Brittany

Capítulo 1: Mientes tan bien.

Brittany Williams

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un día tan atareado como puede ser el día que te vas de vacaciones.

''Brittany guardaste tu pasaporte?''''Brittany no te olvides tu traje de baño'', Brittany aquello, Brittany lo otro. En cualquier momento iba a explotar.

Desde las 9 de la mañana que estoy de aquí para allá y nuestro vuelo sale recién en medianoche.

¡Por Dios! ¿Podría mi familia tener un poco de compasión con una bella niña de 15 años?

''De niña no tienes nada'', dice mi subconsciente. 

Y la verdad que no, con las cosas que he tenido que pasar con mis 15 años, ya no me hacen una niña.

Mientras terminaba de armar mi valija, me llega un mensaje de mi ex novio.

Si, mi ex novio. El hermoso Alexander Russo.

''¿Puedo verte antes de que te vayas?''

Con Alex tenemos una relación rara. Se supone que cuando una relación se termina, cada uno toma un camino diferente y no se vuelven a ver nunca más en la vida o, también, pueden ser amigos sin guardarle rencor al pasado. Pero con él no tenemos ese tipo de relación.

Yo decidí dejarlo hace 8 meses atrás cuando me enteré que me había sido infiel, pero es difícil soltarlo. Yo aún lo amo y estoy segura de que él también, solo que él no puede dejar de ser tan mujeriego y eso es lo que me lastima.

Siempre digo que voy a dejar de hablarle, que no voy a contestar más sus mensajes y volver a empezar mi vida sin él, pero lo veo sonreír y todo lo que me propongo hacer se va a la basura.

''En unos minutos estoy ahí'', le respondo.

Nuestros encuentros siempre fueron en su casa y a veces en la mía, no solíamos mostrarnos al público, nuestro noviazgo era así como algo clandestino, ya que antes de ser mi novio, estuvo enamorado de mi hermana Alice, ella es un año mayor que yo, al igual que Alex.

Cuando Alice y Alex estaban ''enamorados'', él era mi mejor amigo y lo conocía bastante bien para saber que todo lo que le decía a mi hermana era mentira. Así que antes de que los sentimientos de mi hermana sean más grandes, le pedí por favor que no la haga sufrir y entonces se terminó todo. No fueron novios, pero sé que Alice estaba muy ilusionada con él y esa es la razón por la cual decidimos mantener nuestro noviazgo en secreto hasta que nos animemos a decir que estábamos juntos.

Muchos dirán que lo que hice esta mal, que primero existen los códigos y que no pude haberle hecho eso a mi hermana, pero en mi defensa lo único que puedo decir es que me enamoré.

Llegué y ahí estaba él, parado en la puerta con una bella sonrisa, quiero creer que se alegra de verme.

Lo extrañé.

La ultima vez que nos vimos, habíamos discutido, pero yo siempre le perdono todo, se que no quiere hacerlo a propósito, yo se que él me quiere. 

Nos acostamos en el sofá, simplemente abrazados, disfrutando de la presencia.

-Perdón por no llamarte antes.- me dice, luego de besar mi frente.

-Perdóname vos a mi, por no dejar mi orgullo de lado.

Y ahí estaba yo de nuevo. 

Pidiéndole perdón por algo que yo no tenía la culpa.

¿En qué momento me volví tan estúpida?

Lo peor era que yo me daba cuenta que lo que hacía estaba mal, pero no podía cambiar.

Por Alex no puedo cambiar.

-¿Cuando volves?

-Dentro de dos semanas.

-No creo que aguante tanto tiempo sin verte.

-Vas a poder, igualmente vamos a estar en contacto.

Silencio nuevamente.

No era incomodo, era totalmente pacífico.

Eso era lo que necesitaba. Alejarme de lo que es el caos de mi casa, para estar en paz y en los brazos del chico que amo.

-Antes de que te vayas quiero pedirte algo.- me dice Alex, sentándose en el sofá y obligándome a que me siente también, para hablar mas cómodos.

-Decime.

Se acerca peligrosamente a mi rostro y me toma de este con sus manos.

-Quiero hacerte mía de una vez por todas.

En ese momento me quede en shock. No sabía que decir, ni que hacer.

Soy virgen, sí.

Pero no porque nunca se me presentó una oportunidad, sino porque todavía no me siento preparada. Ahora Alex me lo está pidiendo, como ya lo hizo varias veces, pero yo no puedo hacerlo.

Me comienza a besar apasionadamente, él sabe que haciendo eso puede sacar provecho y lo esta haciendo muy bien, porque yo le respondo el beso de la misma manera.

No recostamos nuevamente en el sofá, él arriba mio, sin dejar de besarme y acariciarme todo el cuerpo.

La situación se puso mas caliente cuando el empezó a bajar su mano y desprendió mi short. Empezó a frotar sus dedos en mi parte íntima por encima de la ropa interior y eso era algo que no podía controlar.



Mimi

#28138 en Novela romántica

En el texto hay: desilusiones, primeramor, sociedad

Editado: 07.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar