Cartas a mi soldado

Cap 2

Jazmín se sentó en su escritorio con las piernas cortas balanceándose debajo de ella y moviendo los dedos de los pies. Se tiró del cabello y mordisqueó el extremo de su bolígrafo preguntándose qué debería escribir.

Había escrito unas pocas cartas muy selectas en su vida. Tenía abuelos que vivían en el país y algunas veces al año les enviaba una carta. Y por supuesto, ella firmó su nombre en sus tarjetas de Navidad, pero esta carta era completamente diferente.

No solo fue para un extraño, sino para alguien que necesitaba un poco de apoyo en su vida y probablemente tenía al menos el doble de su edad. Sí, se sintió orgullosa de haber cumplido once el año pasado y su profesor dijo que era bastante inteligente para su edad, pero estas personas son probablemente mucho más inteligentes que ella por lo que fue más que un poco intimidante.

- Bueno, apuesto a que su letra no es tan buena como la mía- murmuró antes de poner el bolígrafo en el papel.

Estimado 2284,

Ella arrugó esa pieza de inmediato y resistió el impulso de romperla en pedazos. Si no le gustaba la idea de hacer referencia a las personas como números, estaba segura de que su persona misteriosa lo odiaría aún más. Ella comenzó de nuevo y solo escribió una palabra.

Querido...

Pero entonces, ¿a quién se dirigió? ¿Soldado? ¿Compañero? ¿Extraño? Todas estas opciones sonaban vacías y débiles en su cabeza. Ella quería inspirar felicidad en esta persona no importa lo pequeña que fuera.

Arrugó ese pedazo de papel también y respiró hondo.

Sí, este era un soldado envejecido por la guerra, pero solo era una persona. Solo un humano como ella, con los mismos órganos, estructura ósea y sentidos. Y una vez que lo pensó, fue casi reconfortante imaginar solo escribir sin tratar de impresionar activamente a esta persona.

Y los escritores siempre habían dicho que se debía comenzar con lo que sabes.

¿Qué sabía mejor? Bueno, pensó que las presentaciones serían un buen lugar para comenzar si las hubiera.

Entonces respiró hondo, contó desde diez y comenzó a escribir.

Hola.

Lamentablemente no puedo decirte mi nombre ni nada que pueda delatarme. Puedes dirigirte a mí como prefieras si así lo deseas y te hace sentir mejor. Aunque, probablemente sea mejor que esperes un poco para conocerme más antes de elegir un apodo de repente, yo voy a hacer lo mismo.

Honestamente no sé exactamente qué escribirte. No puedo empatizar con lo que estás pasando. Mi vida diaria probablemente parece intrascendente a las increíbles cosas heroicas que realizas a diario e incluso si no estás luchando cada minuto del día, todavía estás colocando tu vida en juego ahí fuera.

La persona que me asignó a usted me dijo que otros se han rendido y lamento que eso haya sucedido. Espero que no tengas nada en contra de ellos, no creo que hayan dejado de escribir porque no les gustaba, pero la gente realmente le gusta un estimulo positivo y cuando no lo consiguen probablemente se ponen un poco hoscos.

Estoy enojada porque no puedo preguntarte cómo es eso en el frente (es una regla estricta en la página de regulaciones que me dieron). Solo espero que aunque no tengas a nadie aquí en el pueblo, tengas a las personas que te importan. Aunque estoy segura de que es muy frustrante estar agradecido de que hay personas con las que puedes conectarte, pero que no quieres lastimar en caso de que suceda algo.

Lo que estoy tratando de decir es que espero que tengas amigos por ahí y no estés solo.

Realmente solo tengo una amiga, pero ella ha estado allí toda mi vida y es increíble. Una vez, cuando era más joven, algunos compañeros de clase me molestaban por mi color de cabello inusual y ella se levantó y me defendió. Espero que nunca le pase nada malo, los amigos son muy importantes, ¿no? Espero que algún día puedas pensar en mí como una amiga.

Desearía tener más que decir, pero creo que esto es suficiente. Espero que puedas escribirme pronto, así puedo tener más puntos para hablar contigo. Se volverá terriblemente aburrido si solo soy yo hablando de mí misma.

Mantente a salvo.

XXX

Mientras tanto en el frente de batalla…

Punto de vista de Alejandro.

Me encontraba herido y cansado, uno de mis compañeros más cercanos fue atacado a traición y debido a sus graves heridas murió en mis brazos, tuve que dejar abandonado su cuerpo ya que explosiones iban y venían y yo era el líder del escuadrón de ataque y no podía darme el lujo de morir y desperdiciar el sacrificio que realizo el soldado Gabriel, además tenía información importante que debía compartir a los diferentes frentes de batalla.

Una vez que llegue y atendieron mis heridas fui a una de las tiendas del campamento donde me entregaron una carta, de verdad ¿no entendían que no me importaba recibir cartas? Estoy harto de la insistencia de ese estúpido programa ya que a mí no me interesa, olvide lo que era ser feliz, he estado casi toda mi vida en un jodido cuartel y diferentes campamentos en esta guerra que ya no sé porque estoy luchando, ¿cual es el objetivo si no tengo a nadie? ¿Donde esta mi voluntad? Estoy perdido en la oscuridad, fui entrenado para ser una simple herramienta de la nación y prácticamente sigo vivo por mi lealtad a mis compañeros de batalla y porque mi cuerpo esta acondicionado a responder a cualquier ataque, solo soy una marioneta de los grandes gobernantes de la nación y vivo desde hace mucho en piloto automático.



SGM

#2614 en Novela romántica
#966 en Otros
#133 en Acción

En el texto hay: guerra y paz, amor militar, dolor amistad amor

Editado: 29.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar