Amor Sobre Polvo de Ladrillo

Día Quince

II

 

Poder recorrer la ciudad caminando es algo más que imposible. No pude negarme a firmar autógrafos a los que se nos cruzaban en el camino, por lo que tuve que llamar a mi hermana para que se acerque con mi vehículo. El tiempo vale oro y estamos a un par de horas de la final de hombres, Aún no almorzamos y mi estómago pide alimentarse. Nos retiramos disculpándome, pero mi cuerpo apenas soporta su propio peso como para mantenerme de pie... No estoy dramatizando.

 

- Estás muy callada.- Gonzalo rompe el silencio y trato de no desviar la mirada del camino- ¿Ocurre algo? ¿No te gustó la cita?- mi respiración se entrecorta al raíz del contacto de su mano en mi muslo derecho.

 

- Solo quiero llegar a un restaurante y alimentarme con lo que pongan delante de mis ojos.- suspiro y mi estómago ruge- Ahora sabes el motivo.

 

- ¿Qué te parece si rompemos la rutina?- lo miro de reojo que señala un Mc Donalds a unos minutos y desacelero- Sabía que no me ibas a fallar, llevo tiempo con unas ganas de comer una hamburguesa. Ramiro me tiene cansado con el de no alimentarme con comida chatarra.

 

- No se va a enterar...- disminuyo la velocidad y giro hacia la izquierda, al estacionamiento del local- También llevo tiempo de no comer una buena hamburguesa con papas fritas. Ya lo estaba extrañando.- beso su mejilla. Desciendo del vehículo en busca de la silla de ruedas y se acomoda en la misma.

 

Muchos padres han consentido a sus hijos al traerlos aquí, más un domingo en el que disfrutas del día libre de trabajo. Tanto ellos como los empleados nos reconocen y me sorprende que me reciban con aplausos. Las manos de Gonzalo acarician las mías que se aferran a sus hombros... Nunca me imaginé este reconocimiento, ser aceptada por el público francés. No hago más que agradecer mientras lo llevo a una mesa vacía, le pregunto lo que quiere y me dirijo a la caja para pedir la orden. Dos cuarto de libra, dos fritas y un vaso de coca cola es lo que pido. Venimos por el mismo objetivo: quitarnos las ganas de alimentarnos de lo prohibido. Ya con la bandeja en mano vuelvo a la mesa y me acomodo a su lado, por lo que su brazo derecho rodea mi cintura y almorzamos en silencio. Antes de retirarnos, nos sacamos fotos con algunos clientes. Si, incluso Gonzalo. La gerencia también hizo de las suyas y junto a los empleados obtuvieron una foto. Les agradecí por el trato y nos retiramos.

 

Recorrimos la gran ciudad por más de una hora, perdiéndonos entre las avenidas y pasajes sin salida. En algún que otro momento estacionaba a un lado de la calle porque no aguantaba la corriente que recorría mi cuerpo cuando su mano acariciaba mi muslo o mi brazo, excitándome hasta perderme en todos los sentidos. Mis labios se estampaban en los suyos, saciándome de él pero me frustra porque en vez de satisfacerme, necesitaba más.

 

 

 

Encuentro un estacionamiento libre y lo ubico antes de que otro ocupe el lugar. Mis labios se unen a los suyos antes de descender del vehículo. Abro el baúl para saca la silla de ruedas cuando un par de manos me quitan la misma y lo abre. Levanto la cabeza para sorprenderme de reconocer a quien me está ayudando: Jimmy Hahn. Su cabello rojo, las pecas en su rostro que tanto lo caracteriza y sus ojos verdes es lo primero que veo. He tratado muy pocas veces con él, en los torneos nos cruzábamos ocasionalmente y nunca pasamos de un saludo. Su bolso raquetero lo lleva a su espalda y ya se encuentra preparado para salir a la cancha. Me acompaña hasta el asiento de copiloto y mover a Gonzalo desde el vehículo a la silla.

 

- Muchas gracias.- le digo en ingles cuando controlo que mi acompañante esté seguro.

 

- No hay porqué.- mira a Gonzalo y le estrecha su mano- Un gusto conocerte en persona Gonzalo, soy Jimmy Hahn...

 

- Sé quien eres.- le interrumpe ¿Celoso? Mis ojos dejan de observar sus manos para mirar a Gonzalo que tiene su mandíbula tensa y levanto la mirada para encontrarme con que Jimmy no deja de mirarme con una sonrisa- Un gusto pero, ¿Cuanto falta para que comience el partido?

 

- Aún falta media hora.- se encoge de hombros y frunzo el ceño al ver que no desvía su mirada de mí- Por cierto, felicitaciones por lo de ayer. Espero tener la misma suerte...

 

Lo gracioso es que es cierto lo que dice. Mientras el año pasado me había encerrado en mi frustración por no ganar, Jimmy pasó por la misma situación que yo, perdiendo con el mejor del mundo e inalcanzable de ganar. Es una gran frustración el poder ganarles a todos los que se te cruzan en el camino, con la gran ilusión de poder pasar por lo mismo ante el mejor clasificado, es quien frustra el objetivo después de esforzarse por dos semanas para llegar a la final. No creo que él tuviera ese bajón por no ganar el torneo de sus sueños.

 

- Si le pude ganar a Garceran, vas a tener las agallas de ganarle a Thompson.- lo aliento- Gonzalo era mi favorito a ganar de no ser por la mala suerte de trabarse las ruedas.- se me viene a la miente Giovacchino y siento odio hacia él... No sé como pude hacer amistad con personas como él y Giovanna. Los quito de mi mente- Pero el año siguiente se puede llegar a dar.



mdelmeza

#27971 en Novela romántica
#10626 en Joven Adulto

En el texto hay: suenos, amor, discapacidad

Editado: 01.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar