Bittersweet Love

Capítulo 3.

¡Harta!

Mis días en la escuela han mejorado, no he vuelto a ver a Dario, quiero pensar que es buena señal. Vale me dice que lo ha visto unas que otras veces. Para ser exactos han pasado dos semanas que no lo he visto. 

Camino a la cafetería para comprar unas galletas, se me olvidó agarrar mi desayuno, y me enteré solo por que mi madre me llamó para regañarme. Me pongo en la fila, distraída por ver un árbol, un chico se pone delante de mí. 

-disculpa, no quiero sonar grosera pero, ¿acaso estoy pintada?- digo tocandole el hombro

En esos momentos alguien empuja la fila, haciendome retroceder, perder el equilibrio y finalmente caer.

El chico está por caer encima de mí pero logra mantener el equilibrio

-Lo siento- dice volteandose y extendiendo su mano la cual tomo- ¿estás bien?

-Si tu trasero se diera un azote en el suelo, ¿estarías bien?- digo con cierto enfado

-Depende mucho que tan fuerte sea el golpe- dice obvio

-Claro, no tu te acaba de caer- digo rodando los ojos

-Vaya que humor, creo que te bautizaré como Williams- dice acariciando mi cabeza

-oye, ¿qué te da derecho de tocarme?- digo empujandolo levemente, lo miro bien y lo reconozco- eres el amigo de Darío- digo al sorprendida

-Así es Robin - dice con una leve sonrisa

-¿Por que Robin?- digo fastidiada

- Por Robin Williams- dice sonriente

-¿Tengo cara de payaso? ¿O digo payasadas?- digo rodando los ojos

-Primero, Robin no era payaso, era un comediante, segundo, no dices payasadas pero me haces reír- dice enumerando sus palabras

Ruedo los ojos

-¿Como te llamas?- digo frunciendo el ceño

-Rafael, pero dime Rafa- dice alegremente

-Ok- digo, suspiro- por cierto, no hagas trampa en la fila- digo para luego empujarlo haciendo que ría

-Bien, bien, me iré al final de la fila- dice alzando sus manos en derrota-además no creo que quieras estar cerca de Dario- dice en burla

-Exactamente,- concuerdo con él- Ni quiero escuchar su...- fui interrumpida

-Melodiosa voz- habla aquella voz

-ay! Por favor, tiene que ser una broma-lloriqueo para mi misma

-Hola linda- dice saludandome con un guiño

Lo ignoro, mientras la fila avanza recuerdo del como traté al pelirojo, creo que exageré un poco. Compro mis galletas y una bebida, camino hacia Rafa, le extiendo la bebida.

-Ten, una disculpa por mi humor de hace rato- le digo algo apenada

-No, no te preocupes - dice él empujando levemente mi mano con la bebida

-toma-insisto

-No, en serio Robin, no es necesario- dice sonriendo

-Bien, ya que no lo agarras- habla Darío para luego arrebatarme la bebida

-Oye, eso es para Rafa- digo molesta

-era- habla él abriendo la bebida y le da un sorbo

-Tomalo como si yo lo hubiera agarrado-dice Rafa con una mueca de "lo siento" 

-Ya que- bufo 

Empiezo a caminar pero una mano me detiene

-¿Rafa ahora es tu amigo?- pregunta serio

-Dejame- apartó su mano de la mía

-¿Te gusta? - insiste

Resoplo con pesadez 

-Si me gustara no sería de tu incumbencia - digo con fastidio

-entonces no- afirma

-¿A qué viene esto? - digo cruzandome de brazos 

-Simple curiosidad-dice encogiendose de hombros

-Basta, dejame- digo volteandome

Siento como un brazo se cruza por mi cintura, soy jalada hasta chocar con su torso

-Me niego a dejarte en paz- susurra en mi oído 

Siento mis piernas temblar, mi piel erizarse, los latidos de mi corazón golpean un poco más fuerte

-¿Q.q.que estás haciendo? - tartamudeo

-No puedo cumplir con mi parte de la apuesta-dice soltandome de repente

-¿Por qué te gusta fastidiarme? - pregunto harta

Él solo sonríe, se encoge de hombros y comienza a caminar cruzando por mí lado

-Por cierto-se detiene, gira sobre sus talones- ese sonrojo te hace ver más linda- se burla. 

Vuelve a girar para seguir con su camino. Inmediatamente tocó mis mejillas tratando de ocultar el calor que siento en ellas

-Pareces una homornal Erin- me riño a mí misma

 

Veo los labios de la maestra moverse pero no puedo entender ni concentrarme en todo lo que dice, mi mente repite nuevamente el acto de Darío. Siento un leve dolor en la frente haciéndome despertar de mis pensamientos 

-Mujer, la clase ya terminó - dice Vale- llevo buscándote por minutos--dice alzando sus brazos exageradamente -¿En quien estás pensando? ¿Y que exactamente piensas que estas toda sonrojada? - dice picarona

Agarro mis mejillas

-Eso no es cierto, es que hay calor- digo a la defensiva

-Hasta crees que voy a creer eso- dice entre risas

-Pues debes de creerlo- digo recogiendo mis cosas

-Vamos, soy tu mejor amiga, debes decirme--dice ella agarrando mi brazo

-Es que... ¿Por qué no puede dejarme en paz? - lloriqueo

-¿Quién? - dice confusa, le hago una mueca y lo comprende - ¿Dario otra vez? ¿Ahora que paso? - dice ella agarrandome por los hombros

-Sigue fastidiandome- agarro mi bulto y me lo pongo--ya no sé que hará la próxima vez- digo 

-¿Por qué? ¿Qué te hizo? ¿Te volvió a besar? - pregunta sorprendida

-No, está vez fue raro- digo frunciendo mi ceño

-Muy bien, vamos a comer y de ahí me cuentas que paso con el Papario- dice emocionada

-¿Papario? - frunzo el ceño

-Fusion de "Papasito" y "Darío" - dice obvia

-Eres mala para las fusiones--digo riéndome 

Se encoge de hombros y ambas salimos de la escuela. 

 

Pov Dario.

Me encuentro en el aeropuerto esperando a mi mejor amiga, Jane que viene de Londres. Me aviso que esta tarde llegaba a México, así que decidí en venir a buscarla junto con Rafa y Nacho. 

-¿Crees que haya cambiado? - habla Nacho



Dacamont

Editado: 19.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar