Como surgió el amor

Capítulo 5: No te rindas… lucha para un mejor día.

27 de octubre del 2016

Ya era jueves 27 de octubre y durante dos días no había dormido nada pero por fin había terminado mi meta, que era la planificación de la fiesta de navidad. Esta planificación me había ayudado en dejar de pensar en Katherine y enfocarme en una sola cosa.

Me acosté a la seis de la mañana, tenía que descansar ya que hoy iba a hablar sobre el proyecto que Katherine y yo estábamos planteando así que tenía que tener toda la fuerza del mundo. Era imposible de pensar que yo haría esto, matarme por organizar un evento de la comunidad pero aquí estaba yo, recogiendo todos los papeles que iba a necesitar y acomodando mi cama para dormir mínimo hasta las doces del mediodía.

Cuando me acosté, fue como si hubiese recibido un golpe hasta que me hubiese desmayado porque después de arroparme no supe nada de la vida hasta que la alarma de mi teléfono sonó como a la 12:13 del mediodía.

A levantarme note que no había absolutamente nadie en mi casa, abrí la puerta de mi cuarto que llevaba tres días sin abrirse, solamente cuando iba al baño y fui directamente a la cocina, para mi sorpresa estaba el desayuno y el almuerzo listo guardado en la nevera.

Eso me hizo feliz y a la vez un idiota, hice que mi mamá, Andrés y Alexandra se preocuparan por mí, y a pesar que no lo vi durante eso días ellos me siguieron apoyando y esto fue una muestra de eso. Agarre mi desayuno y almuerzo y lo calenté y me senté en la mesa a comer.

Al terminar, lave mi plato y vi que se había acabado la sal entonces me vestí para bajar al abasto para comprar. Al bajar veo que el señor José que era el jefe de los programa de la comunidad estaba saliendo del edificio 3 y me vio.

— ¡Víctor!, que sorpresa —dice como si hubiese visto a un muerto.

—Sí, es que pasaron muchas cosas durante estos días —dijo. —Escuche lo que le paso a Katherine —dijo apenado.

Yo no sabía que él había escuchado sobre ella, así que la mejor opción era preguntarle.

—Que fue lo que escucho sobre Katherine… —dije entre cortado para ver que iba a decir el señor José.

—Que ella fue hospitalizada por algo del estómago, que triste —. Qué bueno que nadie sabe lo que le pasó.

Escuche lo que dijo el señor José y me di de cuenta que no sabía nada de Katherine pero le seguí la corriente.

—Sí que mal, ojala que se mejore —dije disimulando.

—Todavía nos vas a demostrar lo que planeaban tú y Katherine —dice con curiosidad el señor José.

—Sí, ella me matara si se entera que no lo hice —. En realidad no sé si ella me va a volver a tratar pero no podía decirlo.

—Me imagino —dice el señor José riendo. —Bueno nos vemos en la noche, ¿Como a las 8? —pregunta.

—Si, a esa hora —dije y el señor José se fue.

Vi cómo se iba y lo único que hice es quedarme parado mientras lo hacía, era muy malo mintiendo y más ahorita pero era la única opción que tenía así que seguí mi camino hacia el abasto para comprar la sal para la casa.

Al llegar a mi casa, me puse a repasar en mi cuarto todo lo que iba a decir hoy, quería ver si todo estaba bien organizado para impresionarlo hoy. Hoy era una reunión con algunos de la comuna, pero si esto se aprobara tendría que hacerlo para todos.

La hora pasaba y pasaba hasta que se hizo la hora…

Eran como la siete de la noche y estaba Andrés y Alexandra en la sala, me daba pena por todo lo que había pasado durante la semana y no sabía cómo salir y hablar con ellos, me parecía un niño pequeño.

No podía dejar que esto me diera miedo tenía que dar una charla de un proyecto así que tome valor y salí de mi cuarto. Al salí pase por el pasillo y después por la sala y Andrés y Alexandra se me quedaron mirando y después Andrés siguió viendo televisión y Alexandra me dio una sonrisa.

Esa sonrisa aunque no dijo nada sabía lo que trataba de decir, era “animo, tu puede.”

Eso me dio más fuerza y con eso salí del apartamento directo hacia la reunión con algunas personas de la comuna. Cada vez que daba un paso mi corazón empezaba a latir más rápido y empecé a temblar como era posible eso, parecía a un niño cuando tenía que exponer.

Al llegar a la entrada del edificio, me quede un momento afuera para respirar y tomar un poco de aire, intentaba esto a ver si me podía ayudar para no ponerme nervioso por suerte eso ayudo a que me calmara.

Entre todo preparado hacia el edificio directamente al apartamento para acomodar todos antes que llegaran, al entrar al apartamento reunir varias mesas y mesas para la reunión que iba a tener. Cuando vi que todo estaba preparado repase los apuntes y los papeles que tenía por última vez para ver si todo estaba bien.

Poco a poco empezaron a llegar las personas, eran máximo 7 personas que iba a venir incluyendo al señor José, que fue el primero en llega. Al entrar el señor José lo salude y me presento a todos.



Miranda

Editado: 16.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar