Atrapasueños 1: Una noche, un tatuaje, una obsesión

Capítulo 7 «Una noche»

Capítulo 7

Narrador

«Una noche»

 

El telón se levanta y ante ellos diez mujeres entran al escenario bajo unas luces tenues y vestidas en un conjunto de encaje y zapatillas tacón de aguja que combina con el resto del diminuto atuendo, sus cabellos sueltos en ondas a excepción de una morena que lo tenía rizado y se mueve en todas direcciones. La voz de Sía con la canción Chandelier la reconoce Matthew inmediato, la multitud empieza a vitorear cuando las mujeres se mueven al ritmo de la música impecablemente, Matthew está de nuevo embelesado con tal acto.

— ¡Cierra la boca! —le grita Tay a Matthew, pero éste lo ignora levantando el dedo del medio a su amigo y Taylor se lo regresa entre risas.

La mujer que ha llamado su atención se mueve extremadamente sensual para su punto de vista, la bailarina apasionada, la chica del tatuaje, en ese momento la mujer se desliza sensualmente hasta quedar a unos metros de distancia enfrente de él. La música pasa a segundo plano cuando la mujer al mover sus caderas hace que abra más los ojos Matthew. Se levanta lentamente de su asiento y camina la corta distancia que lo separa del escenario. Puede ver de nuevo el pequeño tatuaje, la luz aumenta de intensidad reflejándose en el torneado y perfecto cuerpo de la bailarina. Ella se percata de su fan y se acerca a él, mostrando una sonrisa y recordándolo en los números anteriores de baile. El queda prendado de aquel pequeño tatuaje y cuando levanta su mirada se encuentra con los mismos ojos grises intensos. La mano de William lo vuelve a sacar de nuevo de su trance. Éste le hace señas de que tome asiento ya que por regla no debe acercarse al escenario.

William ha notado de nuevo algo en Matthew. ¿Acaso le ha llamado la atención la mujer del antifaz? Mientras tanto Tay pide otra bebida al mismo tiempo que mira a las mujeres moverse sensualmente. Se detienen bruscamente cayendo acostadas en el escenario. Las luces se apagan y una melodía sensual comienza a sonar: Love is A bitch, de Two FeetLa gente aplaude al ver a la única bailarina de pie en medio de las demás, quienes siguen acostadas en el suelo haciendo movimientos con las manos y ganándose más chiflidos de la audiencia. Sus movimientos son hipnotizantes.

William es atrapado por la mujer de rizos largos, que le sigue a la bailarina principal. Hay algo que llama su atención. Una sonrisa aparece en sus labios cuando deja el vaso sobre la superficie de la mesa, es Morgana. Puede que al terminar el espectáculo consiga él número y en caso de que no lo tenga antes de finalizar dejará todo por la paz.

El presentador ha anunciado el final de los bailes e informa que estará en vivo una banda para terminar la noche, los gritos, aplausos y chiflidos de la audiencia inundan nuevamente el lugar cuando el telón baja y las bailarinas desaparecen. La voz de Calvis Harris con su canción de Summer fue sustituido de fondo. Matthew no deja de mirar hacia el escenario. Tay sigue pidiendo de tomar, William le hace señas que él va al bar.

Morgana está sentada en el suelo intentando tomar aire, el resto toman asiento en sus sillas, una que otra arregla su maquillaje, otras se cambian de ropa. Kailey está retirándose el antifaz y sonríe a Morgana.

—Estuvo fenomenal—se deja caer sobre su trasero a un lado de Morgana. Ella intenta alcanzar una botella de agua, pero deja de hacerlo cuando un hombre de seguridad entra con una charola con más shots de tequila y detrás de este el hombre que la contrató: Franco Silverstone.

—Morgana, lo envía un hombre de la barra que espera lo que prometiste—dice el hombre de seguridad guiñando el ojo discretamente.

Antes de decir algo Morgana, Franco habla hacia todas en general:

— ¡Estuvieron geniales! ¡Perfectas! ¡Exquisitas! ¡Felicidades a todas! ¡Es un trabajo que vale la pena pagarles!

Todas dan las gracias y sonríen. Franco se acerca a Morgana y le hace entrega del resto del pago.

—Puse un extra y gracias Morgana se lucieron. El avión privado estará esperándolas a las 12 en punto—éste extiende su mano a Morgana al ver que ella tiene la intención de levantarse del suelo. La acepta y le da las gracias.

Cuando Franco se despide y sale de la habitación, Kailey empieza a cambiarse de ropa, Morgana al ver que no ha alcanzado una bebida, hace un mohín.

—Toca ir a la barra por algo, ¿Quieres algo? —Morgana le dice a Kailey mientras ella abrocha los cintillos de sus zapatillas. Ella niega.

El pasillo la guía de nuevo a la parte principal del teatro-bar. Se encuentra bastante gente moviéndose entre las mesas y la música suena demasiado alto. Da con el bar después de cruzar por toda la gente y se lanza hacia la barra.

— ¿Me das dos shots de tequila? —pero el bartender no le presta atención, tuerce sus labios. Tiene que hacer un intento más o lo dejaría para cuando regresara al hotel donde estaban hospedándose.

— ¡Hey amigo! ¡Dos shots de tequila! —el grito del hombre la hace encogerse un poco más en su lugar. —Disculpa, no era mi intención gritar cerca de tu oído.

—Si esos dos shots de tequila son míos puedo disculparte. —sonríe al ver que William está a sus espaldas, luego éste se acomoda a un lado de ella al mismo tiempo que le regala una sonrisa y afirma en respuesta.

—Así matamos dos pájaros de un tiro. Quiero felicitarte por ser una excelente bailarina, he quedado impresionado—comenta William inclinándose hacia Morgana. Ella sintió un escalofrío, ¿Señal de que tenía que alejarse o solo darle el número de su móvil y arriesgarse?

—Gracias. —responde Morgana pegándose más para lo que tenía planeado. El bartender les entrega las bebidas y se alejan de la barra.



Mara Caballero

#884 en Novela romántica
#292 en Otros
#93 en Humor

En el texto hay: romance celos drama, deseo pasion amor celos

Editado: 19.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar