Antes de Esta Vida

17. Amar bonito.

«Uno de mis amigos más cercanos está aquí. ¿Cómo debería actuar? Un momento... ¡No hay problema! ¡Soy Danna ahora mismo!»

— ¿Qué te pasa? Llevas bastante rato despistada. — mencionó Joseph y Luck no pudo evitar asustarse un poco. Llevaba tanto rato pensando que simplemente la voz Joseph cayó de sorpresa.

— Oh, no, nada. — contestó. — ¡Mejor tomemos esas fotos rápido! — tomó de forma inconsciente su muñeca que al segundo de haberla tomado sintió la necesidad de soltar. Luego de recordar todo 'aquello' no podía controlar las situaciones para que dejen de ser incómodas.

Joseph realmente no había notado nada extraño hasta que se dio ese gesto y empezó a invadirlo la misma incomodidad que de ella provenia.

Ambos se pararon lado a lado del pato negro de las caricaturas que tanto amaban.

Ninguno de los dos se miraban en absoluto, o mejor dicho, Luck se encontraba evitando los encuentro casuales de sus miradas y Joseph no podía evitar mirarla.

— Oh, cielos. ¡El pan de hace 3 días de mi casa está menos tieso que ustedes dos! ¿En serio son novios? — de alguna forma indignada la novia de Hugo, Rebeca; se sintió en la fuerte necesidad de hacer algo. ¡No pueden ser solo dos simples panes tiesos!

— Bueno, debe ser porque llevamos poco saliendo. Creo... — trató de justificarse Luck pero eso no era excusa en la cabeza de Rebeca.

¡Simplemente no era excusa!

¡Amaba la fotografía y no dejaría que dos panes tiesos arruinaran una!

— En fin, solo tomaré la foto. — comentó Hugo sin tomar mucho en cuenta sus posiciones, la expresión de sus rostros y los ángulos como si hacía Rebeca.

— Ni se te ocurra. — le ordenó.

Hugo sin pensarlo mucho hizo caso y esperó que le dijera cuándo.

Ella intentó arreglar sus poses haciendo que ambos rodiaran a Lucas con los brazos, formando un cálido abrazo.

Aunque Rebeca lo intentó mucho las posiciones seguían viéndose forzadas, toscas y tiesas.

Y ellos... Ellos simplemente no entendían porque obedecían a Rebeca en todo esto.

— Sus expresiones no reflejan amor, solo incomodidad ¿Son novios o desconocidos fingiendo serlo? — volvió a inquirir. — Una fotografía no puede tomarse así.

— Dios, no sé por qué le hacemos caso. — comentó en un susurro divertido para Danna aprovechando el momento de tenerla tan cerca.

Ante eso Luck no pudo evitar reír. — Estaba pensando exactamente lo mismo.

— ¡Eso buscaba! Toma la foto ahora. — Ordenó Rebeca a Hugo.

Sin previo aviso a los dueños de la fotografía se tomó la fotografía.

Ambos se encontraban más relajados, sus posturas más tranquilas y natruales, sus expresiones eran más como la de dos chicos apunto de enamorarse más que novios pero eso le daba su toque.

A Rebeca se le hacía más puro.

— Otra más, por favor. — pidió Joseph.

— ¡Bien, bien, bien! — exclamó Rebeca tres veces como si con una solo vez no se escuchara lo suficiente. — Le tomaremos las que gusten.

— Gracias, luego los invitaré a comer un helado si gustan. — ofreció como muestra de gratitud.

— Oh, no, a Hugo no le gusta el helado. — comentó 'Danna' en respuesta al comentario de Joseph pero con todas esas miradas esperando respuestas se dio cuenta de que la había cagado. No había otras palabras o expresión que usar:

¡Simplemente la había cagado!

— Wow, ¿cómo sabes mi nombre y mi disgusto por el helado? — preguntó Hugo quien se había mantenido callado hasta ahora.

Luck mantuvo la calma y pensó una excusa rápida. — Soy hermana de Luck, él me contó un poco de ti. No lo comenté antes porque no creí que fuera relevante en realidad.

Todos entendieron y dejaron de clavar las miradas en su rostro.

Hugo soltó un largo “Ahh” y sintió entenderlo todo. — Con razón te me hacías conocida eres idéntica a Luck, eres su hermana gemela. ¿Y qué más te ha dicho de mí? ¿Qué soy un tipo cool y muy buen amigo? — se empezó a echar rosas el mismo desde el humor claramente. Él realmente no se sentía como un tipo cool o un buen amigo.

Por un momento quiso decir: “Nada más” pero entendió de forma rápida que si decía “nada más” sería bastante raro y sospechoso así que decidió seguir hablando. — Que eres muy vago, altanero y narcisista. — fue numerado mientras la novia a sentía con la cabeza mientras decía "Ajá, así es, correcto".

— ¡Ese Luck! — empezó a quejarse de manera cómica. — ¡Y tú no te burles! — ordenó de manera graciosa haciendo un drama ridículo y sobreactuado.

Incluso Joseph quién antes se sentía fuera de lugar empezó a reírse junto con los demás por la actitud claramente sobreactuada.

— ¡¿Van a tomarse más fotos o van a reírse todo el día?! — intentó sonar serio y enojado pero su rostro no era otra cosa totalmente distinta.

Hugo, qué bien que no eres actor.

— Creo que no se va a poder, los niños nos están matando con la mirada. — informó Luck mirando a aquellos niños en fila que se encontraban cerca del pato Lucas esperando su turno. — Mejor vayamos por ese helado. — se encontró encantado de sugerir.

De la nada se encontraban dos chicos y dos chicas en una cita doble, fue tan repentino que les costaba creerlo.

Al terminar el helado (excepto Hugo quien comió papas fritas), conversaron un rato que hacer y no había otro plan en mente de Rebeca. — ¡Yo digo que vayamos todos juntos a la casa del terror! — Exclamó Rebeca, hoy debía ser el día.

— Vamos. — alentó Joseph, quién también disfrutaba del terror.

Los otros dos faltantes apagaron sus chips con la palabra "terror".

Hugo Washington. — No iré. — respondió a la invitación.

— ¡Hugo eres un miedoso! ¿No eres hombrecito? — se enojó con él como si tuviera que soportar su capricho. — También vendrá el chico. Sé un poco más como él. — aquí venía de nuevo. Comparaciones injustas aparecieron.

¿Por qué siempre había un punto en el que ella siempre hacía lo mismo? ¿Era necesario compararlo con cada hombre que era minúsculamente más hombre qué él?



EJMN

#4792 en Fantasía
#11122 en Novela romántica

En el texto hay: gay, cambio de cuerpo, boys lover

Editado: 01.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar