Amor Inconcluso

CAPITULO XLVII

Ya llevo 3 semanas en la clínica, muchos dirán es un montón de tiempo y si, pero el doctor y mi familia querían asegurarse de que no vaya a tener una recaída y más por el clima que está muy frío últimamente, entonces para no correr el riesgo de que yo no me quede en casa decidieron tenerme acá encerrada.

He podido hablar más con Jhoan y conocernos un poco más como pareja, el pobre se ha quedado cada noche en la clínica cuidándome, ya que estamos en Lica entonces le dijo a mi mamá que él se quedaba para que ella no se desgatara con tanto viaje, ella al principio se negó pero después le dije que yo estaría bien que no se preocupara y que le diera mis saludos a mi hermano, aunque todos los días me llama más o menos cada 3 horas.

Ían ha venido como 2 veces más después de nuestra primera charla y hemos podido sanar heridas que ambos nos habíamos provocado, ya no hay silencios ni momentos incomodos, lo veo más relajado al hablar con Jhoan, eso me alegra porque a ambos los quiero en mi vida y no me gustaría que se presentarán malos entendidos; Ían me pidió que cuando saliera de la clínica lo acompañara a una sesión ya que su terapeuta desea saber mi versión de las cosas para poder dar una nueva ruta a su tratamiento, porque al nosotros perdonarnos se abre una nueva etapa en su recuperación, como que él no se vuelva de nuevo dependiente de mí y mis decisiones.

-Hola Amor- entra Jhoan al cuarto y me da un beso

-Me quiero ir ya cariño, estoy aburrida extraño mi cama mi almohada- hago un mohín  y el me muerde mi labio inferior- amor dí que ya estoy bien

-Sabes que nada te niego, pero aún te falta algunos días, porque tú eres una desobediente y no queremos que te pase nada, ya no puedo soportar verte de nuevo como te ví en ese momento se me paralizó todo-agacha la cabeza y sé que se está acordando de lo sucedido, le tomo la cara entre mis manos

-Olvida eso, no va a volver a pasar, voy a cuidarme y me quedaré en este encierro hasta volverme viejita- nos reímos ambos- Pero apenas salga me compraré una hamburguesa con papas, y un helado de brownie

-Lo último si no podrás, porque el doc dijo que nada de alimentos fríos por un tiempo largo, pero te tengo una noticia buena, a eso venía

-Osea que hoy solo viniste por la noticia buena y no por mí- hace cara de pensativo y yo le doy un manotazo- sabes que vete-

-No te enojes amor, sabes que vengo todos los días a todas horas por ti- me da un beso lleno de deseo y amor, me dejo llevar por ese beso que es muy distinto a otros, tal vez porque siento que nuestra relación madura cada día, muerdo su labio y el gime, lo que hace que mi estómago sienta un batallón de monos saltar en él- viste que solo te amo a ti

-Eso me parece genial, pero dime la noticia

-Pues que hablé con el doctor y te dará la alta antes de la ceremonia de grado para poder que asistas- me lanzo sobre él y lo abrazo fuerte, le doy besos en toda su cara- para pero sólo si haces caso a todo lo que él te indique esta semana que te falta y de los cuidados que tendrás después de tu salida.

Esa noticia me ponía feliz, osea ya podré salir y además ir a mi ceremonia de grado, por fin todo estaba bien, Jhoan se quedó toda la tarde conmigo charlando y haciendo reír, para que no me aburriera tanto en la clínica, siento tanta felicidad que me da miedo pero viviré cada día como el último sin importar lo que suceda creo que soy más fuerte a la Ekaterina de hace un tiempo atrás, todo lo que venga lo tomaré como cuando uno maneja una motocicleta y es una curva a la vez.

Por fin llega el día anhelado por mí y es el de mi salida, por fin podré estar en mi cama con mi ropa y no con la de enferma, lo que si me tiene confundida es la actitud de Jhoan ha estado más apegado a mí y como más nostálgico, por más que le pregunto me dice que todo está bien, que no es nada, pero sé que me quiere decir algo pero no se anima.

-Dime amor que tienes, crees que no me doy cuenta como te estás comportando

-No es nada, solo que ya no te tendré para mí solo y eso me da nostalgia-

-Haré como que te creo, pero sé que esa no es la razón, espero por el bien de ambos que tú me la digas- apenas le digo volteo a mirar por la ventana un poco enojada, espero que lo que me deba decir me lo diga él para que evitemos malos entendidos, ahora me concentraré por recuperarme y volver a mi vida normal.



ALDANA

#22848 en Novela romántica
#8586 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, chica fria, locura y asesinatos

Editado: 11.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar