Casada a mi corta edad ©

Capítulo 1.

Cameron.

Tengo todo lo que cualquier persona desea, dinero, propiedades, poder, mujeres a mis pies, que con tan solo les dé una cálida sonrisa o les dé un guiño ellas mismas se me ofrecen, pero aún así no estoy completo y me falta mi chica, esa chica que me trae loco desde que la vi en aquella revista y muy pronto será mía en menos de lo que canta un gallo.

Aún recuerdo cuando la vi en aquella revista...

3 Años atrás.

Eran aquellos días cuando salía con Kathy, otra más en mi lista, no se puede negar que es hermosa tiene lo suyo, buenos pechos, curvas en los lugares adecuados, un buen trasero, también sabe satisfacer a un hombre, no se le puede negar.

Estábamos en unos de los dichosos spas donde le gustaba meterse, ya ni siquiera sé si lo haga, tanto tiempo desde que me aburrí de ella que no he vuelto a saber más de ella.

—Oh, amor, vamos a darnos unos masajes —dijo con su voz tan chillona.

—Kathy, sabes que no me gustan esas cosas —ya me estaba empezando a cabrear.

—Anda no te cuesta nada, además... —dijo esto tomando de la corbata y jugando con ella —. Me haré una depilación especial para ti.

No estaba mal la idea de ella bien depilada para follarla sin molestia.

—Está bien, pero solo miraré.

Y así me brinco encima dándome besos por toda la cara, entramos al dichoso spa, le empezaron hacer no sé qué demonios, tomó una revista y empezó a leerla, esas dichosas revistas nada más viven publicando lo que no les importa, viven detrás de personas como yo que siempre estamos en el ojo de la sociedad siguiéndonos los pasos.

—Oh mira nada más, ahora la sensación es nada más y nada menos que la princesita Walker.

La verdad es que no me interesaba lo que dicen, seguro es otra chica estirada niña de Papi y Mami.

Con tan solo 13 años tiene a la mayoría de los chicos de florida tras ella, la verdad es que la chica tiene el cuerpo mejor que una súper modelo, ayer fue captada en una piscina de unos de los más importantes hoteles de florida con su peculiar grupo de amigas, dejando ver sus atributos en un bello traje de baño rosa, de una pieza donde se puede apreciar su escultural cuerpo, así como de bella tiene su carácter, trataremos de hablar con ella para que nos diga su rutina diaria.

Por fin Kathy dejó de leer, ya me aturdía con su voz chillona, aunque la publicación suena interesante.

—Oh amor, mira, esta niñata dizque con un cuerpo de una súper modelo, ja, si solo es una mocosa, anda mira y dime si no es cierto que soy más guapa que Melanie Walker, mira amor, ¿Dime si no soy más hermosa que la mocosa?

—Kathy, sabes que eso no me importa, esas revistas siempre hablan tonterías —me estaba haciendo el difícil al resistirme, aunque la curiosidad me mataba.

—Anda mira y luego te sientas de nuevo —rodé lo ojos y asentí y fui a ver, cuando vi mis ojos se quedaron clavados, realmente la chica es hermosa y más ese bikini dejaba poco a la imaginación, sus piernas, trasero, labios, pechos...—. Cameron, Cameron, mi amor, ¿Me oyes? —tenía que ser Kathy que me distrajera de mi escanearían.

—Eh...si....este, ¿Qué pasó? — sí que la chica es la más hermosa que he visto.

—Dime, ¿Es más linda que yo? ¿Verdad que no mi amor? —pero claro que es más linda, más linda que todas las chicas que me puedo imaginar, conozco, visto y he tenido.

—En...si...no...tú eres más hermosa Kathy —le dije con mi sonrisa más fingida.

Actualidad.

Desde entonces supe que será mía, para mí, el nombre de Melanie Walker no sale de mi cabeza, día y noche está en mis pensamientos, he soñado y sueño con ella un sin fin de veces, haciéndola mía, mi mujer, ella debajo de mí, temblando y gimiendo para mí, me he masturbado mil veces por ella; si, sigo encontrándome una que otras veces con mujeres, lo confieso nada más bueno que un buen polvo, pero ninguna me satisface desde que vi a mi Mel en esa revista, he pasado estos últimos años, detrás de ella, luego de aquel día que salí del spa llegue a mi pent-house busque su nombre en internet y ahí apareció mi diosa, junto a su padre, Richard Walker, importante empresario tiene algunos negocios en común conmigo por lo que me decidí a estar al pendiente de sus negocios buscando la oportunidad de atacar y poder tener a mi Mel, también supe que su madre murió en un accidente de tránsito y mi pequeña iba con ella, gracias a Dios que salió viva solo se dio algunos golpes y unas fracturas, me puedo imaginar su dolor porque yo sé lo que es perder a tu madre y padre.

Y desde luego sé cada paso que da, la he visto en persona pero ella no se ha dado cuenta de eso, he estado en sus cumpleaños desde ese día, la he seguido y la he protegido día y noche, contrate personal para eso, se que como es amable también es una fiera, mí fiera, la que domaré, he visto como anda con sus amigas a centros comerciales, como muchos chicos se le acercan y la verdad es que más furioso no me pongo en mi vida como cuando esos malditos niños de Papi y Mami se les acercan o le toman aún que sea la mano, cuando se pone sus trajes de baños y va a piscina con sus amigos, la rabia me invade por completo viendo como los hombre la miran con su maldita lujuria, días como esos es que me desesperaba por tenerla solo para mi, días así es cuando mis empleados me temen más.



Mariana Familia

#17916 en Novela romántica

En el texto hay: amor, melanie, cameron

Editado: 28.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar