Broken Hearts

TRES

Jaden

El aroma a comida llega a mis fosas nasales de forma abrupta, lo disfruto parado en el umbral de la puerta principal.

Teo aparece inmediatamente en mi campo de visión, me sonríe y luego me muestra un nuevo juguete.

---Bu lo tajo pa mí.--- dice corriendo a mis brazos, lo agarro y miro hacia alfinal del pasillo.

Mi hermano está con los brazos cruzados observandome, una chica aparece detrás de el y el mundo me gira de maneras inexplicables. Está aquí, el y ella. Ella rompió mi corazón, por ella deje a una chica que de verdad me quería y ahora esta aquí con mi hermano...

---¡Hijo!--- mi mamá sale con un paño de cocina en sus manos, me da un beso en la mejilla.

---Ire a mi habitación.--- digo bajando a Teo de mis brazos.

---No saludaras a tu hermano--- hace un puchero, suspiro y vuelvo a mirar a Bruce.

Tiene una sonrisa de oreja a oreja y la chica solo tiene la mirada bajá. Se que lo está haciendo por joderme, se que me odia, se que no la quiere. Bruce es casi igual que yo, la única diferencia esque el tiene el pelo lacio. ¿Porque me odia? Nolose, desde que tengo memoria el me odia.

---Ya lo saludé, antes que llegarás.--- miento,  y entro a mi habitación sin más.

Aveces me dan demaciadas ganas de matarlo, por el mi padre se enteró que yo fumaba y se enfado más cuando supo que no hizo nada al respecto.

Mi teléfono vibra en mi bolsillo, lo saco y un mensaje de Matías me saca un sonrisa.

Matías.
 

Adivina quién me 
preguntó por tí. 
18:07 P.M 
 


 

¿Quien?
18:08 P.M 
 


 

Mi chica May, me acaba
de enviar un mensaje preguntando
cuál era tu número.
18:10 P.M
 


 

¿Se lo darás?
18:12 P.M
 


 

Obvii, ya se lo envíe
te lo mandaré a ti también
para que reconoscas su número.
18: 13 P.M
 


 

(Contacto enviado)
18: 15 P.M
 


 

Sonrió al ver el número de la chica, sus ojos color canela aún no se borran de mi mente y por momentos aquellos me hacen olvidar todo. Es hermosa, aún más sin una pantalla de por medio. Hoy los chicos me la iban a presentar pero uno de sus amigos o quizás novio estaba en problemas, desde ahí no volvimos acercarnos y deseaba demaciado hacerlo. Estuvo todo el día sola y me hubiera gustado hacerle compañía, conocerla un poco más. 
 


 

Mi vida solo a sido decepsiones amorosas, corazón roto por decirlo así. Estar enamorado es algo que no le deseo a nadie y más cuando no es correspondido. Saco el porro escondido detrás de unos libros, lo preparo y mi ventana es mi única salida. Salgo por ella, la brisa del pueblo me encanta porque es cálida y fría a la vez.  
 


Según mi madre se viene una etapa muy importante en mi vida que es la universidad, ¿estoy emocionado? no. Solo quiero vivir mi vida pero se que para aquello debo estudiar y trabajar, así es la vida. Todo es dinero y todo se debe ganar para tener una vida en paz.

"Lo siento pero no me gustas" Sus palabras retumban una y otra vez en mi mente, estuvimos hablando un puto año y ella me vino con eso y ahora está en mi casa con mi querido hermano.

---¡Hermano Jaden!--- escucho a lo lejos, levanto la vista y mi amigo Esteban se viene acercando.

---¿Que?--- espeto, nose cuánto tiempo paso pero mi porro ya se está acabando.

---Uy, ¿Te rompieron el corazón?--- dice viendo, quizás mi aspecto.

---Siempre lo he tenido roto.--- medio sonrió, el se sienta a mi lado.

---Tengo un mejor remedio para eso.

---¿Que cosa?

---Bebamos hasta el amanecer.--- dice mirando un par de chicas del pueblo que pasan sonriendonos.

Esteban es atractivo, su cabello es un poco largo y sus ojos son un gris impresionante que todas las chicas caen rendidas a sus pies y su cuerpo es esculturas, nisiquiera se cómo lo hizo si con lo que bebe.

---Mañana tengo instituto.--- cierro por unos segundos los ojos.

---¿Y desde cuándo te interesa?--- dice irónico, su risa es un poco contagiosa.

---Desde nunca.--- sonrió, lo miro y asiento. El se frota las manos en victoria y se levanta para comenzar a caminar.

Estoy mal, si, eso lo tengo más que claro. Nose cuántas cervesas bebo, pero mi cabeza ya está en otro lado, todo mi mundo gira y siento todo mi cuerpo relajado. Mi teléfono a vibrado nose cuántas veces pero puedo apostar un casino que son de mi mamá.

Saco el teléfono sin pensarlo, reviso los mensajes y una sonrisa ladina cerne en mí.

Ojos de Canela: Hola.

Así la agregue, ojos de canela porque son unos hermosos ojos y no tengo nada que decir con su hermoso cuerpo.
 


 

🥀🥀
 


 

Samay
 


 

Nose que acabo hacer, no entiendo porque lo hice y porque no puedo dejar de mirar el celular cada 5 minutos. Se lo mandé hace más de dos horas y aún no me responde aunque su última vez fue hace seis horas. 
 


 

Nose en que estaba pensando cuando le  hable a Matías para que me diera su número de teléfono, mi tiempo se ha hido en el y eso me distrae del dolor de la realidad. El dolor de ver a ex mi mejor amiga del chico que le exprese lo que nunca pensé en expresar. 
 


 

Odio demaciado seguir pensando en el después de tanto tiempo, el me rompió el corazón y es como si me hubiera tatuado su nombre en mi cuerpo y corazón. 
 


 

H: Hola.
 


 

La emoción recorre en mi, siento un gran alivio ya que almenos me respondió, es la primera vez que voy tan confiada a algo y es un gran avance. Nisiquiera pude cambiarle el nombre, Matías me lo mando así y así lo dejo solo por ahora. 
 



Monsemns

#6678 en Novela romántica
#1361 en Chick lit

En el texto hay: amor a distancia, ansiedad, chat

Editado: 02.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar