Desde la ventana.

Capítulo 4.

Han pasado tres días desde que me mudé y gracias a Dios logré conseguir un puesto en la agencia de publicidad, no es el puesto soñado, pero al menos estoy dentro y según Salvatore, tengo muchas cualidades que me llevarán a más de lo que espero... ¡Eso espero!

Hoy es mi primer día de trabajo y estoy muy emocionado, y no soy el único, pues mis tíos también están muy felices, tanto que darán una cena en mi honor; estaremos presentes los tres y quizá me decida a invitar a esa chica llamada Astrid, hasta el momento no he sabido nada de ella, pues me he mantenido muy ocupado y tampoco la he visto ni por error. Aunque si lo pienso bien, quizá Mary piense mal de mí, como que quiero hacerla mi novia, formalizar, casarme y tener ocho niños. Negué; no, no puedo invitarla. Salí del ascensor y el destino es bastante curioso y malvado a veces.  – Hola Marco.

– ¡Astrid! Que gusto – Me dio un beso en la mejilla.

– ¿Ya te estableciste? – Preguntó al verme como todo un ejecutivo.

– En eso estoy – Le regalé una sonrisa a la bella morena y me encaminé hacia la salida.

Gracias al cielo llegué temprano al trabajo. Salvatore me recibió y me mostró el cubículo donde trabajaré junto a otros compañeros en una habitación amplia. Tengo un compañero y tres compañeras, una de ellas fue la única que me sonrió, luce amabla y dulce, así que no creo que esté coqueteándome. –Walter es el encargado del diseño y ustedes aportarán ideas para el logo– Walter es un hombre poco mayor que yo y al estrecharle la mano presentí que nos llevaremos bien, tengo ese don de descifrar a las personas casi al instante, y sí, a veces me equivoco, como sucedió con la loca de Amanda; después no podía quitármela de encima, pero eso es otra historia, una historia muy vieja. Cuando Salvatore nos dejó, las chicas se presentaron, la mujer dulce y amable se llama Elissa, es linda, pequeña y casi diminuta, ¿pero qué puede decir un hombre como yo que casi alcanza los dos metros? La otra chica, una rubia de ojos cafés se presentó con el nombre de Lauren, después siguió otra morena como Elissa, ésta se presentó con el nombre de Maggie. Una vez echas todas las presentaciones de rutina, se dedicaron a explicarme sobre el proyecto que está en marcha, estamos trabajando para una empresa que se dedica a los productos de limpieza personal, tienen toda una línea de esos productos, (shampoos, jabones, desodorantes e incluso cremas); también manejan la línea tanto de hombres como de mujeres, abarcando ambos mercados.

Todo el día lo pasé ocupado, trabajando con mi agradable equipo, descubrí que tengo mucho en común con Walter, los mismos gustos musicales, deportivos, culinarios, e incluso con las mujeres, excepto que él ahora tiene novia y está a punto de casarse con ella; apenas me conoce y ya me invitó a la boda. Respecto a mis compañeras, son muy amables, pero quien realmente es ¡muy! amable, es Lauren, la rubia que he catalogado como la más atractiva. Durante la comida los cinco salimos juntos, y aunque charlé con todos, tuve más empatía con Lauren.

Al terminar mi día laboral regresé a casa, de inmediato fui bombardeado con infinidad de preguntas estilo "señoras", pues mi tía Mary incluso preguntó si ya había hecho amigos, como si hubiera atravesado mi primer día de clases. – Sí tía, hice amigos – Respondí dejando mis cosas sobre el sillón. Favio no está en casa, mi tía acaba de informarme que salió a comprar algo para comer, (pizza), ya que ella no quiso cocinar pues es su día libre. Le di un beso en la sien y le dije que iría a ducharme pues lo necesito; para mi fortuna la habitación donde vivo ahora, tiene baño propio.

Tras terminar mi ducha nocturna, me percaté de que Favio aún no regresa, así que después de haberme puesto un cambio de ropa cómodo, abrí las cortinas grises para que entre un poco la brisa, no me gusta estar tan encerrado, sin importar que no tenga un paisaje estilo playa frente a mí. Puse un poco de música mientras mensajeo con Lauren, de verdad nos hemos caído muy bien, es muy linda y tenemos gustos en común y eso me agrada, la química simplemente es perfecta y sé que la física lo será también.



Yusdi Cortez

#3507 en Novela romántica
#461 en Thriller
#236 en Misterio

En el texto hay: obsesion, secretos, amor

Editado: 30.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar