Antes de Esta Vida

10. Acciones Desesperadas

Lograron conseguir la dirección y se encontraban delante del lugar, juzgando un poco como era todo por fuera y al menos a Luck no le provocaba confianza.

— ¿Estás segura de que es este lugar? —preguntó Luck algo incrédulo. — Es que... Se ve un poco... — Divago un poco... Pero se vio interrumpido por Danna antes de acabar.

— ¿Qué? No está mal, se ve normal. ¡No te quejes! — Chilló. Sus nervios le estaban jugando una mala pasada y no podía evitar sonar como un gatito asustado.

— Esa es la razón, se ve muy normal. Nadie diría que este es el hogar de una «bruja». — hizo muchas comillas con sus dedos para demostrar la poca fe que tenía puesta en esto de la brujería.

— Pues yo me alegro de que sea normal y no se vea como una casa embrujada. — comentó Danna. — Entremos rápido, Luck. Hace mucho frío afuera. — se animó ella a dar el primer paso dentro del patio para llegar a la puerta de la mujer.

Luego de Danna siguió Luck quien aún no soportaba la idea de estar ahí; a punto de pedir ayuda a una supuesta «bruja» ¡Esto iba en contra de todo en lo que creía!

Danna fue quien tocó el timbre y quien de nuevo dio de nuevo el primer paso al abrirse la puerta delante de ellos.

Una mujer alta, atractiva y de apariencia imponente abrió la puerta.

No podía ser ella ¿Verdad? ¿Dónde estaba la típica mujer vieja, de cabello despeinado, bajita, con una figura física horrible y de apariencia espantosa? No, no podía ser ella ¿O sí?

Danna titubeo un poco ante una figura tan imponente pero al final si pudo formular su pregunta. — Buscamos a la señora Turner... ¿La conoce?

— Soy yo. — no tardó en contestar aquella mujer.

Luck Brown. — ¿Usted es la viej-? — preguntó de forma grosera e impulsiva pero siendo callado a tiempo por la intimidante mirada de la desconocida.

— Es decir... Perdón por la descortesía. Mi nombre es Danna, ¿Usted tiene alguna idea de por qué estamos aquí?

— ¿Esa pregunta...? Estás probándome ¿Verdad? — Caminó hasta su sofá y se sentó mientras seguía diciendo lo que creía que tenía que decir. — Me lo preguntas para saber si soy o no soy lo que prometo.

— ¿Ella solo es inteligente o es una «bruja»? — se preguntó en medio de un murmuro para si mismo sin que nadie lo escuchara. Luego de unos pocos segundos se sintió tonto al siguiera tomar en cuenta la segunda opción ¡Es ridículo! — No es nada relevante, cualquiera podría deducir algo tan simple. No creo que sea una pregunta poco frecuente a una autodominada «bruja», seguro te han preguntado cosas similares en múltiples ocasiones. — comentó ante ella mostrando lo escéptico que se encontraba respecto a ella.

La mujer tomó un cigarro de los muchos que tenía en su mesa frente al sofá y lo encendió con un encendedor ordinario que al igual que el cigarro se encontraba encima de la mesa. Mientras lo fuma pensó un momento y comentó una frase corta respecto a Luck.

— Admito que eres inteligente. — Dejó soltar el humo antes de sus próximas palabras. — Fórmulaste una pregunta simple que te llevaría a descubrir si solo soy una vil mentirosa. Eres un chico interesante, me agradas y con eso ya resolví tu duda, Luck. — dejó de mirar el techo para en un parpadeo mirar solamente a Luck.

— Increíble, ¡Descubrió lo que pensabas! — exclamó Danna totalmente anonadada.

— Admito que esto es sorprendente. ¿Eres una bruja? ¿O ya te dijeron esto de ante mano? — siguió dudando de ella y poniéndola a prueba. — No planeo ni hablarte de por qué estamos aquí si no nos pruebas que eres lo que dices.

— Un escéptico. Debes tener una razón de peso para estar aquí encontra de tus creencias. — fumó y dejó escapar el humor en el lapso de tiempo que se quedó callada. — Vaya, vaya. Qué interesante.

— Entonces, ¿Nos demostrarás que eres una bruja o nos vamos? — insistió Luck.

— Bien, bien pero hay algo que no entienden. No soy una bruja, me vendí así pero en realidad no sé lo que soy y no me parezco en nada a lo que piensan. Probablemente no haga mucho se lo que quieren. — aclaró.

Luck Brown. — O sea, eres una farsa en pocas palabras.

— No es eso, es que tengo una «especialidad» por así decirlo. Mi especialidad son las almas, yo solo trabajo con las almas ¿Entienden? Veo el alma de las personas. Gracias a mi poder de ver almas pude saber que eras hombre, aunque el hecho de que sé tu nombre es porqué lo oí. Fuera, en la entrada hay una camara junto con micrófono para saber quien llama y que quiere sin la necesidad de salir. Así que no hay nada mágico ni increíble en ello.

— ¿Almas? Já. — Se rió de la forma ms burlesca que pudo para que lo notará la supuesta bruja. — ¿Existe eso siquiera? En fin, sabía que esto era una farsa, me siento idiota al siquiera considerarlo y haber llegado hasta aquí.

— Sí, lo creas o no. No es algo físico pero es algo que está ahí.

— ¿Qué puedes hacer exactamente con las «almas»? — preguntó Danna.

Luck no pudo evitar mirarla con sorpresa. — ¿En serio le creerás? ¡Esto es ridículo!

— Igual de ridículo que el hecho de que esté en tu cuerpo y que tú estes en el mío. Además, yo no quiero seguir así más tiempo, haré cualquier cosa que me garantice la mínima posibilidad de volver a ser yo. — Escupió palabras como si llevara tiempo reteniendose y no aguantara más.

Luck no objetó nada más al ver la desesperación de su hermana. — Bien, intentaremos esto.

No tenía más remedio que ceder, no tenían respuestas a sus preguntas, no había lógica, ni sentido común en nada. En resumen no tenían opción. No les quedaba otra que acudir a estas acciones desesperadas sin ningún tipo de base lógica en la cual apoyarse. Era entendíble de cierto modo para Luck porque él se sentía igual.

— Bien, parece que lo decidieron. Voy a pedirles que se sienten en el sofá. — mencionó parándose ella del sofá para dar paso a los hermanos. — Voy recurrir a hipnosis, necesito que estén dormidos, ya que podrían hablar con su alma al estar su usuario dormido y mediante sueños.



EJMN

#1049 en Fantasía
#3164 en Novela romántica

En el texto hay: gay, cambio de cuerpo, boys lover

Editado: 01.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar