De Shinki a Diosa [noragami y Tú]

#20 - Nueva oportunidad

- Todo estará bien... ya estoy aquí – Maiki sintió los brazos de su hermano mayor y comenzó a llorar descontroladamente dejando salir todo lo que ha estado reteniendo, se quedaron así varios minutos hasta que Maiki se comenzó a calmar lentamente.

- Yo también la extraño, pero no podemos hacer nada –

- Hay veces que por las noches sigo escuchando los deseos, luego nos veo salvando a aquel que lo pedía, sigo sintiendo que ella está aquí –

- Maiki, sabemos que no es así... -

- Pero yo... Katsumi-onisan, se que está... Lo sé... - Y nuevamente comenzó a llorar, sólo que esta vez se durmió en brazos de su hermano.

(...)

- ¿Hasta cuando tendré que cuidar de la pequeña tu? –

- Ya no soy pequeña, Rei – El nombrado sorprendido por lo que veía sonrió levemente – Te costó siete años pequeña Diosa –

- Es lento aún si hubiese olvidado mis recuerdos, siempre he sido una Diosa menor, pero primero fui Shinki –

- No pude creer lo que me dijiste ese día, ¿Si sabes que Katsumi me va a odiar por esto? –

- Descuida, no es tu culpa el haber seguido las ordenes de tu Diosa –

- Pequeña Diosa... - Rei comenzó a reír levemente mientras le entregaba un cambio de ropa más acorde a su actual estatura – Eres una tramposa, de verdad que me sorprendió cuando me dijiste que volverías tu espíritu como el de un Shinki –

- Tampoco fue fácil, pero la espada que me atravesó me ayudó, tenía el conjuro necesario para poder hacerlo, era eso o ver como todos ustedes morían –

- ¿Cómo lograste que ese sujeto te ayudara? –

- Me debía un par de favores, era ayudarme o caer conmigo –

- Pequeña Diosa más traviesa, no puedo creer que manipularas a un Dios de los Cielos –

- Bueno, he vivido lo suficiente para saber como para mover sus hilos a mi favor –

- ¿Nos vamos? No me gusta ver como últimamente Maicomi sufre al dormir escuchando los deseos –

- Lo sé, quiero sanarlo, pero debo de volver a unirlos a mi primero, y para eso debemos de hablar con Veena-sama –

- Ella estará contenta de verte... Nuevamente –

- No es divertido Rei – Pero a pesar de haber dicho eso rio, se rio mientras se colocaba la capucha que cubriría por completo su cuerpo y energía, después de todo esta era una sorpresa – Ve primero, nos vemos adentro -

(...)

- Lamento llegar tarde, me di una vuelta demás –

- Descuida Rei, después de todo hoy es un día distinto del usual –

- No puedo creer que ya hayan pasado siete años – Pronuncia con pena Hiyori mientras caminaba a su lado, tal como todos los años se juntaban a las afuera del templo de la Diosa menor y se quedaban toda la tarde ahí hasta que el sol desaparecía, Bishamon esta vez también fue con ellos a petición de Rei, quien llevaba días extraño.

- ¿Quiénes son ustedes? – Pronunció una voz ajena a la de los presentes – No deberían de estar aquí – La persona se les acercó y tomó del brazo a Maiki y este en forma de luz desapareció.

- ¡Maiki! – Gritó Katsumi corriendo dispuesto a golpear a quien se había llevado a Maiki, pero a mitad de camino se quedó congelado por lo que veía.

- ¿Tan mal me veo? – Pronunció _____ mientras mostrado los bellos guantes de encaje en sus manos se sacaba la capucha que cubría su cuerpo – Rei, no me dijiste que vendrían al templo –

- Omití ese detalle pequeña Diosa –

- ¡_____-sama! – Gritaron las Shinkis mientras corrían y abrazaban a la nombrada, Bishamon a punto de caer de rodillas al piso es sostenida por Yato (Kazuma se quedó a cuidar el templo), Katsumi aún confundido no se movía de donde había quedado su carrera.

Maicomi – Pronunció la Diosa menor y este volvía a su forma "humana" – Lamento si te asusté, no contaba con que ustedes vinieran hoy, Rei me dijo que se quedarían en el templo de Veena-sama –

- ¿Rei? –

- Oh, si, Reimi me ayudó con todo - _____ suelta un largo suspiro caminando hasta quedar frente a Katsumi – Se que les debo una explicación – Pronuncia mientras acaricia con suavidad la mejilla del más alto – Entremos, ¿Sí? - _____ sonrió tomando de la mano a Katsumi y en un salto de luz ya todos estaban dentro de su antiguo templo, estaba completamente destruido – Bueno, han sido siete años bastante largos –

_____ comienza a contarles la historia de su plan luego de haber salvado a Katsumi y a Rei, los cielos estaban dispuestos a como de lugar el matar a la Diosa menor, por eso el Dios al cual había ayudado muchas veces antes le advirtió, que por eso destituyó de ser su guía a Katsumi y que iría sola, obviamente ella no contaba con que ellos fueran a buscarla, desde ahí todo había sido improvisado.

- Rei sabía todo esto y me ayudó, pero le prohibí contarles a ustedes, no sé porque, pero ese día ustedes llegaron, al menos logré que se quedaran con Veena-sama –

- Todo es... Todo esto es tan complicado –

- Lo se Veena-sama, pero era eso o que todo ustedes fueran arrastrados conmigo y no lo permitiría, fui Shinki antes de Diosa y eso me ayudó, mi alma al momento que la espada travesó mi cuerpo comenzó a retroceder, es decir me volví Shinki y luego espíritu antes de que lograran completar el hechizo, me costó siete años, pero avancé todos los milenios que había retrocedido en un par de segundos aquel día –

_____ sabía que no podrían procesar todo en sólo unos minutos, pero esperaría, después de todo esperó siete años para volver a ser ella, esperaría un poco más para volver a ser la Diosa que solía ser.





































 



Akame

Editado: 23.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar