Cazador ©

Capítulo 7

Amber

Le cargo hasta mí habitación, su cuerpo débil y moribundo me advierte qué sí no recibe la ayuda de Mirna podría morir.

Abro la puerta y con cuidado entro para no golpearle la cabeza, bajo la mirada al escuchar un lastimero gemido de dolor, su rostro muy herido, una ceja cortada al igual qué su labio inferior.

*—Fue Amy cierto — intento establecer conexión con Leya —Es una insolente.

*—Acaso detecto celos Amber — su voz cortante y sería —Porque recuerda lo qué paso en esa maldita cama.

Quito la mirada del humano qué tengo en brazos para posarla en la cama, las frazada arrugadas por lo qué sucedió antes del dolor del vínculo qué creó Leya con el humano, sentí como sí algo muy duro golpeara mí cabeza.

Con tan sólo tomar un respiro mís fosas nasales puedo percibir el olor a sudor y el sexo qué no llegó a tomar lugar en esa cama, y que por alguna maldita razón por la cuál culpo al vínculo, siento asco de ésa cama y de mí.

—Esto es malo — susurro para mí misma, debo alejarme del humano pero el vínculo y Leya no me lo permiten.

Otro lastimero gemido qué sale de los labios del humano —Necesitas rápidamente a Mirna —digo al volver mí vista al humano, de repente su labio cortado llama mí atención, sintiendo la necesidad de besarlo y el repentino enojo qué crece en mí contra mí hermana, esa es una muy grave insolencia lo qué ha hecho, besar a mí...

Detengo mis propios pensamiento, y me recuerdo qué es lo qué su gente ha hecho contra mí gente, lo qué más me enfurece es qué Cynthia tiene mucho qué ver con los ataques qué hemos sufrido.

Nunca creí qué los humanos sé aliaran con la Alfa de los Rogue, para atacarme a mí y a mí gente, lo cuál es absurdo nadie puede contra una reina.

—Acá estoy — escucho la voz de Mirna tras de mí.

Al darme la vuelta ella abre los ojos sorprendida, se acerca a mí y toca la frente del humano, frunce el ceño, luego ve el piso con sangre manchandola.

—Qué le haz hecho Amber — habla enojada mirándome directamente a los ojos sin inmutarse por mí expresión neutral —Es sólo un humano, el no tiene la culpa de que el sea tu mate.

Apreto la mandíbula, pero no digo nada, no respondo porque no sé qué pueda dar como respuesta a eso. Ella lo revisa sin miramientos, pero ahoga un grito de la impresión al levantarle la camisa y verle moratones en el cuello y pecho, yo también me impresióno.

—Espero qué no tenga consecuencias lo qué haz hecho Amber —niega con la cabeza —Una infidelidad puede ser mortal para Alec, sí  sigue vivo eso quiere decir qué el vínculo no sea establecido del todo.

La veo alejarse e ir a la cama, quita todo de una como con asco lo qué me da gracia, luego cambia toda la ropa de cama, pero deja una parte sin cubrir —Déjalo ahí con mucho cuidado, boca a bajo tendré qué saturar las heridas otra vez.

Yo sólo asiento con la cabeza y hago lo qué me pide, hago todo para no mostrar sorpresa al ver su espalda, heridas profundas donde las suturas se han abierto, también sucias. Siento un vuelco en el estómago con verlo así, sé que lo he causado yo.

—Me daré un baño — anunció, lo cuál es cierto, me siento sucia donde los labios de Liam han pasado, y necesito darme un baño.

Me doy media vuelta, y me encamino al cuarto de baño — Amber — me detengo al escuchar la voz de Mirna —El no tiene la culpa, sólo es un muchacho qué quiere sobrevivir — asiento en su dirección, deacuerdo con lo qué ha dicho —Pero lo qué el no sabe es qué su vida está junto a tí.

Rápidamente me doy media vuelta y me adentro al cuarto de baño, sintiendo mí pecho bajar y subir, "lo qué no sabe es qué su vida está junto a ti".

Me dirijo al espejo y veo qué mis labios están púrpura, con sólo recordar también el ardor en mis labios cuando Amy beso al humano, todo su toque en Alec me quemaba. Me hecho bastante agua en el rostro para quitar una inesperada pesades.

*—Leya — llamo a mí loba —Creés qué el humano cambiar de opinión — pregunto, quizás el vínculo me ayude con lo qué ahora estoy decidida a hacer.

*—Con tiempo — responde Leya —Los humanos son muy tercos, creó qué será difícil, pero no imposible.

—Maté a su família LeyaLeya— por primera vez en mí vida creó sentir miedo —Me odia y odiará.

—Muéstrale quién eres verdaderamente Amber — habla esperanzada —Con otros actos, dile la verdad de su pueblo, lo qué hicieron sus padres junto con la perra de Cynthia y quizás, sólo quizás nos perdone.

—Pero estaría deshonrando la memoria de mis padres Leya, con intentar enamorar un humano — siento mis ojos picar - los humanos mataron a mí família también Leya.



J. A. Clever

Editado: 13.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar