Como surgió el amor

Capítulo 2: Hagamos una buena planificación

5 de octubre del 2016

Al día siguiente me levante como cualquier día e hice lo mismo que siempre hago, pero era diferente estaba feliz porque podía acercarme un poco a ella.

Yo solo veo clases con la clase F, los días lunes y martes así que hoy ya no podía dar clases sino hasta el viernes que hay clase de orientación.

Pero eso no era todo, los dos estamos encargado de los programas culturales de la comunidad así que igual tengo otra forma de hablar con ella.

Me visto y salgo, antes de salir mi madre me dice:

— ¿Fuiste a la reunión ayer? —dice mientras esta limpiado.

—Si fui —dije. —mamá, ¿Si tu alumno tiene un problema en el cual es muy complicado de ayuda, y que todo el mundo mira a otro lado, tú lo ayudaría? —. Agarro mi bolso.

Mi mamá me mira fijamente por unos segundos, se dio de cuenta que me está pasando algo pero no dice nada y solo sonríe.

—Lo ayudaría, aunque esa persona no lo quisiera —. Acercándose a mí. —Porque por eso es que me volví profesora —dice tocándome el hombro.

La miro y le sonrió y me voy, esas palabras que mi mamá me dijo, me dieron ánimo para seguir con esto, con estas ganar de ayudar a Katherine aunque ella no quiera.

Al llegar a la secundaria estaba lloviendo, no había comenzado con buen pie este día, estaba lloviendo y no traje paragua y me estaba mojando pero al pesar de eso, no perdí mi ánimo.

Al llegar al fin adentro del plantel fui directamente a la sala de profesores, a pesar de la lluvia no llegue tarde, lo cual sorprende pero eso no lo puedo decir también para los alumnos, al ver como estaba el patio que estaba dentro del plantel vi que no había llegado muchos alumnos.

A ser la hora voy al salón con unos salones que me había tocado dar clases, no hay muchos solamente seis estudiantes, pero aunque no fueran muchos, tenía que darle clases. Ya sé cómo se sentías los profesores dar clases con menos de la mitad de estudiantes.

Al entrar al salón veo a esos seis estudiantes que se sienta, ¿Qué voy a hacer?, no le puedo dar clases solamente a seis.

—Buenos días alumnos, mi nombre es Víctor, su profesor de matemática, esperemos que llegue más alumnos para comenzar la clase —digo esto y me siento.

Pasaron la hora y al final solo llegaron treces estudiantes, bueno por lo menos puedo darle por lo menos la introducción de lapso.

Explique un poco de lo que se haría durante el salón y como en otros salones que ya había dado clases verifique los conocimientos que tenían.

Durante el tiempo restante que queda de clases los alumnos hicieron lo que quería mientras que yo revisaba algunas actividades para finalizar los planes de evaluaciones para los salones que tenía asignado.

Mientras estaba terminando el plan de evaluación de primer año, entra al salón, la profesora Lisbeth. Todos los hombre se quedaron mirándola, aunque bueno es normal, es bella.

—Víctor, hola podemos hablar un momento —dice Lisbeth.

Es raro… ¿Qué será lo que querrá Lisbeth?, me levanto de la silla y salgo del salón con Lisbeth.

— ¿Qué paso Lisbeth? —le pregunto preocupado.

—hay algo que dijiste ayer que me tiene rodando la cabeza —dice mientras mueve las manos como nerviosa. — ¿Estas interesado en Katherine? —me pregunta sin vacilar.

Me sorprendió, no iba a pensar que me iba a lanzar esa pregunta tan directamente, bueno no la conozco mucho solo desde hace tres días. Respiro hondo para tranquilizarme ya que la pregunta me sorprendió.

—Si me interesa… —dije sin rodeos. —Pero no es lo que tú piensas Lisbeth —. Aclare los hechos.

Ella nota que lo que dije sonó serio y con sinceridad que ella que se veía tensa, se calmó y volvió a ser como la que conocí.

—Gracias a Dios, ya me había puesto nerviosa —dice Lisbeth calmándose por tantos nervios  que tenía.

Se notaba que ella estaba más nerviosa que yo con la pregunta, seguro pensó otras cosas pero eso no me importa y mucho menos con una muchacha menor que es mi alumna.

— ¿Entonces…? —. Vuelve a lanzar pregunta sorpresa, me están bombardeando. — ¿Por qué estas interesado en Katherine? —dice finalizando el ataque literalmente…

—Porque Katherine me recuerda a mí —. Lisbeth se sorprende. —Quitando el evento que le sucedió y aunque no puedo comparar nuestras situaciones, los dos nos cerramos en un capullo para que no nos lastimara… —continuo hablando.

—Yo cuando era pequeño, mi padre murió en un accidente donde yo tuve presente, desde entonces tome la responsabilidad, pensaba que era mi culpa —. Apretó mi mano de forma de puño por el dolor de recordar.

—Y pensé que no merecía vivir, tener una vida feliz y alegre, tener amigos, familia porque pensaba que no lo merecía porque se lo había quitado a el —. Salieron lágrima del ojo izquierdo.

—Entiendo y me imagino tu dolor —. Ella se acerca a mí. — ¿Pero cómo se relaciona eso con lo de Katherine? —dice.



Miranda

Editado: 16.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar