Del como tratar de desaparecer

Capítulo Dos: De azotea a hospital

Quisiera saber que fue lo que hice para merecer esto.

Antes, cuando era niño, las chicas solamente me miraban y me preguntaban si quería jugar con ellas y yo aceptaba porque me gustaba jugar ¿A quien no en ese entonces?, jugábamos, reíamos y hasta comíamos para despedirnos después; sabiendo que no nos volveríamos a ver, pero ahora todas se me acercan y conversan para después dejar su número "accidentalmente" a mi lado o dejarlo caer en mis manos, no se que es lo que tengo en la cara o si es que ellas creen que soy millonario, pero rayos si que funciona.

En mi caso, yo no prefiero ser el centro de atención de las chicas, es mas, prefiero ser el estúpido marginado que a nadie le importa, claro que mi sueño frustrado jamás sería posible por mi puesto en el equipo de Basket y por mi "carisma" —dicho por Jonathan, no por mi— y mi "caballerosidad" ¡¿Si quiera es una palabra?!

A los chicos le da risa mi frustración, ¿Pero a mi? A mi me frustra que ellos no se lo tomen en serio, la mayoría de los del equipo son de los típicos chicos que piensan: Chicas.Basket.Entrenar.Comer. Básicamente todo en ese orden, pero exceptuando esa parte, todos me caen bien o mas bien la mayoría.

¿Saben? Siempre existe alguien a quien no soportas por su actitud o forma de pensar las cosas, el mío, damas y caballeros es nada mas y nada menos que... ¡Levi Brewster! Así es, me cae mal el hijo del entrenador. Es del tipo "yo merezco esto y esto porque soy hijo de mi papa..." ¡NO! Es como tu decir "soy un imbécil que no sabe jugar, pero que esta aquí por su padre y por eso me merezco todo" Oh, cuanto lo odio...

Ademas de que no sabe jugar, sale con la buena para nada de mi ex, no es que me moleste, en realidad me da pena el saber que esa relación terminara en menos de lo que queda del mes porque ella esta loca, es del tipo psicópata que cuando terminan sigue enamorada de ti y no te deja tranquilo hasta que no le des un "quiero volver contigo, lamento todo lo ocurrido mi amor" ¡Que triste! Bueno, al menos mi situación no fue igual, termine con ella y le deje las cosas claras de un principio; no la tuve merodeando a donde sea que iba, sino era que cada vez que me veía se ponía a llorar como si le hubiesen roto el corazón.

Ahora... ¿Donde me quede? Oh si en la "escapada"

—¡Joder! Creía que mis piernas se iban a transformar en fideos y que iba a flaquear. —Dijo Sawyer con su acento sureño.

—Creo no haber corrido nunca como hoy. —Dijo Búfalo en el suelo mientras jadeaba. —No volveré a salir con ustedes, buenos para nada.

—¿Buenos para nada? ¡Si yo te ayude a levantar cuando tropezaste y una de esas locas estuvo a punto de jalarte del pantalón! —Vociferó Abraham en tono molesto.

—Se llama exageración, Lincoln. —Bufford rodó los ojos.

—Es Lincowich, no Lincoln. —Se quejo.

—Ya sabes que se parecen...

—¡Ah, ya cállense bastardos! —Dijo Jonathan esta vez. —Creo haber visto a otro grupo de chicas no muy lejos de aquí.

—¿Mas? Creo que mejor sería que me prendiesen fuego antes que soportarlas. —Dije.

—No exageres... —Dijo Mavrick con tono cansado. —Podemos subirnos a la azotea de esa casa, solo tenemos que subir encima del bote de la basura y seguir por las escaleras.

—Buena idea Mark. —Dijo Jonathan y, luego se acerco al bote.

—Por alguna razón sin sentido tu nombre me recuerda a Poseidon... —Dijo Bufford cuando lo examino. —Jamás te había visto en mi vida.

—Soy nuevo, entre al equipo el viernes.

—¿Viernes...?

—No fuiste ese día genio, estabas "enfermo". —Le dije.

—Ah... Ahora si, vayámonos.

Fuimos subiéndonos uno a uno hasta que todos quedamos en la azotea de rodillas, ya que nos escondíamos.

—¿Creen que se den cuenta de que estamos aquí? —Dijo Mavrick.

—A menos que tengan un helicóptero creo que no. —Dije con ironía.

—¿Que hacemos mientras? —Dijo Bufford.

—Pues, como a Sawyer se le olvidaron las cervezas... —El mencionado sonrió incómodamente. —Creo que tendremos que conformarnos con paletas.

Jonathan saco de los bolsillos de su ancho pantalón muchas paletas de colores y todos nos lo quedamos mirando raro.

—¿Que? A veces en los partidos como paletas para eliminar estrés, es muy efectivo. —Se encogió de hombros. —Por alguna extraña

razón me traje algunos.

Si esa era su definición de "algunos" no quiero saber a que el le llama "todos".

—Bueno, tu "extraña razón" nos ayudara a no pasar hambre. —Dijo Abraham tomando una paleta azul. —¡Amo la mora azul!

—Bueno, yo me apunto, no como paletas desde ayer. —Dijo Bufford como si hubiese pasado mucho tiempo.

Todos nos lo quedamos mirando raro y este no hizo más que ignorarnos.

Todos tomamos de las paletas y empezamos a hablar disparatadas.

—¡Oye Axel, cuéntanos sobre lo que paso en tus maravillosos 15 años! —Vocifero Abraham.



A Fucking Ghost

#18480 en Otros
#2685 en Humor

En el texto hay: amorodio, curiosidades, desaparecer

Editado: 28.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar