Ari

CAPÍTULO 3 (PASADO)

El parque se encuentra aún iluminado por las farolas, debe ser por la hora no debe de pasar de las 6 de la mañana, debido a la brisa el frio está calando mis huesos; acelero el paso y agudizo la mirada para ver donde esta Ari; no deseo estar mucho tiempo en este lugar, me traerá recuerdos y para mi desgracia serán buenos.

Fue aquí donde conocí a Ari, fue aquí donde nuestros padres se conocieron. Hace doce años que no venía o mejor dicho veníamos a este lugar y aun así sigue igual que cuando tenía 4; se podría pensar que sería un lugar muy oscuro mas no es así, se siente paz y alegría porque a pesar de que entre las familias de Ari y mía nos traiga malos recuerdos, este es un lugar para estar junto a la familia.

 

Flash back.

- Erick, no debes alejarte demasiado de mí, entendiste.- dice mama por enésima vez.

- Si, mama ya soy grande.- ella sonríe, no entiendo porque después de todo ya tengo 4 años. Sigue arreglando mi chaqueta, me muevo pues deseo ir a jugar.

- Está bien mi pequeño hombrecito, ve y diviértete.- con esto salgo corriendo hacia los juegos.

 

Fin flash back.

La nostalgia me llena, que diablos le pasara a ella para querer reunirse aquí. Prometimos por nuestro bien y el de nuestros padres no volver aquí.

- ERICK!!- escucho que me gritan, giro mi cabeza y localizo a Ari.

Camino hacia ella, está en los columpios, meciéndose no parece que el agua la afecte. Parece una ninfa de este parque con su cabello largo ondulado de color chocolate, sus ojos azules y su piel tan blanca , como porcelana. Siempre me pregunte ¿Qué hubiera pasado entre ella y yo? Si nuestros padres no nos hubiesen enamorado.

- Sabes que me estoy congelando.- me dice con una sonrisa, pero es una sonrisa rara esta no llega a iluminar su rostro como normalmente lo hace.

- ¿Estás bien?- le digo. Detiene el columpio y envuelve sus brazos alrededor de su torso. Rehúye a mi mirada.

- ¿Qué hubiera pasado?- me dice, la pregunta es obvia, pregunta como hubieran sido nuestras vidas si ninguno de los dos nos abandonaran; nuestros padres quizás fueran mejores amigos, quizás ella y yo seriamos novios en estos momentos.

- No lo sé.- respondo con un resoplido.

- Me deje de preguntar he inventar teorías hace mucho, dime ¿Ella sabe que estas aquí?- me mira fijamente

- Sabes que no, mi madre te odia como tu padre a mí, al igual que todos odiamos este lugar.- responde secamente.

Me siento en uno de los columpios y empiezo a mecerme.

- ¿Por qué aquí? ¿Qué pasa? ¿Qué ocultas?- empiezan a salir preguntas, después de todo no entiendo por qué quiere estar en este lugar.

- Porque quiero entender que fue lo que los hizo tomar esa decisión, ¿Pasar? Sabes bien que siempre sucede algo en mi casa desde que él se fue, mama nunca lo ha superado A me lo hace entender todos los días.- me dice todo esto muy deprisa, seguido de esto se empieza a mecer más fuerte en el columpio.

- Y.. ¿Qué ocultas?- le digo, silencio es lo que obtengo por respuesta. Fijo mi mirada en ella, mira a otro lado, me oculta algo; me detengo bruscamente y me pongo frente a ella deteniendo el columpio.

- ¿Qué ocultas?

- NADA.- me grita llorando aunque no me mira tomo su rostro delicadamente con mi mano derecha y hago que me mire. La rabia me invade.

- ¿OTRA VEZ? ¿CÓMO ES POSIBLE?- grito descontroladamente, ella se asusta y corre.

Diablos, me digo y salgo a por ella.

- ARII..

- DEJAME IR.

- ARIADNA POR FAVOR. Se detiene a unos metros de mi

- NOOO, ESTOY CANSADA DE TODO ESTO. EL ODIO Y EL RENCOR ME ESTA CONSUMIENDO. NO LO SOPORTO MAS.- Y con esto se sienta en el piso tapándose el rostro, sollozando más fuerte.

- ¿QUE?- me detengo nunca la había escuchado decir algo parecido, no sé cómo reaccionar, pero aun así voy hacia ella me coloco a su altura y la abrazo.

- Ari.. no me dejes por favor. Somos los dos contra el mundo; recuerdas.- le digo aunque se escucha más como una súplica. Mis ojos empiezan a lagrimear.

- Cada día es peor Erick.- me dice entre sollozos, se aleja un poco de mi.

- Esto.- me dice señalando el moretón que tiene en su mejilla derecha.

- Lo hizo porque le recordé a él, a ese hombre que la abandono por otra mujer. Es injusto todo esto.



Lily

#10778 en Joven Adulto
#2316 en Novela contemporánea

En el texto hay: drama

Editado: 31.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar