Cinco flores coreanas

Capítulo 2: Viral

La Korea Seoul Munhwa Broadcasting (KSMB) es una de las cadenas de radio y televisión más importante de Corea del Sur, principal productora de contenido audiovisual a nivel nacional y además es la empresa acreedora de la red de distribución, nacional e internacional, más grande de todo el país. Con más de 25 años sirviendo como enlace entre Corea y Occidente, la KSMB posee oficinas representantes en Alemania, Australia, Estados Unidos, Brasil, China y México. Su sede principal está ubicada en uno de los edificios más modernos e impresionantes emplazados en la ciudad de Seúl.

La recepción de la KSMB es un espacio amplio y acogedor decorado con buen gusto. Allí, Luna, Mia y Lia, solían ser el enlace de los visitantes con las dependencias de la empresa. Las tres recepcionistas, estaban siempre prestas a servir a todo visitante dando muestras de su vocación por el servicio y brindando siempre su mejor sonrisa. Las tres chicas compartían características en común: eran jóvenes, guapas, bien preparadas y muy unidas.

Luna, era la mayor, hablaba muy bien el mandarín y laboraba para la KSMB desde el 2011. Mia en cambio, era hija de madre japonesa y padre coreano, dominaba ambas lenguas. Mia, era simpática y práctica Lia, era la más joven y más reciente adquisición de la KSMB. Si bien era la menos experimentada en el área, dominaba el inglés y de las tres, era la más hermosa y dinámica.

En aquel instante, recostadas sobre el mostrador, las recepcionistas suspiraban al unísono observando al apuesto, alto y atlético PD Han(12), mientras este se desplazaba por el corredor, sonriente y confiado, saludando a todos a su paso. 

—¡Debió ser actor o modelo!— suspiró Luna.

—¡Sí! Nosotras seríamos sus fans— secundó Mia.

—¡Pero no olviden que Han está hecho para mí!— les advirtió la mayor.

Y es que Luna había arribado a los treinta. Sin aspiraciones profesionales más que los logros ya alcanzados en aquella recepción y habiendo entrado en la edad del matrimonio, Lee Luna había fijado sus ojos en Han hacía ya varios meses. Pasando como pasaba ella la mayor parte de sus días en aquella empresa, había analizado concienzudamente a todos los solteros disponibles que allí laboraban y había concluido que Han estaba hecho a su medida. Sin embargo, Luna llevaba mucho tiempo coqueteándole sin suerte. Mientras ella alimentaba la idea de un futuro junto al esbelto hombre, El PD Han no parecía reparar siquiera en su existencia.

Ante la advertencia de Luna, Mia y Lia rieron con picardía llamando la atención del productor.

—¡Viene hacia acá!— exclamó Luna. Y de inmediato, las tres empezaron a acicalarse con las manos.

Han se dirigió hacia ellas con exagerado derroche de gracia al caminar.

—¿Cómo están chicas? ¿Poco trabajo hoy?

—¡Gracias por preguntar, PD Han!— sonrió Mia—. Con los cambios que ha sufrido la empresa en estos días, el ambiente está muy extraño... Muchas tensiones, muchas reuniones, pocas sonrisas— explicó Mia.

—Excepto la suya, PD Han. Su alegría nos contagia a todas— suspiró una vez más Luna. Y sus palabras eran tan ciertas que sus dos compañeras suspiraron después de ella.

—Gracias, chicas. Ustedes también alegran mi día.

Y con esta frase, Han derretía una vez más el corazón de las recepcionistas. Sin embargo, la primera en salir de su influjo fue Lia.

—PD Han....— comentó— y sabe acaso ¿qué pasó con el PD Rae?

—¡Sí!— asintió Mia interesada de pronto en el asunto.

—Esta mañana salió muy disgustado...

—Todos comentan que ha sido despedido.

—Pero yo no lo creo. Llevaba en la compañía más de 20 años... ¡cómo es posible que lo despidan de un día para otro!

—Por la misma razón es menos probable que haya renunciado. ¿No crees?

—¡Niñas!— interfirió Luna, quien aún permanecía perdida por las calles de Han-landia—. ¿Cómo hacen esas preguntas tan indiscretas a nuestro querido PD?— jugaba con su pelo sin apartar la vista del hombre—. Él está ocupado con cosas más importantes. ¿Cierto?

Han sonrió complacido.

—¡Ah, mi Luna! Tú siempre tan comedida. Es lo que me encanta de ti. 

Y fue todo para ella. Al escuchar a su amor platónico confesarle que siempre había notado sus detalles para con él, Luna abrió los ojos enormemente, impactada por los espontáneos y fuertes latidos de su corazón.

Luna era la mayor y por tanto la más experimentada, no obstante, para ella era muy difícil salir del efecto que producen los hombres guapos. 

Apenada por lo evidente de sus sentimientos, Luna, sonrojada hasta las orejas, desvió la mirada hacia el piso, arrancando otra sonrisa al productor, por el tierno gesto.

—El PD Rae fue jubilado— respondió Han a las curiosas Lia y Mia—.Y ya era hora, ¿no? Mientras sigan en la empresa todos esos dinosaurios, nosotros los aspirantes a ascender ¡no tenemos muchas oportunidades!

—¿Dinosaurios?— respingó Lia confundida— ¿Pero no es usted uno de los PD's más antiguos sin...?— Mia pisó intencionadamente el pie de Lia bajo el mostrador, interrumpiéndola.—¡Ay!— gimió Lia sin atreverse a delatar a su compañera.

—Admito que me he tardado un poco en obtener mis propios proyectos – se justificó Han con tono arrogante— pero ahora que el PD Rae se fue, siento que este es mi momento.

—¡Claro que sí, PD Han! ¡Estamos segura de que este es su momento!— lo alentó Luna.

—De hecho— continuó Han con jactancia—, justo ahora me dirijo a una reunión con el PD Kim. Él, personalmente, ha solicitado reunirse a solas conmigo. Ahora que Rae se fue, probablemente él ocupe su puesto y siendo yo el más antiguo productor de su equipo y su primer asistente, no podría llamarme para otra cosa más que para ofrecerme su lugar como jefe de proyectos dentro de la división. Y cuando eso ocurra, las invitaré a comer a todas— las mujeres aplaudieron jubilosas ante la oferta del productor—. Para mí sería un honor celebrar mi triunfo junto a ustedes, bellas damas— Han lanzó una mirada felina a Luna—. Especialmente a tu lado, mi querida.



Alexandra Fernandez

#4600 en Novela romántica
#1395 en Joven Adulto

En el texto hay: kpop, xenofobia, amor dulzura

Editado: 09.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar