Cartas para San Valentín

Dejarte volar

“La vida no puede ser más injusta al dejarme encontrarte y luego, tener que apartarte de mi lado. Pero sé que yo sería aún más injusto si te obligara a quedarte”

-¿Anónimo?

 

Quinta Carta: “Dejarte volar”

(Escrita por: LIRIO BLANCO)

 

 

2 de agosto de 2016, Pueblo de Scheck

 

Querida Emma…

Seguramente vas a estar en viaje cuando leas esto. Primero lamento mucho haber dicho todo lo que dije la última vez que estuviste en mi cabaña, créeme que me dolieron más a mi decir esas palabras horribles que a ti escucharlas. No tienes idea lo que sentí al verte llorar con tanta tristeza, ni al decirme que estabas dispuesta a quedarte por mí.

Quiero que sepas que deseaba que te quedaras en el pueblo a mi lado pero no podía pedírtelo porque sería egoísta de mi parte. Sé lo que es dejar todo por amor así como sé lo que es el arrepentimiento por haber querido lograr cosas y no hacerlo por la misma razón. No quería que me lo echaras en cara en alguna pelea futura porque no me lo perdonaría nunca en mi vida. Tu eres más importante para mí que cualquier cosa o persona, es por eso que debo dejarte ir.

Debí decirte lo que realmente pienso y siento por ti, mas no lo hice. Aunque no es lo mismo que hacerlo en persona pero aquí va… Pienso que eres una mujer hermosa, fuerte, independiente, honesta y divertida, eres del tipo de persona que defiende con uñas y dientes lo que es suyo, así como estas dispuesta a todo por las personas a las que amas; eso me encanta de ti porque estas dispuesta a dar sin esperar a recibir algo a cambio. Eres una loca incurable, una mujer con todas las letras y no deseo que cambies nunca, ni pierdas esa esencia especial que tienes.

¿Qué siento por ti? Todo. Tú me enseñaste el valor del perdón, me enseñaste que la vida pasa rápido y que hay que disfrutar cada momento como si fuera el último, contigo aprendí a valorarme más a mí mismo y a pelear por lo que quiero. Me enseñaste a querer de una forma distinta, una forma sincera y sin intereses. Lo que siento por ti no podía describirlo pues conlleva muchas emociones pero creo que con decir que te amo puedo expresar todo, esa palabra tiene un gran poder.

Lamento no haberte dicho todo esto en persona, pero si lo hacía tú no te irías y yo no tendría la fuerza para dejarte marchar. Me duele no tenerte y créeme que dejarte ir es lo más doloroso que me ha pasado pero sé que es necesario. Tienes que viajar, es tu sueño, ve, disfruta, vive la vida ¿No es eso lo que tú siempre dices? Ahora me toca a mí decírtelo.

Viaja lo que quieras y cuando te canses tal vez regreses a mí. No sé qué nos depara el futuro, posiblemente conozcas a alguien en Europa, te enamores y formes una familia o quizás seas una solterona con gatos, no lo sé; lo único que tengo en claro es que yo no te voy a olvidar y hasta saber que estas casada voy a esperar por ti.

Me enamoré de ti con solo verte. Me enamoré de tu sonrisa, de tu alegría, de tus besos, de tus ocurrencias e incluso de tu mal humor. Es por eso por lo que nadie más que tú vale la espera.

Muy bien, Em. Me despido con la esperanza de un ¡Hasta luego! Recuerda que siempre estaré para ti amándote con todo mi corazón. Mientras tanto cuídalo y tráelo a casa si sientes que este es tu lugar, a mi lado.

Un beso a la loca de tu amiga y, deseándolo, será hasta la vuelta.

Te amo.

Tobias

 



Aras Atedrielle

Editado: 20.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar