Desconocido [saga griegos #5]

Capítulo 27 [Final]

Nicos

Abracé fuerte a Iona, saber que estaba bien me hacía sentirme el hombre mas feliz del mundo.

- ¿estás bien? - me separé de ella y asentí.

- está todo bien - nos acostamos en la cama y nos pusimos ambos de costado pero mirándonos de frente. - encontré al doctor Silvestre.

Iona busco mi mano instintivamente.

- el bebé de Anndra no es mío, la insemino con otro esperma y no el mio - Iona cerró los ojos y sonrió.

- me alegra escuchar eso - acaricié su cabello.

- me operare para revertirla, deseo comenzar de nuevo contigo.

- ¿lo haces por que deseas ser padre o por que has adivinado mis ansias de tener un hijo? - sonreí y besé sus labios.

- por ambas. Ambos sufrimos por la pérdida de Kaia y nuestra familia se separó, ahora comenzaremos de nuevo. Ya no habrán más negocios ilícitos entre nosotros.

Sonrió y acarició mi mejilla.

- ¿qué harás ahora Nicos?

Creo que había llegado el momento de decirle la verdad.

- me dedicaré a las joyas, Anker me orientará como es el negocio y - suspiré - yo... tengo otra ocupación Iona y no deseo abandonarla.

- si deseas guardarlo para ti no te preocupes Nicos - la miré detenidamente y ella esquivaba mi mirada.

- lo sabes - toda mi vida fue mi esposa, la conocía muy bien.

- lo sé y me siento feliz saber que te has dedicado a cuidar a los jóvenes.

- se lo debo a Kaia - ella me miró.

- eso y también se que lo haces por que eres un hombre de gran corazón, naciste en una familia donde lo ilícito, asesinar era lo más natural del mundo pero tú eras diferente, ayudabas al hospital - la contemplé atónito - siempre supe las donaciones del hospital y me sentía orgullosa de ti, fui tan tonta para no relacionarte con el Desconocido silencioso.

- sabes que no busco fama no es mi intención.

- lo sé y por eso eres mas especial mi querido Nicos.

La besé con mucha pasión, está mujer era la que movía mi mundo, ella era la única que mi corazón había amado con locura.

Tomasso.

- ¿Lissy esta bien? - Thanos asintió.

- les dio pelea, los golpeó y los mordió, llegamos a tiempo por ella.

Asentí y apoyé mis codos en mis rodillas y miré mis manos.

- creo saber por qué estás aquí tan temprano.

- ¿has sabido de ella?

- me llama todos los días,no lo dice pero está sufriendo.

Me removi incómodo en mi silla y lo miré.

- también yo lo hago pero... - fruncí el ceño.

- no la buscarás - suspiré y miré a Thanos.

- no

El se quedó en silencio por un momento.

- te comprendo.

- mientras no atrapemos a Nicolae no me puedo acercar a Tabhita. Su vida corre peligro si me pongo en contacto con ella. Es mejor asi.

- puede enamorarse de alguien más - bajé el rostro - deberías decirle la razón.

- es tu hija y sabes que es testaruda, si le digo insistirá en seguir junto a mi y te juro que si algo le pasa yo moriré - pasé mi mano por mis ojos - correré el riesgo Thanos, pero la amo tanto como para ponerla en peligro.

- te ayudaremos a buscar a Nicolae.

- lo sé, debí matarlo. Me odia según sé es el hombre más vanidoso y no me perdonará por que dañe su cara.

Callé al ver entrar a Lissy con su pijama y descalza se sentó en el regazo de Thanos.

- yo estoy de acuerdo en que no debes decirle nada a Tabhita, ella no puede caer en manos de ese hombre. Tenia a chicas ahí para enviarlas a prostíbulos, muchas eran deudas cobradas a sus enemigos y no deseo esa suerte para mi hijastra.

Dolía y fuerte al saber que seguiría lejos de ella.

La cuidaría de lejos pero lo haría.

Onesimo

- ¿crees que no lo sabía? - acaricié el rostro de Laviana.

- ¿cómo lo supiste? - ella beso mi hombro y se pegó a mi cuerpo.

- dirigiste bien a los hombres con las tácticas que habíamos hablado antes del accidente, así que me di cuenta cuando apresaban a los hombres que llegaron con Anndra que recordaba y me sentí feliz.

- ¿no te molesta que callé? - Laviana sonrió y negó.

- no quiero perderte Onesimo, cuando ese coche se dirigió a ti para matarte. Me arrepentí de haber perdido el tiempo en rencores pasado por que me habías abandonado.

- sabes que la jefa descubrió que quien me mando a atropellar fue Nicolae - contemplé su cuerpo desnudo, no habíamos pegado ojo en toda la noche. Amándonos con locura, recuperando el tiempo perdido.

- si, ella me lo dijo. Quizo hacerme pagar por lo que le hice en el pasado.

- si, pero te amo Laviana y está vez no me separare de ti.

- no quiero que lo hagas, también te amo Onesimo- sonreí al sentir su beso ardiente. Adoraba a esta mujer que al fin se había rendido al amor.

Igor



Katy Silva

Editado: 26.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar