Because I Love You ©

Capítulo 4: No Somos Hermanos

«Matt»

Después del incidente en el baile, no he podido dejar de pensar en Gea. El sentir los latidos de su corazón, así como sus brazos al estrecharme, me hacían volverme loco.

Si hago memoria de cuando comencé a sentir algo más por ella, me revocó al tiempo cuando tenía 8 años. Ella no era buena en nada, absolutamente en nada.

Pero un día entró a la clase de gimnasia, algo en lo cual parecía imposible que pudiera encajar. Sin embargo hubo algo en lo que sí era buena, y era en gimnasia rítmica.

Su talento era increíble, y como familia decidimos apoyarla para que siempre tuviera buenas calificaciones. Pero en el club las niñas no pensaban de la misma manera.

Un día Gea regresó llorando de la práctica y dijo que ya no quería continuar, pues las niñas de su equipo la habían llamado: "cerdito cuatro ojos".

Aunque el peso de mi hermana nunca fue un problema, para sus compañeras lo era, ya que Gea era la única niña con sobre peso que podía hacer increíbles rutinas, y era claro que su equipo le tuviera envidia. Esa noche juré que esas niñas lamentarían haber hecho llorar a mi hermana.

Con un plan perfecto, me fui desquitando una por una. Todas terminaron disculpándose con Gea, además de que ahora tenían un corte nuevo de cabello.

Después del torneo, su equipo logró pasar a la final. Pero ese mismo día, Gea enfermo de gravedad y su corazón comenzó a fallar.

Cuando ella nació, fue prematura y sus órganos no habían alcanzado su crecimiento total. En especial su corazón, el cual era él más delicado de todos, pues si algo le llegaba a pasar ella podría morir.

Afortunadamente no pasó a mayores, pero se nos pidió que cuidáramos de su alimentación, así como el hecho de que ya no podría practicar nunca más gimnasia rítmica.

Esa noticia realmente la destrozo, haciendo que cayera en una severa depresión. Pero gracias a mis insistencias y molestias hacía ella, pudo recuperarse y recobrar el buen ánimo que siempre había tenido.

Como festejo por su recuperación, horneamos un delicioso pastel. Pero cuando lo comenzamos a decorar, mamá salió de la cocina para cambiarse su mandil sucio, mientras Gea y yo nos quedamos a jugar con el merengue del pastel.

De repente, Gea salpicó un poco de merengue sobre mi boca, y como no teníamos una servilleta cerca, ella se abalanzó sobre mí y con sus tiernos labios trató de limpiarlo, ocasionando que ambos nos diéramos nuestro primer beso.

Hoy en día ella no recuerda lo que pasó aquella vez, y por un lado está bien, pues después de besarme se apartó de mí y comenzó a reírse, eso era una muestra de su inocencia. Pues ni siquiera comprendía lo que había hecho.

Pero desde ese momento, nació un sentimiento extraño hacía ella. Uno que hasta la fecha me tiene prisionero, pues no puedo estar a su lado aunque ese sea mi más grande deseo.

Gea: ¡Hey, dormilón, baja a desayunar! (Aventándome un cojín, trató de despertarme).

Matt: Aléjate Chewbacca y déjame dormir.

Helen: Apresúrate Matt, recuerda que prometiste ayudarme a limpiar el garaje. (Pateándome de la cama, trató de tirarme).

Matt: Mamá por favor, es sábado.

Joseph: Haz casó a tú madre, además, la mayoría de esas cosas son tuyas. Si no te levantas ahora, tirare todo a la basura.

Es horrible despertar con toda tú familia dentro de tú habitación.

Cuando baje a desayunar, me encontré con Gea de frente al refrigerador, al verme se sonrojo un poco y después me evito. Imagino que sigue incomoda por lo que pasó ayer.

Gea: ¡Mamá, ya me voy!

Matt: ¿Qué? ¿A dónde vas?

Joseph: La familia de Kaylee saldrá de campamento, e invitaron a Gea a ir con ellos.

Matt: Significa que...

Gea: Nada Matt. Solo seremos sus padres, ella y yo. Nada más.

Bueno, eso me da gusto. No creo que sea apropiado confundirla cuando ella aceptó ayer que ya no quería a ese Doctorcito de Henry.



TIN

#1713 en Otros
#543 en Relatos cortos
#390 en Humor

En el texto hay: comedia romatica juvenil, escolar, hermanos

Editado: 10.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar