Blancanieves (cuento de Hadas #1)

Capítulo 8.

Capítulo 8: El otro príncipe.

Al siguiente día, el jueves...

Estando en el examen de Física, empiezo a arrepentirme cada vez más y más de no haber estudiado con Stuarth.

Elise me ayudó a estudiar para el examen el día anterior y, a pesar de ser muy lista, no posee la paciencia infinita de mi tutor. Antes de pasar una hora mi amiga lucía como si me fuera a abofetear, aunque por suerte no lo hizo. Cuatro horas más tarde logré comprender algunas cosas —aunque Elise ya había perdido la paciencia y me gritaba más que hablarme a esas alturas—, pero a la hora de hacer el examen mi mente quedó en blanco.

Miro el reloj en la pared, notando que solo quedan unos minutos para que el examen finalice, ¡y me falta más de la mitad de ejercicios por hacer!

¡Oh, estoy frita!

Desesperada, garabateo algunas cosas en mi hoja, cruzando los dedos de las manos y los pies para estar en lo correcto lo suficiente para aprobar. Mantengo cierta esperanza de que si Ava me ve mejorar, me quitará a Stuarth como mi tutor y así Stacy dejará de amenazarme y como bono extra mi pequeña chispa —o incendio— de amor por ese chico prohibido se apagará.

Estoy inventando números y sacando algunas cuentas en la calculadora cuándo la campana suena, sobresaltándome. Alzo la vista al reloj, no creyéndome del todo que mi tiempo haya finalizado tan rápido. Lamentablemente sí, ya terminó el tiempo. Con un suspiro, me aseguro de haber anotado bien mi nombre en la hoja antes de levantarme a entregar.

Miro con envidia como mis compañeros entregan sus exámenes con enormes sonrisas de confianza.

Duffy pasa por mi lado, aún anotando algo mientras le da la hoja al profesor. Yo la entrego casi al mismo tiempo que él.

Al ver que estoy a su lado da un suspiro pesaroso.

—Dime que no soy el único que parece que va a reprobar —me dice con los ojos abiertos, esperanzado.

Me acerco a mi mesa para tomar mis cosas, con Duffy siguiéndome de cerca. Sacudo la cabeza con tristeza.

—Si apruebo es por pura suerte. Ni siquiera terminé el último ejercicio —digo con una mueca.

Él suspira aliviado, feliz de saber que a alguien más le fue mal. Aunque luego su expresión cambia a la confusión.

—Oye, eso es raro. ¿No tenías al gran Rey de Física ayudándote? —señala con la punta de su lápiz a la puerta, dónde Stuarth está saliendo acompañado de Martin—. ¿Tan mal explica?

Resoplo.

—No. El problema soy yo —y Stacy, añado para mí. Le tengo pánico a esa chica.

—Oh, Snow. Siempre he sabido que no servías para los números —me dice recogiendo su mochila. Yo también tomo la mía mientras pongo los ojos en blanco.

—No es por eso, Duf —replico empezando a ir hacia la puerta—. No estudié lo suficiente.

—¿Te distrajiste mirando sus bellos ojos color chocolate? —Me detengo, mirándolo sorprendida, ¿tanto se me nota? Él suelta una carcajada—. No me mires así. Solo bromeaba.

Más le vale.

Me relajo un poco y continúo la marcha.

—Aunque yo sé de alguien que se ha distraído mirándote —me da un codazo cómplice. Lo miro confundida.

—¿Eh?

—Hablo de Martin, el amigo de Stuarth —baja un poco la voz cuándo salimos al pasillo atestado de gente—. Lo pillé mirándote un par de veces. Creo que le gustas.

—¿Qué? ¿Martin? —Lo miro como si se fuera vuelto loco—. ¡Estás de broma! No le gusto a Martin. Apenas nos conocemos, ¡si solo hemos hablado una vez!

Duffy alza las manos en señal de rendición.

—Solo digo lo que creo. ¿Y qué sabes tú? Quizá Martin es tu Príncipe Encantador.

Me muerdo la lengua para no soltarle que mi único y verdadero príncipe es Stuarth y me pienso otra respuesta.

—Duf, no digas tonterías. Martin no es mi príncipe. Es un desconocido.

—El príncipe de Blancanieves era un desconocido cuándo cabalgaron juntos a la puesta de sol —señala él. Le doy una mirada fulminante y él se encoge de hombros—. No me mires así, es la verdad.

—Oh, ahí está Elise —exclamo al ver la melena rubia de mi amiga. Es fácil reconocerla, solo ella tiene ese largo de cabello.



Any & Angie

#2799 en Fantasía
#2799 en Magia
#2287 en Novela contemporánea

En el texto hay: humor, amistad, suspenso

Editado: 25.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar