Contra Todo

III-Emociones

III-Capítulo Tres: Emociones.

-Eres una mujer excelentemente preparada, me deslumbraste desde el primer día en que te vi, me pareces la más preparada para el cargo, entonces sin más, ¡Bienvenida al Grupo de Mecánicos¡ -Exclamó el señor Williams, dándome un apretón de manos. Me presentó ante todo el equipo, todos me miraron de arriba abajo, antes que nada pidió respeto para mí, rogó que no quería más problemas, no sabía a que se suponía con más problemas, sin embargo, asumí que antes jamás había ninguna mecánica en su negocio. 

Camino rodeada de todo el equipo, dispuesta a ponerme en marcha, llevo pantalón ceñido a mi cuerpo, una camiseta deportiva Adidas, mis zapatos Adidas superstar, todos los hombres me miran extrañados al ubicarme en mi puesto de trabajo, no importa tener las manos llenas de gasolina, no importa meterlas en el motor de un auto, para mí lo importante ahora era estar en un puesto de trabajo y ganar dinero, lo que más me importaba era mi estabilidad económica y además estar en lo que me gusta. 

Los días fueron pasando, me desenvolvía muy bien en mi trabajo, era una de las mejores mecánicas de todo el grupo, tenía varios clientes ganados, decidí pasarme por una universidad que quedara cerca de mi residencia, quería estudiar una segunda carrera, me llamó la atención la carrera de Psicología, siempre mi madre me decía que era una buena consejera, entonces me decidí, admito que tuve que luchar con mi mente, porque pensé mucho, hasta que me fui por la opción de hacerlo, inscribirme en la universidad más cercana, la universidad de, empezaría dentro de un mes aproximadamente.

El primer mes de trabajo había llegado, se me hacía bien trabajar en lo que me gustaba, me divertía, me hacía feliz. Empecé a ganar mi sueldo que me alcanzó para poder ir a comprar un móvil, mi amiga me acompañó, agregué su número y así podía comunicarme con ella, más adelante añadí el de mis compañeros de trabajo y mi jefe. 

Recibí la presencia de Catherine por la tarde, le reclamaba por una situación que me cabreó. 

-¿Como se lo diste, Catherine?-Pregunté enojada. Ella bufó, sus labios formaron una línea recta. 

-Tranquila, ahora los uní. -Dijo riendo. Lo tomé normal, el caso era que le dio el número nuevo de telefono al fútbolista. 

Recibí un nuevo mensaje en el móvil, era de un número que no tenía agregado: 

-Tú, eres perfecta. -Desconocido. 7:32 pm. Ubicación: Londres. 

-¿Viste? Me está persiguiendo ahora... -Dije rodando los ojos. No me gustaba que se interesara ese hombre en mi. 

Corrí a Catherine del apartamento, necesitaba respirar sola, en paz, en tranquilidad. 

Habían doce mensajes en Whatsapp no leídos del número del fútbolista. Casi todos eran seducción. 



imaginationlove05

#4223 en Novela romántica
#1725 en Otros
#547 en Relatos cortos

En el texto hay: mujer, venezuela

Editado: 19.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar