curso.

Ya había mencionado que mi amiga era un poco desesperada, pues se los rectifico apenas estábamos a mediados de curso pero ella ya quería ver vestidos de graduación

 —si claro que me acuerdo — era una grandísima mentirosa, lo último que mi cabeza recordaba era el tener que ir a probarme vestidos.

bueno nos vemos mañana bonita, descansa.

Después de despedirnos abrí el mensaje que marcaba con un número desconocido, este lo unido que decía era hola podría decir que era extraño pero las personas siempre se confundían al momento de escribir algún numero en especial cuando eran de teléfono.

Procedí a contestar para avisarle a esa persona que no tenía su número y que tal vez se había confundido, pero la persona al otro lado del teléfono no respondió así que pensando que no respondería baje a comer algo, por la ventana de la cocina pude observar que ya se había echo de noche al parecer si había dormido por un buen rato.

En la nevera pude encontrar cosas nuevas, esta se encontraba casi llena lo que me hacia imaginarme que mis padres habían estado aquí, preparándome algo de comer decidí salir al balcón de mi cuarto a comer, me encantaba pasar tiempo ahí ya que podía ver las estrellas en el cielo por la noche y respirar del aire fresco que lograba llegar hasta ahí.

Me encontraba disfrutando de mi deliciosa cena cuando el celular volvió a sonar, al prenderlo pude observar que se trataba de un mensaje del mismo número desconocido.

Desconocido: Ángel

Eso era lo único que decía el mensaje, al menos ya no era un número desconocido ahora ese numero podría tener el nombre de una persona al lado aunque no dejaba de intrigarme el cómo había conseguido mi numero.

Ángel: será que puedas salir un momento.

Me extraño leer ese mensaje, ¿Por qué querría el que yo saliese de mi casa? Espera un momento ¿la sabia donde vivía? ¿Se encontraba el en este momento allá afuera?



Brendau

#2780 en Thriller
#1569 en Misterio
#1131 en Suspenso

En el texto hay: traiciones y mentiras, amor sexo, muertes dramas

Editado: 13.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar