Apocalypsis: Creados

SEIS

Corría a toda velocidad que me permitían mis cortas piernas.

Tye y Thomas jugaban a tocar los timbres de cada casa que pasábamos. Ellos huían dejándome corriendo detrás se ellos.

Yo era la más lenta de los tres.

Oigan, a la próxima avísenmechillé agotada.

Eres muy lenta, MaxieThomas sobó mi cabeza despeinándome.

No me llames asíle grité e imité su acto sacudiendo su cabellera café.

Bien, no peleenhabló Tye, ¿Otra ronda?.

No másrogué, por favor.

Biiiiiieeeeeeeeeen... respondieron los dos al unísono.

Y si vamos por un heladosugirió Thomas.

¡Sí!exclamé con entusiasmo.

¿De menta?añadió él y asentí alegremente.

Es horrible esonegó Tye.

Retráctate ahora, simple mortalrespondimos ambos.

Nos ignoró.

El que llegue último pagaTye corrió a toda velocidad dejándonos atrás.

Salí disparada para no ser la última. Thomas no tardó el alcanzarme, pero no me pasó.

Te dejaré ganar Maxie.

No, yo te haré perdercorrí aún más fuerte.

Al llegar Tye ya estaba ahí y Thomas estaba detrás mío.

¿El gnomo te ganó?preguntó Tye, él rió—. Se me hace que te dejaste Brownél negó con la cabeza.

Sí, Thomas hacia honor a su apellido con su cabello.

No soy ningún gnomome quejé—. Ahora paga mi helado de menta.

Y mi helado de Café.

Bien, lloronesse dirigió al mostrador y pidió dos helados de menta y uno de café para el rarito de Tye.

Nos sentamos en la acera de la heladería, yo estando al medio de ambos. Comimos nuestros helados mientras hablábamos cosas tontas que solo nosotros entendíamos.





 

Abrí mis ojos lentamente intentando acostumbrarme a la luz del día.

Después de lo que había pasado decidimos que era mejor irnos. Le dijimos a Isack si quería venir con nosotros, pero él no quería; dijo que estaría bien y que era mejor que nos apresuremos. Julia lo entendió y ambos se despidieron con un abrazo prometiendo que se volverían a ver y que luego se reirían de toda esta mierda. Él le prometió que estaría bien.

Llevamos unas cuantas horas en el carro camino a la cabaña de los Larsson.

Aún seguía sin poder comunicarme con ninguno de ellos y eso me tenia demasiado angustiada.

Habían pasado muchas cosas, más de lo que quiero procesar.

—¿Puedo poner radio?—preguntó Noah con una sonrisa de oreja a oreja.

Ella solo asintió con la cabeza mientras que Axl negaba con la suya.

Por supuesto que le haría caso solo a Julia ya que se apresuró a prender la radio.

Buscó una estación de música, pero ninguna estaba operando, solo repetían un mensaje una y otra vez.

—"Este es un mensaje del gobierno. Se le pide a los ciudadanos de esta nación que permanezcan en calma y guarden estadía en casa. El gobierno los protegerá de cualquier amenaza. A continuación procederemos a informarles sobre los síntomas que han presentado los infectados hasta este momento; demencia, sangrado ocular, caída del cabello, apetito insaciable, ojos desorientados, perdida de peso repentina, agudización del olfato, piel muerta, etc. Si usted  o alguien cercano presenta alguno de estos síntomas marque al número 932 y las autoridades lo tratarán con las medidas de salud adecuadas. Mantengan la calma y que Dios los bendiga y los ampare, muchas gracias. Fin del comunicado".

Ya lo habíamos visto por la televisión, escuchado por las radios, en los teléfonos cuando intentábamos llamar a alguien. Podía recitarlo de memoria.

Ahora que lo pienso, el chico de esta mañana no sangraba por los ojos, ¿por qué?

—Hay un USB—habló Julia señalando el USB—. Creo que tiene música.

Noah tomó el aparato conectándolo con la radio del auto. Buscó la canción que más le llamara la atención. Se detuvo cuando escuchó la intro de una de mis canciones favoritas y al parecer una de las suyas también.

Yo, I'll tell you what I want, what... —cantó cada verso con emoción.

No podía entender como podía estar tan contento con todo esto pasando. Sabe exactamente como hacer que un momento horrible se vuelva en un buen recuerdo. No sé como lo hace, pero quiero que lo siga haciendo.

So tell me what you want, what you really, really want—su voz llenaba el silencio del auto.

Oh si, se que lo saben.

Wannabe - Spice Girls

Me burlaba de él, cosa que parecía no importarle en lo absoluto, de hecho parecía feliz de que lo hiciera.

—Canten conmigo pequeños pimpollos—nos animó—So tell me what you want, what you really, really want, Wanna, (ha) I wanna, (ha)...

Dudamos por un momento hasta que...

Make it last forever, friendship never ends—me uní a su canto al igual que Julia—.If you wanna be my lover, you have got to give—repetimos al unísono—. Taking is too easy, but that's the way it is...

Se cortó la radio.

—¿Qué hicieron?—preguntó un tanto molesta Julia por cortarle su canto.

—¡Nada!—respondimos ambos rápidamente.

Sentimos como el carro se detenía lentamente.

—Oh, mierda, mierda, no, no, no—se quejó Julia—. No ahora.

El carro se detuvo por completo dejándonos varados en plena carretera en medio de la nada.

—¿Qué pasó?—pregunté en un susurro.

—Creo que es una respuesta obvia—respondió Axl.

Lo miré neutra desde el espejo retrovisor y él me miraba de la misma manera.

—No es momento para que se maten con los ojos—intervino Noah—. Nos acabamos de quedar varados... 

—¿Hay algo que podamos hacer?—pregunté.

—No mucho—pegó su cabeza al volante—, no nos falta gasolina...



Grace Arick

Editado: 13.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar