Crueldad Oscura

Capítulo 11

¿Coincidencia?

Miércoles

Que daría por estar lejos de todo, donde no haya peligro ni maldad, solo paz, tranquilidad y descanso, sin embargo, estoy aquí enfrentando la realidad, mi realidad y me basta con saber que un comienzo se acerca, uno no muy bueno, pero... bien dicen que después de la tormenta viene la calma ¿no?

 

Giro en la silla, una y otra vez y lo único que veo son las luces cálidas de mi ventana y algunos cuadros de pintura, lo que me hace recordar el lugar donde estuve hace unas horas, Elahia definitivamente no es un chico común, él tiene algo no normal y tal vez, solo tal vez me esté dando la curiosidad de saber quién es realmente, que esconde bajo esas dos fachadas del tipo "dejo que me golpeen y que me digan basura" y "soy indestructible" con una sonrisa hipócrita en la cara.

 

Veo a Sana dormida en la alfombra que cubre el piso de mi habitación, últimamente se la pasa durmiendo, se ve más gorda, pero supongo que es porque come a cada rato. Se le ve tan tierna durmiendo...

Cierro los ojos un momento, aun dando vueltas en la silla sentada, respiro un poco el aroma de mi habitación, me siento segura, pero con pánico, a pesar de conocerlo hace poco, se lo que es capaz, si me llevo con él en contra de mi voluntad sabiendo que soy hija del jefe de policía, puede hacer algo mucho más peligroso, eso sin duda. Al parecer no mide las consecuencias.

 

Ya cansada y mareada de dar vueltas en la silla me paro, pero me sostengo de mi escritorio cuando pierdo el equilibrio, definitivamente ya no volveré a dar vueltas o terminare vomitando.

Extraño mi teléfono, me preocupa que Elahia vea los mensajes del acosador, a menos de que sea el... pero descarto la idea de que son números diferentes.

 

Suelto un bufido y prendo mi computadora, me siento con ella en la cama y me recargo en la cabecera, veo mis redes sociales, tengo varias notificaciones y mensajes.

 

Mensaje de Tommy

Mierda Amelia Leonor, ¿Dónde carajos estas? Estuvimos buscándote por toda la escuela William y yo y no te encontramos por ninguna parte, mataron a una de nuestras compañeras, demonios Amelia, casi matan a William, le dieron a la chica que estaba atrás de nosotros sentada en las gradas durante el juego.

Llámame cuando veas mis mensajes y mira las noticias.

 

Mi corazón se acelera cuando dijo que casi matan a Will...

Solicitud y mensaje de William

Bonita, dios, espero que estés bien, no sabemos nada de ti desde ayer, por favor, responde las llamadas de Tommy, estamos muy preocupados, por favor, contesta.

 

Inmediatamente les mando mensaje a los dos, diciéndoles que estoy bien y que no se preocuparan, pregunte si estaba bien Will, pero me dijo algo que me saco de mis casillas "no te libraras tan fácilmente de mi bonita" Imbécil, casi le disparan y lo único que dice es eso.

Tommy me dijo que vendría en una hora para estar conmigo y ver una película, Me paro de la cama, dejo la computadora y bajo a la cocina para hacer un refrigerio y limpiar un poco la sala.

Prendo la tele, me siento en uno de mis sillones y pongo el canal de las noticias...

 

En última hora, se reportó que a noche hubo un asesinato con arma de fuego hacia una estudiante de la universidad White Gold, estaba en un juego de americano cuando sucedió esta tragedia, la bala le dio en el cráneo, causando su muerte inmediata, su nombre era Jenna Larson, tenía casi los 18 años de edad, aun no se encuentra al responsable, pero si hay tres posibles sospechosos, como Larry Carson, Damian Cross, que son estudiantes y jugadores de la universidad y el profesor Jerald Rauber.

En la pantalla salen los rostros de los mencionados y mis ojos casi se salen por lo impactada que estaba, mi profesor cerdo y Damina eran sospechosos del asesinato de la chica...

Ellos son posibles sospechosos del asesinato ya que los dos jugadores desaparecieron durante el juego y el auto del profesor Jerald estaba estacionado justamente en donde dispararon.

Vamos con el jefe de policía que tiene un comunicado para el pueblo.

 

Papa sale de la estación y ve seriamente a los periodistas.

Señor—Grita una reportera, papa le da la palabra y ella empieza hablar.

— ¿Cree que esto esté relacionado con los asesinatos de las dos chicas de hace apenas unas semanas?

—Posiblemente, pero no estamos seguros, ya que el asesino deja una marca criminal en cada asesinato como hace un par de años, pero esta vez fue un disparo, ningún signo de tortura ni violación, ni listón, así que sospechamos que se trata de dos personas diferentes—Dice seguro y con el ceño fruncido.

— ¿Está diciendo que hay dos asesinos sueltos?

Si—Responde papa.

Aprieto mis manos al colchón sudando frió, no sé por qué, pero esto me está dando mala espina y estoy hablando de que lo siento desde el primer asesinato.

Señor—Levanta la mano otra reportera.



Vivian Baez

#361 en Thriller
#139 en Suspenso
#3060 en Novela romántica

En el texto hay: obsesion, romance, muerte

Editado: 05.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar